HACER EJERCICIO EVITA QUE EL CEREBRO ENCOJA Y PODRÍA RALENTIZAR LA PÉRDIDA DE MEMORIA
EL EJERCICIO FÍSICO REDUCE LA PROGRESIÓN DEL ALZHÉIMER O LA DEMENCIA SENIL
18566A.jpg
(FOTO: © nyul - stock.adobe.com)

A menudo usamos la cita “Mens sana in corpore sano”, para reivindicar el efecto beneficioso de la actividad física en las capacidades mentales especialmente los adultos mayores. 

¿Pero es cierto eso de que mantener el cuerpo sano, equilibrado y ejercitado ayuda a mantener las capacidades mentales de nuestro cerebro? Pues hay muchas evidencias científicas que lo demuestran, especialmente en lo que se refiere al envejecimiento.

A medida que cumplimos años, los tejidos corporales y los órganos se degeneran. La capacidad de mantener la funcionalidad de las células va disminuyendo y eso se acompaña de una pérdida de tejido. En el cerebro también ocurre, con la consiguiente neurodegeneración o pérdida de neuronas.

Ya sea en patologías como la enfermedad de Alzheimer o en la pérdida de funcionalidad debida al envejecimiento, en el cerebro se producen diferentes cambios asociados a la perdida de función. Entre ellos, adelgazamiento de la zona cortical, pérdida de tejido gris (cuerpos neuronales) y blanco (conducciones nerviosas), aumento del volumen de los ventrículos (huecos dentro del cerebro donde está el líquido cefalorraquídeo) y disminución de neuronas en diferentes zonas, especialmente en el hipocampo.

Se ha demostrado que la reducción en la capacidad metabólica asociada al envejecimiento, se relaciona con el aumento del volumen del espacio “hueco” del cerebro-. Y eso lleva a un aumento de la neurodegeneración y de su atrofia.

Si reducir la capacidad metabólica implica pérdida de volumen cerebral, podemos deducir que la práctica del ejercicio podría ralentizar la pérdida de tejido en el cerebro.

El cerebro no es como la sangre o el músculo, que rápidamente muestran una respuesta fácilmente medible de manera directa. Lo bueno es que métodos de imagen cada vez más fiables, está permitiendo detectar algunas modificaciones estructurales en ciertas zonas del cerebro.

Hace ya tiempo que tenemos indicios de que la práctica de ejercicio físico mejora la capacidad cognitiva e incrementa el tamaño de determinadas áreas del cerebro, especialmente de las relacionadas con la memoria.

La práctica de ejercicio físico controlado en una población de personas mayores, ha sacado a la luz que existe una correlación positiva entre la práctica del ejercicio físico y la cantidad de sustancia gris en otras zonas del cerebro sensibles a la degeneración asociada con el envejecimiento.

Cuando nos ejercitamos sometemos a nuestro cuerpo a un estrés moderado, ya que obligamos a las células a aumentar el gasto energético. Eso implica movilizar nutrientes, que deben pasar a los músculos. 

Por otro lado, el ejercicio físico también incrementa el flujo sanguíneo y la oxigenación, lo que repercute positivamente en la actividad cerebral también en personas mayores. Además, estudios han demostrado que el ejercicio físico moderado produce efectos antiinflamatorios que pueden generar efectos en el cerebro, por ejemplo, reduciendo así la progresión del Alzhéimer o la demencia senil.

Las evidencias científicas, tanto directas como indirectas, dejan claro que practicar actividad física al envejecer ayuda a prevenir la degeneración del cerebro.

Entonces vale la pena evitar la inactividad y el sedentarismo si queremos añadir vida a los años y no solo años a la vida. 

 

Edición de esta semana
Gran Fiesta de la Independencia de México en Little Rock 
El viernes 16 de septiembre de 5 a 9 p.m., se realizó en la Plaza Frida de Little Rock (4001 65th St.), una gran fiesta celebrando la independencia de México.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aunque a menudo se le llama crisis, lo que está sucediendo en la frontera entre Estados Unidos y México es con mayor precisión una tragedia una vergüenza nacional y una violación de los derechos humanos.   / ver más /