CÓMO HAN CAMBIADO LOS TIEMPOS
Por Michel Leidermann

Quizá no sea que los tiempos han cambiado sino cómo hemos cambiado nosotros durante estos tiempos de Covid. Hace dos años, nunca hubiéramos imaginado cómo la pandemia iba a cambiar la forma en que percibimos el tiempo.

Los físicos definen el tiempo como la progresión de eventos desde el pasado al presente y hacia el futuro. Al vivir una pandemia, reflexionamos sobre lo que hicimos antes de la pandemia y hacia un futuro en el que ya no le temamos al coronavirus.

La mayoría de los años, los datos sobre cómo empleamos nuestro tiempo reflejan las formas en que las personas dedican el tiempo a diversas actividades, como trabajar, cuidar a los niños, dormir, voluntariado y socialización.

Los datos de 2020 destacaron las formas en que nuestro uso del tiempo se alteró abruptamente y muestran que los estadounidenses durmieron más, completaron más tareas domésticas, pasaron más tiempo cocinando y jugando, enviando mensajes de texto, chateando por video y viendo televisión, películas o videos. 

La gente que trabaja desde casa, llegó al 42% de todos los empleados. El tiempo promedio de viaje, como ir al trabajo o a una tienda, disminuyó para todos los grupos demográficos.

Y todos los grupos demográficos, pasaron más tiempo solos, siendo mayor para los grupos de adultos mayores y las personas que viven en sus hogares con y sin niños u otros sujetos.

En su mayor parte, los niños están de vuelta en la escuela y los estudiantes universitarios están de vuelta en los campus.

Los cambios ocurridos en la fuerza laboral parecen haber llegado para quedarse. Según una encuesta de Gallup, el 45% de los empleados estadounidenses a tiempo completo trabajaban desde casa, y el 76% de los trabajadores remotos encuestados dijeron que su empleador permitirá que trabajen de forma remota en el futuro, al menos parcialmente.

El cerebro humano, con una región responsable de los ritmos circadianos, llamada amígdala, está equipado para rastrear el tiempo. La percepción del tiempo, por otro lado, es una experiencia subjetiva para cada individuo. Las percepciones individuales del tiempo pueden verse afectadas por factores o eventos externos. Una pandemia puede ser uno de esos factores.

Científicos del Baylor College of Medicine en Houston, descubrieron que, de hecho, el tiempo parece frenarse durante situaciones de emergencia o peligro. Cuando una persona tiene miedo, la amígdala, que produce recuerdos, se vuelve más activa, depositando un conjunto mayor de recuerdos que acompañan a los que normalmente ocupan otras partes del cerebro. A medida que se forman más recuerdos, el tiempo parece alargarse. 

Los científicos explicaron: “De esta manera, los eventos aterradores se asocian con recuerdos más ricos y densos. Y cuanto más recuerdo tienes de un evento, más tiempo crees que tomó”.

Entonces los años 2020 y 2021 se han desfigurado para la mayoría. Es casi como si los 2 años fueran un bloque unificado del presente, en lugar de ser 2 años calendario separados que definen el tiempo.

También parece haber un sentimiento generalizado de que esta pandemia nunca terminará. Nos aferramos a la esperanza de que el futuro sin pandemia, llegue pronto.

Pero hemos comenzado a marcar el tiempo con la variante dominante. El coronavirus fue como describimos el virus inicial. Luego vino Delta y ahora Ómicron. Esperamos no completar el alfabeto griego de 24 letras con nuevas variantes.

Adaptarse al paso del tiempo es ahora una clave para la vivir la vida durante una pandemia… 

 

Edición de esta semana
Gran Fiesta de la Independencia de México en Little Rock 
El viernes 16 de septiembre de 5 a 9 p.m., se realizó en la Plaza Frida de Little Rock (4001 65th St.), una gran fiesta celebrando la independencia de México.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aunque a menudo se le llama crisis, lo que está sucediendo en la frontera entre Estados Unidos y México es con mayor precisión una tragedia una vergüenza nacional y una violación de los derechos humanos.   / ver más /