KAMALA HARRIS, UNA MUJER PARA EL FUTURO
¿LLEGARÁ A CONVERTIRSE TAMBIÉN EN LA PRIMERA PRESIDENTA?
17412A.jpg

Kamala Harris será la primera mujer en ocupar la vicepresidencia de Estados Unidos pero más difícil resulta determinar qué representa ella realmente para el futuro.

A más tardar dentro de 25 años, los estadounidenses blancos ya no serán mayoría. Cada vez son más los votantes que no tienen sus raíces familiares en America Latina, Asia o África. 

Con la nominación de Harris, Biden quiso demostrar que había comprendido los signos de los tiempos.

 La madre de Kamala Harris, la investigadora del cáncer Shyamala Gopalan, emigró en 1960 de la India a Estados Unidos. Su padre, el profesor de economía Donald J. Harris, llegó de Jamaica. Sus padres se separaron cuando ella tenía 7 años. Kamala y su hermana crecieron con su madre, primero en Montreal, Canadá, donde la científica realizaba una investigación. Posteriormente la familia volvió a Oakland, California, donde Kamala había nacido.

Kamala Harris se remite siempre a sus orígenes y cuenta cuánto la marcó la segregación que sufrió en la California de los años 70 debido al color de su piel. Pero igualmente la marcó el espíritu combativo de su madre, que participaba activamente en el movimiento por los derechos cívicos en la universidad de Berkeley. “Mi madre nos formó como mujeres fuertes”, relata en su autobiografía “The Truths We Hold”. A sus hijas les decía: “No se queden quietas quejándose. ¡Hagan algo!”

Una exhortación que Kamala tomó al pie de la letra. Estudió ciencias políticas y economía en la Universidad Howard de Washington, y luego derecho, en San Francisco. En 1990 comenzó su carrera como fiscal y pronto ganó fama como mujer combativa, de aguda inteligencia.

En su autobiografía cuenta que sus experiencias de discriminación la impulsaron a intentar ser la mejor. En 2003, la Kamala fue elegida fiscal de distrito de San Francisco. En 2011 asumió el cargo de procuradora general de California. No solo fue la primera mujer elegida para esa función, sino también la primera persona de raíces indias y afroamericanas en desempeñarla.

Su figura, sin embargo, no estuvo exenta de controversia. Por una parte, se pronunció en contra de la pena de muerte. Por otra, se granjeó las críticas de la de su propio partido demócrata al votar a favor de penar con hasta un año de cárcel a los padres de niños reincidentes en faltar a clases.

A comienzos de 2015, Kamala Harris anunció su candidatura al Senado nacional, al que ingresó en 2017.

Kamala Harris, casada desde 2014 con el abogado Douglas Emhoff, había sido mencionada reiteradamente como posible candidata presidencial demócrata. Cuando finalmente presentó su precandidatura en 2019, se la consideró en principio una favorita. Pero fue perdiendo apoyo y finalmente desistió. 

Pese a haber sido rivales, Joe Biden la escogió como candidata a la vicepresidencia, un cargo que con frecuencia solo tiene el objetivo de conquistar a un sector del electorado al que el candidato presidencial no logra llegar. Pero, en el caso de Kamala Harris, la nominación es más significativa.

Joe Biden tendrá 78 años cuando asuma la presidencia. Y es posible que no pueda ejercer su período completo y uno segundo de cuatro años. En ese caso, asumiría Kamala Harris cómo presidenta. Y una vez más, sería pionera: la primera mujer y de color.

La vicepresidenta electa brindó un primer discurso potente e inspirador para las mujeres “negras, asiáticas, blancas, latinas y nativas de toda la historia, que han abierto el camino para este momento” la noche del sábado 7 en Wilmington, Delaware, en el que prometió romper barreras para que otras mujeres puedan llegar a ese cargo.

Harris, de 56 años, agradeció a los estadounidenses haber votado por “la esperanza, la unidad, la decencia, la ciencia y la verdad”, para dar pie a “un nuevo día” en el país. “Aunque puede que yo vaya a ser la primera mujer en este cargo, no seré la última. Porque cada niña pequeña que nos está viendo esta noche ve que este es un país de posibilidades”, afirmó Harris.

Harris aseguró que no habría llegado a donde está si no fuera por esas activistas, y por las millones de estadounidenses que participaron en las elecciones este año.

Además, Harris tuvo un mensaje para todos los niños del país: “Sueñen con ambición, lideren con convicción, y atrévanse a mirarse a sí mismos de una forma en la que otros no les han visto, simplemente porque nunca lo han visto antes”.

Su discurso comenzó con una cita del líder del movimiento de los derechos civiles John Lewis, fallecido este año: “La democracia no es un estado, es un acto”. 

 

Edición de esta semana
RESIDENTES DIVIDIDOS SOBRE LA PENURIA DE NUEVAS RESTRICCIONES, IMPACIENTES POR MEJORAR LA ECONOMÍA Y FATIGADOS POR LA PANDEMIA 
La ola de casos que se extiende por gran parte del país sigue siendo una gran preocupación de funcionarios estatales y locales, donde residentes están divididos sobre la necesidad o no de nuevas restricciones, impacientes por mejorar la economía y fatigados por la pandemia.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si hay algo que covid-19 ha expuesto en el sistema educativo, es que una medida no sirve para todos. Esto se aplica a los maestros, estudiantes, administradores, padres y comunidades.   / ver más /