RECUPERACIÓN
Por Michel Leidermann

El nivel de pérdida de empleos en los últimos meses ha sido inimaginable y probablemente subestima la sombría realidad que muchos enfrentan actualmente pero todavía tenemos tiempo para tomar decisiones que garanticen que la mayor cantidad de personas posible regresen a sus trabajos una vez que sea seguro para ellos hacerlo.

En una recesión típica, la pérdida de empleos se acumula durante muchos meses a medida que las empresas ven que la demanda de sus productos disminuye. El mayor desempleo ocurre mucho después de comenzar una recesión. En la recesión de 2008, el total de trabajos no agrícolas disminuyó durante dos años, llegando a un punto bajo en febrero de 2010, cuando se habían perdido casi 9 millones de empleos. 

La mayoría de esos trabajos habían sido destruidos permanentemente. La recuperación que siguió fue impulsada por empresas existentes que contrataban nuevos trabajadores y nuevas empresas que despegaban. Este es un proceso lento.

Nuestra situación actual es diferente. Los Estados ordenaron a todas las empresas, excepto a las esenciales, que enviaran a los empleados a casa por su propia seguridad. Las empresas que cerraron lo hicieron con la intención de traer de vuelta a sus trabajadores. 

La destrucción final de empleos solo ocurre cuando los empleadores se dan cuenta de que no necesitarán que todos sus trabajadores regresen y que algunas empresas no se reabrirán.

Claro que hemos comenzado a recuperarnos. Los Estados han comenzado a relajar las reglas, y aunque muchas empresas permanecen cerradas por ahora, es probable que los desempleados disminuyan. 

Esto no debería sorprender: los trabajadores como higienistas dentales, enfermeras, peluqueros y algunos trabajadores de restaurantes y hoteles pueden no ser esenciales para combatir una pandemia a corto plazo, pero la demanda de sus trabajos no ha desaparecido y el modelo de negocio detrás de ellos, no ha cesado.

Pero tampoco deberíamos celebrar en demasía los avances a corto plazo, así como tampoco deberíamos asumir que los horribles números de desempleos de los últimos meses son permanentes. 

Los primeros meses en los que los datos muestren el crecimiento del empleo, aprenderemos qué empleos nunca se perdieron realmente en primer lugar.

La cantidad de empleos que finalmente sobrevivirán dependerá de cómo ayudemos a mantener los ingresos y las empresas y de cómo manejemos la pandemia.

Las encuestas muestran que a muchos les preocupa que los Estados vuelvan a abrir demasiado pronto o que no se tomen las precauciones de seguridad adecuadas.

Entonces la gestión de la pérdida de empleo por la pandemia requiere tres cosas: apoyar los ingresos de las personas, ayudar a las empresas a mantenerse a flote, y un plan de salud pública que haga que la gente crea que pueden volver a la actividad económica normal de manera segura.

 

BASTA 

Esta es una pandemia de un virus nuevo, del que sabemos poco. Los datos cambian constantemente en función de factores epidemiológicos, médicos, biológicos, estadísticos y sociales. Se debe controlar y criticar la tarea de los Gobiernos: cuestionar cómo reaccionan en este escenario dinámico, denunciar la desprotección de los profesionales sanitarios, la falta de tests para todos los ciudadanos…

Pero se necesita tener en cuenta todas las variables (tamaño del brote inicial, clima, pirámide de edad, calidad del sistema sanitario, entre otras). 

Y lo peor es que se usan de manera obscena los resultados obtenidos por el número de fallecidos y se acaba hablando de ganadores y de perdedores. 

 

Edición de esta semana
JOYCE ELLIOT, PARA CONGRESISTA EN WASHINGTON D.C.
Joyce Ann Elliott (nacida el 20 de marzo de 1951) creció en la pequeña comunidad de Willisville, en el condado de Nevada, Arkansas, donde se graduó de la escuela secundaria rural, en una clase con sólo 9 estudiantes. Joyce fue la segunda alumna negra en graduarse de la escuela. Su hermana mayor, Carolyn, fue la primera.   / ver más /
Daisy Bonilla es la candidata demócrata para el escaño del Distrito 93 de la Cámara de Representantes de Arkansas que actualmente tiene ocupa el republicano Jim Dotson.   / ver más /