A UN AÑO DEL MUNDIAL MÁS CONTROVERTIDO EL QATAR 2022
LAS CRÍTICAS POR LOS DERECHOS HUMANOS NO CESAN
18193A.jpg
FOTO: Palácio do Planalto, Creative Commons Attribution 2.0 Generic license.

La primera Copa del Mundo a realizarse en un país del mundo árabe, Qatar 2022, está cada vez más cerca. A fines de octubre se inauguró con bombo y platillo el Estadio Al-Thumama, completando así la sexta de un total de 8 sedes para el gran evento mundialista.

La euforia en muchos países que ya tienen un lugar garantizado lo deja claro: en la medida en que se acerque el torneo, más difícil será criticar a Qatar.

La Copa del Mundo 2022 es “un torneo indigno del fútbol”, dice en Alemania el movimiento de aficionados “Boicot a Qatar”. En su sitio web, la iniciativa dice que se están rompiendo “muchos preceptos de equidad deportiva y política”. “Muchos dicen: esta no es nuestra clase de evento, y no queremos ser parte de él”, afirma Bernd Beyer, uno de sus portavoces.

No son las únicas críticas a la Copa del Mundo 2022: por un lado, acusaciones de corrupción eclipsaron la elección del emirato como sede del torneo, ocurrida en 2010. En abril de 2020, el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó pruebas de supuestos sobornos por parte de Qatar. Desde su capital Doha, se dice que Qatar simplemente presentó “la mejor solicitud” para organizar el torneo.

Por otro lado, la situación de los derechos humanos luce muy mal en el país. En Qatar no hay libertad de prensa ni libertad de expresión, la tutela patriarcal y conservadora restringe severamente los derechos de las mujeres, y la homosexualidad está prohibida.

También se considera que muchos de los trabajadores temporales que ayudan a construir las instalaciones del Mundial no tienen derechos. Procedentes de países como India, Nepal y Bangladesh, construyen estadios nuevos y relucientes para la Copa del Mundo, pero viven en indignos e insalubres campamentos.

Miles de trabajadores, según informes de medios, han muerto por el calor y otras condiciones extremas de trabajo. 

“Es probable que el número de muertes como resultado del trabajo en las obras de construcción de la Copa del Mundo sea muy alto. Qatar no está realizando las autopsias correspondientes”, se queja la organización de derechos humanos Amnistía Internacional.

Qatar ha iniciado reformas de la legislación laboral desde hace varios años, y “a una velocidad sin precedentes”, dice el director gerente de la Copa del Mundo de 2022, Nasser al-Khater. En la práctica, sin embargo, las empresas locales pueden eludir las nuevas leyes con relativa facilidad, y también ha habido nuevas muertes. 

En marzo de 2021, futbolistas de las selecciones de Alemania, Noruega y Holanda vistieron camisetas en las que exigían el respeto de los derechos humanos en Qatar.

Federaciones y jugadores se centran cada vez más en la parte deportiva y económica del torneo, y no en el trasfondo crítico. 

Es probable que la mayor parte del mundo del fútbol vuelva a aplaudir cuando la pelota ruede dentro de un año. Al mismo tiempo, parece poco probable que el Mundial se desarrolle sin contratiempos y que toda crítica sea silenciada. 

Son demasiados los temas pendientes en Qatar, y muy poco lo que el país hace para resolverlos. 

 

Edición de esta semana
Gran Fiesta de la Independencia de México en Little Rock 
El viernes 16 de septiembre de 5 a 9 p.m., se realizó en la Plaza Frida de Little Rock (4001 65th St.), una gran fiesta celebrando la independencia de México.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aunque a menudo se le llama crisis, lo que está sucediendo en la frontera entre Estados Unidos y México es con mayor precisión una tragedia una vergüenza nacional y una violación de los derechos humanos.   / ver más /