PRIORIZAR LA SALUD: EL CONGRESO DEBE IMPULSAR LA AYUDA FAMILIAR
Por Eduardo Ochoa, MD, FAAP, médico pediatra del Arkansas Children’s Hospital y profesor de UAMS.
17189A.jpg
EDUARDO OCHOA

Traducido y editado por Michel Leidermann con autorización del autor.

Si bien las cuatro paredes de mi clínica en el Arkansas Children’s Hospital se han sentido más virtuales debido a las visitas por telemedicina, el estrés en los padres de mis pacientes jóvenes continúa siendo palpable. Se preocupan por tener o no tener, suficiente dinero para pagar el alquiler, la comida y los medicamentos, mientras cuidan a los niños en casa y evitan enfermarse.

En los últimos meses hemos visto el efecto que la pandemia de covid-19 está teniendo en nuestras comunidades locales. Las medidas de salud pública necesarias para salvar vidas han llevado a un aumento vertiginoso de las tasas de desempleo, y los más afectados son las familias con niños pequeños, inmigrantes y personas de color, o como yo los llamo, mis pacientes.

En una de estas visitas por telemedicina, le pregunté a una madre soltera con niños de edades desde la escuela primaria hasta la secundaria, si podía recoger las comidas que el Distrito Escolar de Little Rock estaba distribuyendo en los lugares de entrega en la ciudad. Ella no lo hacía; simplemente no quería salir y correr el riesgo de contraer el virus. Le preocupaba que sus recursos se estuvieran agotando y no quería que sus hijos adolescentes trabajaran, ni siquiera a tiempo parcial, lo que habían hecho el otoño pasado para ayudar en la casa.

Lo que más me preocupa de las consecuencias económicas de esta pandemia no son solo las implicaciones financieras inmediatas para las familias durante el cierre de escuelas, negocios y guarderías, sino el impacto a largo plazo que la crisis económica tendrá en la salud de los niños y sus familias. Mucho antes de que estallara la pandemia, las familias de bajos ingresos en Arkansas ya luchaban por cubrir sus necesidades básicas.

La inseguridad alimentaria, la incapacidad de pagar por suficientes alimentos para que todos los miembros de la familia lleven una vida activa y saludable, es un indicador revelador de la incertidumbre económica. Sabemos que cuando las familias pierden ingresos y no pueden llegar a fin de mes, a menudo se ven obligadas a reducir la calidad o cantidad de las comidas para sobrevivir. Como resultado, la salud de los niños y los padres se ve afectada.

El desempleo y la pérdida de ingresos, particularmente entre quienes ya luchan con bajos ingresos, agravados por fuertes aumentos en los precios de los comestibles, están exacerbando estas experiencias en todo el país y en Arkansas.

Un informe de Feeding America proyectó que Arkansas tendrá la segunda tasa más alta de inseguridad alimentaria (22,5%) en los EE.UU. como resultado de esta crisis. En algunos de los condados de Arkansas, 1 de cada 2 niños se enfrentará a la inseguridad alimentaria.

Estos impactos están afectando drásticamente la salud y el bienestar de nuestros niños ahora y probablemente persistirán en los próximos años. Durante la Gran Recesión (diciembre 2007 a junio 2009), con mis colegas de Children’s HealthWatch documentamos un fuerte aumento de la inseguridad alimentaria entre las familias con niños pequeños, que continuó años después de que la economía se recuperara.

Si bien los líderes del Congreso proponen otra ronda de Pagos de Impacto Económico, sabemos que más pagos directos que lleguen a todos los niños hasta que la economía se recupere y aumentar los beneficios en el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP) es fundamental para la salud. Ambas medidas deben ser implementadas y juntas garantizarán que las familias puedan cubrir las necesidades básicas al mismo tiempo que brindan un impulso muy necesario a las economías locales.

La madre soltera con la que hablé en la primavera señaló que recibió los beneficios de SNAP y estaba agradecida —¡y aliviada! - de ver el beneficio complementario agregado en abril. También estaba feliz de escuchar que Pandemic SNAP (también llamado P-EBT para los niños inscritos en el programa de almuerzo gratuito o de costo reducido en la escuela) era una posibilidad en el futuro.

Como pediatra, sé que esa ayuda es importante. Cualquier ayuda que se dé, depende de la proporción correcta para que sea efectiva.

Los SNAP y los pagos en efectivo son disposiciones efectivas para reducir la inseguridad alimentaria y la pobreza y mejorar la salud, pero las ayudas actuales, aunque aumentaron, debido a la pandemia, aún no brindan la dosis adecuada para aliviar adecuadamente la presión económica de las familias ahora, y en el futuro. 

Frente al covid-19, el Congreso debe promulgar medidas robustas que respondan a las realidades de las familias con niños. Eso significa garantizar que las familias tengan recursos financieros para pagar alimentos, alquiler, atención médica y medicamentos, sin sacrificar otras necesidades básicas.

Sin soluciones rápidas y a largo plazo a nivel federal, me preocupa que la salud de mis pacientes y sus familias sufra mucho más allá del fin de la pandemia. Las soluciones que mitigan el estrés que sufren los padres de mis pacientes están al alcance; El Congreso puede y debe actuar ahora para mejorar estas dificultades y promover la salud del niño y la familia. 

 

Edición de esta semana
Cada 21 De Septiembre Se Celebra El Día Internacional De La Paz
La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el Día Internacional de la Paz en 1981. Dos décadas más tarde, en 2001, la Asamblea General decidió por unanimidad designar este Día jornada de no violencia y alto el fuego.   / ver más /
El alcalde de Little Rock Frank Scott Jr. y el distrito escolar anunciaron que distribuirán miles de puntos de acceso WiFi a los alumnos necesitados en Little Rock para garantizar que puedan participar en el aprendizaje digital este año escolar.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador Hutchinson anunció que Arkansas participará en una extensión a la respuesta a la pandemia que permite que los alumnos de las escuelas públicas de Arkansas reciban comidas escolares gratuitas hasta fines de diciembre. Incluso aquellos que no califiquen para las comidas gratuitas podrán recibirlas a través del programa que reembolsará los gastos del estado.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La Convención del partido republicano, el de Trump, fue una perorata de cuatro días sobre los peligros inminentes del socialismo. Socialismo ha sido la palabra para infundir miedo que el Partido Republicano ha utilizado desde la década de 1930.   / ver más /