¿Iguales o desiguales?
Por Michel Leidermann

He escuchado argumentos en contra de las relaciones homosexuales y el matrimonio gay durante toda mi vida. Aunque aprecio la argumentación de “odiar el pecado y no al pecador” que trata de promover el amor y no el odio, no estoy seguro de que las dos ideas son compatibles. Tampoco estoy convencido de que la posición anti- matrimonio-gay de la iglesia, no se basa solamente en el miedo y la intransigencia.

Así que aquí es lo que creo que debe suceder. 

Las normas aplicadas a los homosexuales, también deberían aplicarse a todas las personas. La iglesia dice que un verdadero matrimonio es entre un hombre y una mujer y abierto al don divino de la vida. El sexo es para la procreación, y la homosexualidad está mal, porque no permite concebir una nueva vida.

¿Qué pasa entonces si una pareja heterosexual no puede o no quiere tener hijos? Entonces se deberían prohibir todos los matrimonios que no conduzcan a la maternidad. Esto incluye el matrimonio entre parejas en las que uno o los dos es infértil o si utilizan el control artificial de la natalidad.

El matrimonio gay también se denuncia como “ antinatural “ y va en contra de la “tradición”. Las relaciones sexuales utilizando el control artificial de la natalidad son, por definición, no naturales. Y mientras que los métodos de control artificial de la natalidad han existido a lo largo de la historia (al igual que las relaciones homosexuales), estos no corresponden a la definición de la iglesia de “tradicional”.

O bien finalmente podríamos admitir toda la hipocresía involucrado con la prohibición de matrimonios del mismo sexo y centrarnos en los verdaderos problemas morales que enfrentamos: la pobreza, la mala salud y el bajo nivel de educación .

Mucho se ha hablado del reciente fallo judicial en Arkansas, sobre la igualdad en el matrimonio y la posterior suspensión de la sentencia. Durante el entretiempo, más de 400 parejas recibieron el reconocimiento legal de sus relaciones.

Pienso que fue un momento histórico en este estado. Asimismo predigo que en unos tres años, la  igualdad del matrimonio será la ley en la mayoría, si no en todos los 50 estados de la Unión.

    Obviamente, esto ha suscitado una gran controversia. Muchos alegan que el matrimonio es una ceremonia religiosa y por lo tanto no debe estar asociada a las parejas del mismo sexo, que algunos creen que son inmorales.

Es obvio para mí que el matrimonio siempre ha sido un concepto jurídico. Muchas personas (homosexuales y heterosexuales) deciden asociar el matrimonio con la religión, lo cual está bien, pero muchos optan por tener su matrimonio certificado  por un funcionario del gobierno y no un clérigo. Cuando se firma una licencia de matrimonio, se firma un documento legal que, cuando usted lo quiebra, tiene consecuencias.

    Otro de los argumentos de los que se oponen a la igualdad del matrimonio, es que va en contra de los deseos del 75% de los residentes (votantes…) de Arkansas. Eso era cierto hace 10 años pero no lo es más ahora. Y además, sólo porque “la mayoría “ está de acuerdo con algo, no siempre significa que es lo correcto y/o legal.

 

Edición de esta semana
ARKANSAS ABRE LA VACUNACIÓN PARA TODOS LOS MAYORES DE 16 AÑOS Y FINALIZA EL MANDATO DE LA MASCARILLAS
El gobernador Asa Hutchinson anunció el martes 30 que la elegibilidad para recibir la vacuna contra el Covid-19 se ha abierto a todos los residentes de Arkansas de 16 años o más, y que se ha levantado el mandato estatal para la obligación de usar mascarillas en todos los lugares públicos. Para  hacer una cita llame al 1-800-985-6030.   / ver más /
Celebrando el centenario de Baptist Health, la organización de atención médica  está fortaleciendo su capacidad para servir a las comunidades más allá de los centros médicos con el lanzamiento de una nueva Unidad de Salud Móvil que ofrecerá vacunas de COVID-19 para ayudar a que más habitantes de Arkansas se vacunen haciendo diferentes paradas en todo el estado.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La elección de noviembre 2020 fue un triunfo para la democracia participativa, con un récord de 74,216,154 estadounidenses que votaron por Donald Trump y, afortunadamente, un récord aún mayor de 81,268,924 que eligieron a Joe Biden.   / ver más /