ALARMA POR LAS ‘ACCIONES IRRACIONALES’ DE TRUMP, MIENTRAS CONTINÚA NEGANDO SU DERROTA 
17426A.jpg

La administración del presidente Donald Trump está adoptando las características de un régimen tambaleante, con su exigencia de pruebas de lealtad, ataques desestabilizadores a los mandos militares, una mentalidad defensiva cada vez más profunda y afirmaciones cada vez más delirantes de victoria política.

En respuesta, un presidente electo visiblemente confiado, Joe Biden, se está esforzando por proyectar calma en medio del caos cada vez más tenebroso, incluso cuando Trump y los republicanos de alto rango aún se niegan a reconocer la derrota en una ruptura sorprendente con las tradiciones democráticas de Estados Unidos.

Mientras Trump permanece a puertas cerradas, tuitea en mayúsculas y desata una purga del liderazgo civil del Pentágono, Biden está tranquilizando al pueblo estadounidense con la compostura otorgada por una victoria electoral en la que las injustificadas alegaciones infundadas de un fraude electoral masivo, tienen pocas posibilidades de cambiar la preferencia de los votantes.

Trump está reteniendo el acceso y la financiación de los que normalmente dependen los presidentes entrantes para defender a sus funcionarios designados. Pero, aunque Trump seguirá siendo presidente hasta el 20 de enero, se está produciendo una transferencia simbólica de autoridad a pesar de los esfuerzos de Trump por negar la legitimidad a su sucesor.

Las acusaciones falsas de fraude electoral y teorías de conspiración impulsadas por los partidarios de Trump para afirmar que hubo se están derritiendo.

Mientras tanto, el Departamento de Seguridad Nacional rechazó los rumores de que boletas se emitieron en nombre de personas fallecidas.

«Para ganar casos, tienen que poner en juego suficientes pruebas para cambiar el resultado de las elecciones en los estados individuales y en ninguna de las demandas que han presentado en todo el país están cerca de hacerlo en cualquier estado», dijo Benjamin Ginsberg, un veterano abogado electoral republicano a CNN.

Biden está recibiendo llamadas de líderes internacionales, lo que refleja la inevitabilidad de su ascenso al poder. La campaña de Biden emitió declaraciones sobre las llamadas de los líderes de Francia, Alemania e Irlanda. Biden también habló con el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, cuyas inclinaciones populistas lo hicieron encajar bien con Trump. Johnson prometió trabajar con Biden en una era posterior al covid-19.

Y el rey saudí Salman y el príncipe heredero Mohammed bin Salman –quien tiene una relación cercana y controvertida con Trump y su yerno Jared Kushner– enviaron a Biden un cable en el que transmitían felicitaciones por «la victoria de Su Excelencia en las elecciones presidenciales».

Biden dijo que tenía un mensaje sencillo para todos los líderes mundiales: “Les hago saber que Estados Unidos volvió”. 

 

Edición de esta semana
LA GENTE ESTÁ ADAPTÁNDOSE A LOS CAMBIOS CULTURALES NECESARIOS PARA PREVENIR LA INFECCIÓN
El gobernador Asa Hutchinson promocionó el progreso en los esfuerzos de vacunación contra el coronavirus de Arkansas, pero dijo que el estado necesita aplicar las vacunas a más residentes de 70 años o más antes de que pueda ponerlas a disposición de grupos de población adicionales, lo que espera hacer antes del 1 de marzo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
A pesar de sus imperfecciones y fallos, las Naciones Unidas 76 años después de su fundación, sigue prestando importantes servicios a la humanidad   / ver más /