La inmigración en EUA apremiará a los candidatos presidenciales
El sepelio de la reforma migratoria aún no terminaba, cuando ya se había convertido en tema de la campaña presidencial.
Y aunque inmigración no será ni con mucho el asunto más importante de la eleccion, dominada por temas críticos como Irak, el terrorismo, la economía y la salud, la falta de solución para el asunto migratorio convierte a 12 millones de indocumentados en la sombra que perseguirá a los candidatos.
Cada uno de los precandidatos republicanos, con excepción de John McCain, quien fue impulsor de la reforma, anunció su beneplácito por el fracaso de los esfuerzos legislativos.
Todos prometieron, en forma más o menos destemplada, nunca jamás apoyar una “amnistía” y que se enfocarían, por encima de todo, en medidas punitivas.
Aún Rudy Giuliani, quien como alcalde de Nueva York, una ciudad de inmigrantes, tuvo una postura moderada hacia el tema —oponiéndose en el pasado incluso a medidas como la Proposición 187 de California— se ha vuelto “duro” contra los inmigrantes. “Este proyecto se quedaba corto puesto que no eliminaba a la inmigración ilegal ni aseguraba la frontera. El proyecto de ley no se merecía seguir adelante”, dijo Giuliani, el candi dato al frente de las preferencias republicanos.
Pero es que para ganar la nominación republicana a la presidencia o las llamadas “primarias”, hay que jugar las cartas que llamarán la atención de los votantes de la base del partido. Y esa base es, mayoritariamente, “dura” en inmigración.
No obstante, eso puede costarle a los republicanos en la elección general, apuntaron analistas.
“Los candidatos republicanos están en un dilema: tienen que ganar sus primarias en la base y luego, para atraer a más votantes moderados, tienen que moverse hacia el centro político en la general”, dijo Harry Pachón, director del Centro Tomás Rivera de Política de la Universidad del Sur de California (USC).
Pero pareciera cada vez más difícil para los republicanos con esta nueva era política, puedan ganar las elecciones presidenciales a menos que obtengan un 40% del voto latino, como mínimo.
Bush prometió la reforma migratoria, habló español y destacó su comprensión de los asuntos fronterizos y culturales latinos y en ambas elecciones logró aumentar el apoyo latino para los republicanos.
Por el lado demócrata, todos los precandidatos se presentaron hace tres semanas en la conferencia anual de NALEO en Florida, uno de los estados clave en las presidenciales, y se comprometieron a llevar a cabo una reforma migratoria integral.
Los demócratas también suelen apelar a la base del partido en las elecciones primarias y también están pensando, sobre todo, en el voto latino como un voto que puede hacer la diferencia en determinados estados.
Es por eso que varios de los candidatos demócratas también se colocan a la izquierda del centro en inmigración: John Edwards y Bill Richardson se opusieron al proyecto que murió en el Senado —aunque ninguno de los dos está allí, y por tanto no tuvo que votar— por dividir familias o no ofrecer suficiente oportunidad para la residencia.
Los senadores Hillary Rodham Clinton, Barack Obama, Chris Dodd y Joe Biden votaron a favor de la medida. Clinton y Obama votaron el año pasado también a favor del muro en la frontera.
Está por verse, si un presidente demócrata estaría dispuesto, a meterse de lleno de nuevo en el debate migratorio.  
Además, muchos demócratas se opusieron a la reforma migratoria, ya sea porque consideraron demasiado complicada y punitiva la reforma o debido a la oposición de sectores sindicales, importantes para los demócratas, que condenaron el programa de trabajadores huéspedes.
Igualmente la oposición de la Central Sindical AFL-CIO a un plan de trabajadores huéspedes podría complicar las cosas para un presidente demócrata, a la hora de enfrentar los detalles de una reforma migratoria.
Edición de esta semana
MARÍA MENESES
María Meneses confía en la idea de que Estados Unidos cumplirá con sus promesas a los jóvenes que fueron traídos ilegalmente por sus padres, cuando aún eran niños, y a quienes el ex presidente Barack Obama dio la oportunidad de crecer como personas y contribuir positivamente al país.   / ver más /
Arkansas tiene una población inmigrante pequeña pero creciente. En 2015, 142.841 inmigrantes (personas nacidas en el extranjero) comprendían el 4,8% de la población dividida en 63,803 mujeres, 67,229 hombres y 11,809 niños. Sus principales países de origen fueron México (38.1%), El Salvador (12.8%), India (6.7%), Guatemala (4%) y China (3.6%).   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Hace un año la elección presidencial dio como ganador al republicano Donald Trump. El proceso y el resultado, más allá de quién salió victorioso, dejó reflexiones y dudas sobre nuestra democracia.   / ver más /