ALARMA DE LOS MÉDICOS POR LA IDEA DE TRUMP DE INYECTAR DESINFECTANTE CONTRA EL CORONAVIRUS
FABRICANTES DE LIMPIADORES Y DESINFECTANTES INSISTIERON QUE SUS PRODUCTOS NO SE DEBEN INGERIR NI INYECTAR “BAJO NINGUNA CIRCUNSTANCIA”
16852A.jpg

Ante el estupor que despertaron sus comentarios sobre la inyección de desinfectante en el cuerpo para combatir el coronavirus, el presidente Donald Trump, se defendió este viernes y dijo que había sido sarcástico” para poner a prueba a los periodistas”.

“Se lo estaba preguntando sarcásticamente a reporteros como usted para ver qué pasaba”, dijo Trump ante un grupo de periodistas fuera de las cámaras.

La explicación del mandatario busca acallar las innumerables críticas surgidas tras la rueda de prensa en la que lanzó la peligrosa propuesta mientras se dirigía a la doctora Deborah Birx, una de las expertas del equipo de trabajo contra el coronavirus de la Casa Blanca.

Médicos y diversas autoridades científicas tacharon de “irresponsables y peligrosas” las sugerencias del presidente.

Los desinfectantes son sustancias nocivas e incluso la exposición externa puede ser peligrosa.

Incluso la exposición externa a estos productos puede ser dañina para la piel, los ojos y el sistema respiratorio.

En una de las ruedas de prensa sobre la pandemia, el jueves 23 William Bryan, jefe interino del directorio de ciencia y tecnología del Departamento de Seguridad Nacional, presentó los resultados de un estudio oficial que indica que el coronavirus parece debilitarse más rápidamente si se expone a luz solar y calor.

La investigación también apunta que la lejía podría matar el virus en la saliva o fluidos respiratorios en cinco minutos y que el alcohol isopropílico podría hacerlo incluso de forma más rápida.

Trump intervino en ese momento para teorizar sobre la posibilidad de usar una “tremenda luz ultravioleta o simplemente una luz muy poderosa” sobre el cuerpo humano, o incluso dentro, como posible tratamiento. “Y veo que el desinfectante lo elimina en un minuto, un minuto”, dijo. “¿Hay alguna manera de que hagamos algo así, con una inyección dentro, como casi una limpieza? Sería interesante comprobar eso”, añadió.

Trump dirigió sus improvisados comentarios a la doctora Deborah Birx, coordinadora sanitaria del equipo de respuesta del gobierno de EE.UU. al coronavirus quien se mantuvo con gesto serio y no respondió.

Trump insistió y le preguntó si alguna vez había oído hablar del uso del calor y la luz para tratar la covid-19. “No como tratamiento”, contestó. “Sin duda la fiebre es algo bueno, ayuda al cuerpo a reaccionar. Pero no he visto el uso del calor o la luz”.

“Creo que sería algo muy bueno para explorar”, reiteró Trump.

Los médicos advirtieron que la sugerencia del presidente puede tener resultados fatales.

“La idea de inyectarse o ingerir cualquier tipo de producto de limpieza es irresponsable y peligrosa. Es un método común que las personas utilizan cuando se quieren matar” señaló Vin Gupta, experto en políticas globales de salud.

Además de la reacción de médicos y científicos, los fabricantes de limpiadores y desinfectantes difundieron diferentes alertas para llamar a que sus productos no se usen en el cuerpo humano. Las empresas insistieron en que sus productos no se deben ingerir ni inyectar “bajo ninguna circunstancia”.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) instaron a los estadounidenses a tener cuidado con los productos de limpieza, a medida que la venta de desinfectantes para el hogar se dispara por la pandemia.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) también alertó contra la venta de milagrosas curas falsas que contienen lejía y prometen tratarlo todo, desde el autismo hasta el sida y la hepatitis, entre otros. 

 

Edición de esta semana
EL CORONAVIRUS, LA DEPRESIÓN Y SU EFECTO EN LA SALUD MENTAL
Por Michel Leidermann
El Latino platicó con el doctor Erick Messias, profesor en el Departamento de Psiquiatría y desde 2017, decano asociado de Asuntos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS).   / ver más /
El recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 6.180. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 119 el martes 26, y el gobernador Asa Hutchinson anunció la reapertura de los bares como el siguiente paso en el aflojamiento de las restricciones pandémicas del estado.   / ver más /