¡Cuidado con el agua!
2093A.jpg
Uno de los entretenimientos más populares durante el verano son las piscinas. Desafortunadamente pueden ser causa de accidentes. Aunque son raros los casos de niños ahogados, muchos han llegado casi a morir en el agua. Estos percances pueden producir lesiones severas permanentes, como daños al cerebro y otros de larga duración.
Nadar y jugar en el agua es algo que a los niños les encanta, pero no es una actividad exenta de riesgos. El ahogamiento, es una de las causas principales de muertes infantiles en el país. La mayor frecuencia de este suceso se da en la edad infantil y la adolescencia. Los primeros casi siempre por descuido de sus familiares y los segundos por imprudencias.
El ahogamiento, es la muerte por asfixia ocurrida tras la inmersión en agua u otro líquido. Al estar taponadas las vías respiratorias no pasa el aire ni el oxígeno al aparato respiratorio.
Los niños no tienen el sentido del peligro, debajo del agua pierden la orientación y no saben llegar a la superficie. Una falta momentánea de vigilancia en la piscina, puede costar la vida o causar lesiones irreparables principalmente por una mala zambullida o al impactar la cabeza con el fondo de la piscina.
Un niño puede ahogarse no sólo en la piscina, sino también en la bañera, el inodoro o en un cubo con agua. Basta un poco de agua que tape la nariz y la boca de un bebé para que acabe en tragedia.
Con niños a los que les guste mucho el agua, hay que estar todavía más pendiente. Es recomendable el uso de flotadores en los brazos y no el flotador de cintura, ya que el niño se puede salir de este, y desde luego aprender a nadar desde edades tempranas es la mejor garantía.

Siga estas recomendaciones para proteger a sus niños:
• Nunca deje sin vigilancia a un niño o niña que está cerca o dentro de una alberca, y si es pequeño, de una tina. Las estadísticas demuestran que los niños que sufren este tipo de accidentes no hacen ningún ruido ni manifiestan ningún signo de peligro, mientras se están ahogando.
• Aunque su hijo o hija esté tomando clases de natación, no asuma que no puede pasar un accidente.
• Tampoco se confíe de los juguetes inflables para mantener a sus hijos a flote. No son sustitutos de la vigilancia de un adulto.
• Aprenda las técnicas de primeros auxilios, incluyendo la resucitación cardiopulmonar (CPR).
• Asegúrese que haya un teléfono cerca de la piscina.

¿Qué hacer en caso de
ahogamiento en la piscina?
Grite pidiendo ayuda. Saque al niño del agua e inicie de inmediato la respiración boca a boca (reanimación cardiopulmonar básica) y masaje cardíaco. No se dé por vencido demasiado pronto, pues la recuperación de la respiración y latido cardíaco puede requerir varios minutos de reanimación.
No intente otras maniobras como extraer agua de los pulmones o estómago.
La reanimación cardiopulmonar debe hacerla quien mejor la domine, pero es mejor una reanimación mal hecha, que ninguna.
Traslade de inmediato al niño al Servicio de Urgencias. Mantenga las maniobras de reanimación hasta entregar el niño al médico u otro profesional entrenado.
Prevención de ahogamiento en la bañera:
Nunca deje un niño sin supervisión en su bañera. Si va a contestar el teléfono o timbre, llévelo con Ud. No deje a niños menores de 10 años que lo cuiden.
Si tiene piscina (no la recomendamos si tiene niños menores de 7 años) use rejas altas (1.5 metros) y con llave para acceder a ella. Puede además usar otros sistemas de alarma.
En toda casa en que hay niños pequeños y piscina los adultos que los cuidan deben saber la reanimación básica cardiopulmonar de un niño ahogado.
No permita “hazañas” de adolescentes en su alberca: piqueros, concursos de resistencia bajo el agua, etc. Prohíba las “chinas” o hundimientos y otras bromas de los niños mayores.
Enseñe a nadar a sus hijos lo antes posible.

Prevención de la asfixia por inmersión; fuera del hogar:
Enseñe a sus hijos a nadar lo suficiente para sobrevivir en caso de emergencia y que lo hagan sólo en lugares permitidos y respetando las reglas. Si hay servicio de salvavidas, destaque su importancia y enséñeles a respetarlos.
No permita el uso de cámaras o colchones inflables en ríos o mar. Pueden ser arrastrados por la corriente.
Si sus hijos quieren practicar deportes acuáticos (surf, velerismo, esquí, canotaje) oblíguelos a ingresar a un club y que sean entrenado y supervisados por profesionales. En sus prácticas enséñeles a usar siempre chaleco salvavidas adecuados a su tamaño y apropiadamente asegurados.
Si su hijo sufre de epilepsia, no puede nadar en lugares profundos ni sin compañía.
¡Y diviértase sabiendo que sus hijos no corren peligro!
Edición de esta semana
EL MUNDO NUNCA SERÁ EL MISMO
Nunca he sido testigo de algo así en EE.UU., y es difícil comprender qué está sucediendo con el cierre de ciudades enteras. La velocidad a la que esto ha sucedido es asombrosa. Pasamos de una economía en auge que estaba creciendo bien, a una recesión en dos semanas.   / ver más /
El gobernador, Asa Hutchinson, informó que el número de casos confirmados en Arkansas ha aumentado a 523 con 8 muertes hasta el martes 31 al mediodía.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump ahora llama al Covid-19 el "virus chino". Pero es claro que el racismo y el culpar a otras personas por sus propios fracasos son las características definitorias de su presidencia.   / ver más /