EL RACISMO SISTÉMICO
Por Michel Leidermann

La mayoría de los estadounidenses blancos no acepta lo que los negros han sabido siempre: el racismo en el país, es sistémico o sea es parte de un todo, y sistemático. 

Las estadísticas lo muestran, los estudios lo explican y videos como los del asesinato de George Floyd lo ilustran: los negros han sufrido desproporcionadamente los abusos policiales. 

Muchos blancos no pueden admitir que el racismo sigue siendo un problema social innegable tanto en el sistema de justicia penal como en la cultura policial y que las estructuras estatales necesitan una reforma urgente para conseguir un trato igualitario y justo para todos. 

Esta incapacidad de gran parte de los blancos para aceptar su propio privilegio y empatizar con las experiencias de las minorías, es el obstáculo más grande para el progreso y la reconciliación.

Quienes forman parte del problema deben ser parte de la solución. Las personas negras y mestizas no pueden cambiar por sí solas un sistema que está básicamente inclinado en su contra. 

El desafío nunca ha sido tan grande y las apuestas tan altas. Para avanzar en la eliminación de los prejuicios y la violencia racial, los estadounidenses blancos deben dejar de ser complacientes con el racismo sistémico.

Las imágenes de autos de policía en llamas, nubes de gases lacrimógenos, tiendas saqueadas, agentes de la ley que empujan a los civiles al suelo y manifestantes marchando sin inmutarse, son alarmantes e impactantes, pero no sorprendentes.

El video que muestra a un George Floyd bajo la rodilla de un policía blanco, es espantoso e impactante. Pero tampoco es sorprendente: hemos visto videos como este antes.

En febrero, un video mostró a Ahmaud Arbery, un negro, siendo baleado por dos vigilantes blancos mientras trotaba en Georgia.

En otro video, una mujer en el Central Park de Nueva York, llama a la policía porque un hombre negro le ha pedido que ponga la correa a su perro. Al teléfono, la mujer afirma falsamente que “un hombre negro” la está “amenazando”.

Otro muestra las protestas de 2015 en Ferguson, Missouri, por la muerte del joven negro Michael Brown en agosto de 2014 por los disparos del policía Darren Wilson. 

Para generaciones anteriores, se remonta a los disturbios por Rodney King en 1992 en California y a los linchamientos durante el movimiento por los derechos civiles. 

Las protestas de Ferguson condujeron a la creación de “Black Lives Matter” (Las Vidas Negras Importan), un movimiento dedicado a concientizar sobre el racismo sistémico y a luchar contra los prejuicios individuales y colectivos que lo perpetúan.

Cuando se postulaba para la presidencia, Trump dijo a los afroamericanos: “Voten por mí. ¿Qué tienen que perder?” Creo que es el momento de actuar. Como dijo el Dr. King, “La injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes”. Un presidente debe batallar por una justicia igual para todos. Pero Trump no es capaz de eso. Entonces aquellos que no tienen nada que perder no pueden dejar actuar en consecuencia.

Pero las protestas masivas de hoy están afectando a la nación en un momento en que una pandemia ha cobrado más de 110.000 vidas, con más de 42 millones de desempleados, altísimas desigualdades en salarios e ingresos y una polarización política que está destrozando al país.

Para avanzar en la eliminación de los prejuicios y la violencia racial, los estadounidenses blancos deben dejar de ser complacientes con el racismo sistémico. Si no, el futuro del país parece sombrío e incierto. 

 

Edición de esta semana
MARÍA WEYRENS: PRESENTE EN LOS EVENTOS LATINOS DE ARKANSAS CENTRAL
Por Michel Leidermann
María Weyrens Gutiérrez es originaria de la ciudad de México y llegó a Little Rock hace unos 20 años con su familia cuando vinieron a visitar por primera vez a su tía “Tere” que ya se encontraba acá, y les gustó mucho. Su hermano mayor, Alejandro (ahora con Tacos Godoy) fue el primero en llegar.   / ver más /
El gobernador Asa Hutchinson anunció el viernes 3, que las ciudades de todo Arkansas pueden implementar una ordenanza que requiera cubiertas faciales obligatorias para ayudar a frenar la propagación de COVID-19.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La pandemia del coronavirus está exponiendo a que las ligas deportivas profesionales no pongan la salud y la seguridad de sus jugadores por delante de las ganancias de los equipos.   / ver más /