EL CORONAVIRUS ES MÁS VIOLENTO EN LAS PERSONAS OBESAS Y CON SOBREPESO
18245A.jpg
FOTO: ©New Africa - stock.adobe.com

Las investigaciones podrían ayudar a explicar por qué las personas obesas y con sobrepeso tienen mayor riesgo de enfermar de gravedad y morir a causa de COVID. Encontraron que el coronavirus infecta las células adiposas y las células inmunes dentro de la grasa corporal, lo que desencadena una respuesta inmunitaria que los científicos aseguran podría contribuir a enfermar de gravedad. 

Desde el comienzo de la pandemia, el coronavirus parecía tener en la mira a las personas con kilos de más. Los pacientes con sobrepeso u obesidad eran más propensos a desarrollar COVID-19 grave y tenían más probabilidades de morir.

Aunque estas personas suelen tener problemas de salud como la diabetes que agravan su riesgo, los científicos están cada vez más convencidos de que su vulnerabilidad está relacionada con la obesidad en sí misma.

Ahora los investigadores han descubierto que el coronavirus infecta tanto a las células adiposas como a determinadas células inmunitarias dentro de la grasa corporal, lo que provoca una respuesta defensiva perjudicial en el organismo.

La investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, aún no ha sido revisada por pares ni publicada en una revista científica, pero se publicó en internet en octubre. Si los resultados se mantienen, podrían aclarar no solo por qué los pacientes con exceso de peso son más vulnerables al virus, sino también por qué algunos adultos jóvenes sin otros riesgos presentan tantas complicaciones.

El hallazgo es especialmente relevante para Estados Unidos, que tiene uno de los índices de obesidad más altos del mundo. La mayoría de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso, y el 42% padece obesidad. Los negros, los latinos, los indígenas y los nativos de Alaska presentan índices de obesidad más altos que los adultos blancos y los asiáticos; también se han visto afectados de manera desproporcionada por la pandemia.

Antes se pensaba que la grasa corporal era inerte, una especie de almacenamiento, pero ahora los científicos saben que el tejido es biológicamente activo, pues produce hormonas y proteínas del sistema inmunitario que actúan sobre otras células, promoviendo un estado de inflamación persistente de bajo grado incluso cuando no hay infección.

La inflamación es la respuesta del cuerpo a un invasor, y a veces es tan vigorosa que es más dañina que la infección que la desencadenó. El tejido adiposo está compuesto sobre todo por células adiposas o adipocitos. También contiene preadipocitos, que maduran hasta convertirse en células adiposas, y una variedad de células inmunitarias, entre ellas un tipo llamado macrófagos del tejido adiposo.

Los científicos descubrieron que las propias células adiposas podían infectarse, pero no se inflamaban demasiado.

El equipo de investigación también obtuvo tejido adiposo de los cuerpos de los pacientes europeos que habían muerto de COVID-19 y descubrió el coronavirus en la grasa cercana a varios órganos.

El coronavirus parece ser capaz de evadir las defensas inmunitarias de la grasa corporal, que son limitadas e incapaces de combatirlo con eficacia, y en las personas obesas puede haber mucha grasa corporal.

Un hombre cuyo peso ideal es de 77 kilogramos, pero que pesa 113, está cargando una cantidad sustancial de grasa en la que el virus puede quedarse a “pasar el rato”, replicarse y desencadenar una respuesta destructiva del sistema inmunitario. Si es muy obeso, la grasa es el órgano más grande del cuerpo.

El coronavirus puede infectar ese tejido y quedarse a vivir ahí. Se convierte en una especie de depósito”.

Los investigadores especularon que la grasa corporal infectada puede incluso contribuir a desarrollar COVID-19 prolongado, una enfermedad que presenta síntomas molestos, como la fatiga, que persisten durante semanas o meses después de la recuperación de un episodio agudo.

Los datos también sugieren que las vacunas y los tratamientos contra el COVID-19 deben tener en cuenta el peso y las reservas de grasa del paciente. 

 

Edición de esta semana
Gran Fiesta de la Independencia de México en Little Rock 
El viernes 16 de septiembre de 5 a 9 p.m., se realizó en la Plaza Frida de Little Rock (4001 65th St.), una gran fiesta celebrando la independencia de México.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aunque a menudo se le llama crisis, lo que está sucediendo en la frontera entre Estados Unidos y México es con mayor precisión una tragedia una vergüenza nacional y una violación de los derechos humanos.   / ver más /