HIPOCRESÍA: LA IMAGEN DEL PARTIDO REPUBLICANO
Por Michel Leidermann

Un escaño más es de lo que se trata ahora la política estadounidense. Es para toda la vida. A través de sus fallos, la Corte Suprema elabora leyes más definitorias que el Congreso, tanto sobre el aborto y los derechos de los homosexuales, como sobre la inmigración y la salud

Los republicanos dijeron en 2016 que una nominación a la Corte Suprema cuando fue hecha por Barak Obama no debería considerarse dentro de los 8 meses posteriores a una elección presidencial. Dicen ahora, sobre el trágico y prematuro fallecimiento de Ruth Bader Ginsburg, que es perfectamente apropiado una aprobación urgente en 40 días antes de las elecciones.

La base evangélica de quienes dependen las elecciones republicanas nunca perdonaría a los republicanos el no tomar la oportunidad de imponer una sentencia antiaborto.

Los republicanos harán su movida probablemente durante la sesión del Congreso entre las elecciones de noviembre y fin de año, especialmente si pierden la presidencia y/o pierden terreno en el Senado.

Ambos resultados podrían ser más probables si los republicanos siguen la petulante promesa del líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, de hacer apresuradamente ahora lo que dijo que los demócratas estaban equivocados en hacer en 2016.

Esta carrera presidencial ya se trataba en gran parte de las mujeres. Pero ahora, en honor a Ginsburg y debido a la hipocresía y la mano dura de los republicanos, el factor femenino podría volverse aún más pronunciado.

Los republicanos bien podrían ganar el reemplazo de Ginsburg, pero los demócratas bien podrían ganar la presidencia y ganar uno o tres escaños en el Senado.

Las senadoras Lisa Murkowski de Alaska y Susan Collins de Maine rechazan la frenética injusticia. Una deserción más es vital... pero ¿quién podría ser? ¿Qué otro senador republicano desea ser llamado asesino de bebés?

Eso dejaría a los republicanos con 50 votos, con el vicepresidente Pence rompiendo el empate.

Lindsey Graham, por ahora el presidente del Comité Judicial del Senado, ya ha ignorado oficialmente su propia charlatanería en 2016, de que los votantes deberían mantener sus palabras en su contra si no apoyaba el aplazamiento de cualquier otra nominación a la Corte Suprema en un futuro año electoral, tal como él favorecía el aplazamiento ese año.

El senador Tom Cotton de Arkansas, dijo en 2016 que no veía ninguna razón para apresurar la nominación ese año. Ahora si ve la razón. Es tan simple como eso.

El senador John Boozman también de Arkansas, declaró en 2016 que los demócratas no tenían base para reclamar el derecho a que se considerara al nominado de Obama.

La fiebre republicana tendrá la oportunidad de tener éxito solo porque nuestro sistema electoral ahora eleva rutinariamente al segundo lugar sobre el primer lugar.

Tenemos un presidente irracional que terminó en segundo lugar en la votación popular, pero tendrá la oportunidad de influir en la jurisprudencia nacional con divisiones poco comunes durante futuras generaciones. La confirmación vendría de los republicanos cuya mayoría de 53 senadores obtuvo menos votos populares en total que la minoría de 47 senadores demócratas.

Los republicanos han ganado el voto popular solo una vez desde 1988, pero han gobernado gran parte de todo ese tiempo. 

La injusticia abunda… y se agrava. 

 

Edición de esta semana
Gran Fiesta de la Independencia de México en Little Rock 
El viernes 16 de septiembre de 5 a 9 p.m., se realizó en la Plaza Frida de Little Rock (4001 65th St.), una gran fiesta celebrando la independencia de México.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aunque a menudo se le llama crisis, lo que está sucediendo en la frontera entre Estados Unidos y México es con mayor precisión una tragedia una vergüenza nacional y una violación de los derechos humanos.   / ver más /