MODALES
Por Michel Leidermann

Consistentemente he escuchado de adultos la misma queja: “muchos niños hoy día no tienen modales”.

¿Es cierto que muchos de nuestros niños carecen de las reglas mínimas de cortesía y etiqueta? De ser así, ¿Quién es responsable de esta carencia?

Los niños no nacen sabiendo estas pautas. Necesitan de adultos para que se las enseñen. Pero ¿quiénes? definitivamente padres, abuelos, familiares y maestros. Las reglas básicas de cortesía suelen aprenderse y practicarse en la familia y en las relaciones sociales con vecinos, amigos, compañeros de escuela.

Me estoy refiriendo a los principios mínimos de cortesía como decir: por favor, gracias, permiso, ¿puedo? Es alarmante la cantidad de niños hoy día que nunca aprendió a usar esos términos.

¿Son los modales un lujo o una necesidad? Yo creo que son una necesidad. Vivimos en comunidades llamadas familia, escuela, iglesia, vecindario. Somos miembros de la sociedad y por lo tanto una de las normas básicas para tener éxito en la sociedad es ser cordiales y respetuosos con y hacia los miembros de esos grupos, de la misma forma que esperamos y deseamos que otros lo sean con nosotros.

Los niños que aprenden y practican buenos modales, suelen ser más populares, queridos, exitosos, con una elevada autoestima, que aquellos que no las usan. Todos preferimos lidiar y relacionarnos con una persona que muestre respeto y consideración por las necesidades ajenas además de las propias.

Niños que no aprendieron a utilizar los cubiertos para comer, que comen con la boca abierta, que manosean la comida y luego no se la comen y que no son cordiales y corteses con otros NO llegarán muy lejos en sus relaciones con amigos, los padres de sus amigos, compañeros de clase y mucho menos con los maestros. Les será difícil, en un futuro salir con personas del sexo opuesto y triunfar en relaciones de noviazgo, intimidad, amor, y compromiso.

A todos nos agrada el que se nos pidan las cosas de una forma respetuosa en vez de exigente. Niños que exigen en vez de pedir cortésmente no serán invitados nuevamente y serán percibidos como malcriados, consentidos, engreídos e inmaduros. Muchos los verán como niños agresivos e inadecuados socialmente, cualidades tan necesarias para triunfar en esta vida. 

Si usted conoce o se relaciona con uno de estos niños ayúdelo. Enséñele cómo pedir las cosas, cómo relacionarse con adultos y semejantes. Sírvale de ejemplo y reconózcale las conductas aceptables y proporciónele una consecuencia negativa cuando no usan buenos modales. Ésta es una de sus más importantes responsabilidades como padre a cargo de la formación de sus hijos.

 

DEBEMOS UNIRNOS

Me asombra que cuando los afroamericanos protestan y estalla un motín y ocurren saqueos, todo su grupo es marcado como terrorista. Por otro lado, el KKK y otros grupos supremacistas han aterrorizado a los afroamericanos desde la abolición de la esclavitud y no los han tachado de terroristas. 

El presidente Trump señaló que derribar las estatuas y banderas confederadas es olvidar nuestra historia. Hay una diferencia entre glorificar la historia y recordar la historia. 

Llamamos a este país los Estados Unidos de América y usamos palabras como “una nación bajo Dios”. El hecho es que nunca nos hemos unido. Siempre ha habido una división: negros y blancos, ciudadanos e inmigrantes, ricos y pobres, demócratas y republicanos, cristianos y no cristianos. 

¡Ya es hora de que nos unamos como una nación bajo Dios! 

 

Edición de esta semana
RESIDENTES DIVIDIDOS SOBRE LA PENURIA DE NUEVAS RESTRICCIONES, IMPACIENTES POR MEJORAR LA ECONOMÍA Y FATIGADOS POR LA PANDEMIA 
La ola de casos que se extiende por gran parte del país sigue siendo una gran preocupación de funcionarios estatales y locales, donde residentes están divididos sobre la necesidad o no de nuevas restricciones, impacientes por mejorar la economía y fatigados por la pandemia.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si hay algo que covid-19 ha expuesto en el sistema educativo, es que una medida no sirve para todos. Esto se aplica a los maestros, estudiantes, administradores, padres y comunidades.   / ver más /