Tennessee otorga licencias de conducir a indocumentados
Las autoridades federales están preocupadas por la creciente popularidad de las licencias de conducir de Tennessee entre los inmigrantes ilegales, a quienes no les importa pagar centenares de dólares y viajar desde otros estados con tal de conseguir uno.
Aunque se supone que las licencias de conducir no son válidas como forma oficial de identificación, las autoridades de Tennessee han emitido más de 51,000 licencias desde el 2004, cuando ese estado se convirtió en el primero de Estados Unidos en ofrecer este tipo de documento. Su ejemplo fue seguido después por el estado de Utah. El problema es que muchos de esos certificados no son solicitados por quienes residen en Tenneesse y muchos están dispuestos a pagar entre $950 y $1,500 por persona para viajar hasta Knoxville, para conseguir el documento.
Aunque el frente de los certificados de tamaño credencial tiene la leyenda ''no válido para identificación'' en letras rojas, algunos bancos los aceptan como formas legales de identificación y pueden pasar fácilmente como otro tipo de documentos de identificación.
El estado requiere que los solicitantes proporcionen dos documentos, como facturas de servicios públicos o un recibo de renta, para demostrar que viven en Tenneesse, así como un número de Seguridad Social o bien una declaración jurada si no tienen ninguno de esos papeles.
Los interesados también deben pasar un examen de la vista, una prueba de las reglas de tránsito y una prueba de conducción.
Edición de esta semana
NIÑO CON DISCAPACIDADES ESPECIALES ES SUPUESTAMENTE GOLPEADO POR ASISTENTE DE MAESTRO EN LA ESCUELA SECUNDARIA “CLOVERDALE” 
Por Michel Leidermann
Según lo denunció María Alba, la madre, a su hijo Juan Pablo Méndez Alba de 12 años de edad que asiste a la Cloverdale Middle School en Little Rock, fue agredido físicamente por un maestro del plantel y dice que el incidente fue grabado por dos cámaras de video.   / ver más /
Fotografías por Jimenez Imagery   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El gobierno federal asiste, con vivienda y alimentos a varios de los 46,2 millones de pobres de EE.UU., pero la educación y la salud son cada vez más esquivas   / ver más /