TRUMP VS BIDEN: ¿QUIÉN GANÓ EL ÚLTIMO DEBATE PRESIDENCIAL?
17359A.jpg

El encuentro, realizado en Nashville (Tennessee), estuvo marcado por las duras acusaciones de corrupción entre uno y otro candidato.

Trump citó alegaciones infundadas de que Biden se benefició personalmente de los negocios de su hijo. El demócrata, por su parte, sacó a relucir las ocultas situaciones fiscales del presidente.

El mandatario intentó perfilar a Biden como el "típico político", con constantes referencias a su larga carrera y, en especial, a sus dos periodos como vicepresidente de Barack Obama.

Biden por su parte, buscó mostrar a Trump como un presidente que ha llevado al país a una profunda crisis, pero que no asume sus responsabilidades, que divide a los estadounidenses y que está desconectado de la vida de los ciudadanos comunes.

"Esto no se trata de su familia o de la mía, sino de tu familia", dijo Biden mirando a la cámara y hablándole directamente a los electores de clase media, con cuyas dificultades intentaba mostrar empatía. "Yo seré presidente de todos los estados, no de azules o rojos", subrayó.

El encuentro entre ambos candidatos había generado mucha expectativa tras su duro primer cara a cara el pasado 29 de septiembre, que acabó convirtiéndose en un debate caótico y de graves descréditos.

A ello se sumó la cancelación del segundo debate, previsto para el pasado 15 de octubre, luego de que Trump contrajera covid-19 y de que los equipos de campaña no se pusieran de acuerdo sobre las reglas del mismo.

A 12 días de las elecciones este debate representaba una oportunidad crucial para que ambos intentaran no solo hacer llegar su mensaje a la mayor cantidad de votantes potenciales, sino marcar una diferencia ante su adversario.

El debate arrancó con el coronavirus, un asunto crucial en el país más afectado por la pandemia.

Pese a los más de 8 millones de contagiados y las más de 220.000 muertes atribuidas a la nueva enfermedad, Trump defendió la gestión de su gobierno, alegando que habían logrado grandes avances y que habían evitado la muerte de 2,2 millones de personas.

"Este es un problema mundial, pero yo he sido felicitado por los líderes de muchos países por lo que hemos logrado hacer", aseguró el presidente.

"Estamos aprendiendo a vivir con esto", manifestó Trump, insistiendo en que había que abrir la economía y las escuelas, ya que las personas estaban perdiendo su empleo y estaban aumentando los suicidios y los problemas de drogas y adicciones.

Sobre este punto, Biden fue tajante: "Cualquiera que sea responsable de tantas muertes no puede seguir siendo presidente", manifestó. "Él dice que estamos aprendiendo a vivir con el coronavirus. La gente está aprendiendo a morir con él", añadió.

El tema de la inmigración fue una de las partes más áridas de debate.

Biden cuestionó duramente la política aplicada por Trump en esta materia, haciendo especial énfasis en la controvertida política de separación de familias en la frontera con México.

Como consecuencia de esta política, que acabó revirtiendo la Casa Blanca tras una fuerte presión social, actualmente hay 545 menores migrantes que se encuentran solos en el país pues sus padres no pueden ser hallados por, aparentemente, haber sido deportados.

Trump se defendió haciendo referencia a las gigantescas celdas de metal de los centros de detención de inmigrantes asegurando que habían sido construidas durante el gobierno de Obama, en el que Biden fue vicepresidente.

"Publicaron en un periódico una foto de una de estas jaulas horribles y dijeron 'mira estas jaulas, el presidente Trump las construyó. Y se determinó que fueron construidas en 2014. Eso lo hizo él", afirmó.

Trump ya había adelantado que haría del hijo de Biden, Hunter, un asunto del debate. El mandatario acusó a Biden de beneficiarse personalmente de los negocios de su hijo en Ucrania y China, haciendo referencia a informaciones publicadas por algunos medios y que supuestamente se basan en datos obtenidos de una computadora de Hunter.

Biden negó la veracidad de esas informaciones y afirmó que hay medio centenar de exagentes de inteligencia que señalan que esas acusaciones forman parte de un plan de Rusia para dañar su candidatura.

Además, contraatacó hablando sobre los impuestos de Trump y sus vínculos empresariales con China, citando una investigación del diario The New York Times (NYT) que reveló que el presidente no pagó casi impuestos en su país durante años, pero sí lo hizo en el país asiático.

Eso forzó al mandatario a explicar que pagó millones de dólares "por adelantado" en impuestos y asegurando que publicaría su declaración de la renta en el futuro (¿?).

Como es usual durante sus intervenciones Trump utilizó numerosas aseveraciones para justificar sus propuestas, pero no ofreció detalles concretos. Dijo que habrá una vacuna contra el coronavirus en pocas semanas, pero no ahondó en el asunto. Los científicos estiman que no será hasta mediados de 2021.

También presumió de ser "el presidente que más ha hecho por los negros desde Abraham Lincoln" (que abolió la esclavitud) y de ser "la persona menos racista en esta habitación".

"Este Abraham Lincoln de acá es uno de los presidentes más racistas que hemos tenido en la historia moderna", le respondió sarcásticamente Biden, quien aludió que Trump inició su primera campaña presidencial diciendo que iba a librar al país de los "violadores mexicanos".

Biden, por su parte, ofreció más detalles sobre sus planes de gobierno. Anunció, por ejemplo, que, de llegar a la Casa Blanca, enviaría una ley al Congreso para crear un camino hacia la legalización para 11 millones de inmigrantes indocumentados, que mejoraría el sistema de salud estableciendo una opción pública de seguro médico que -prometió- generaría mayor competencia y permitiría abaratar los costos. También se comprometió con un salario mínimo de $15 por hora.

En comparación con el primer debate, este segundo y final entre Trump y Biden fue mucho mejor recibido por el público. Parte de ese éxito se le atribuye a poder silenciar los micrófonos de los participantes en los momentos previstos para que cada uno tuviera 2

Para el público, también ocupó un lugar sobresaliente la moderadora, Kristen Welker, de la cadena NBC, a quien muchos declararon como la "clara ganadora" del debate. 

 

Edición de esta semana
RESIDENTES DIVIDIDOS SOBRE LA PENURIA DE NUEVAS RESTRICCIONES, IMPACIENTES POR MEJORAR LA ECONOMÍA Y FATIGADOS POR LA PANDEMIA 
La ola de casos que se extiende por gran parte del país sigue siendo una gran preocupación de funcionarios estatales y locales, donde residentes están divididos sobre la necesidad o no de nuevas restricciones, impacientes por mejorar la economía y fatigados por la pandemia.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si hay algo que covid-19 ha expuesto en el sistema educativo, es que una medida no sirve para todos. Esto se aplica a los maestros, estudiantes, administradores, padres y comunidades.   / ver más /