DIÓCESIS DE PENNSYLVANIA PAGA $84 MILLONES A 564 VÍCTIMAS DE ABUSOS
HASTA LA FECHA, EL PAGO PROMEDIO EN SIETE DIÓCESIS HA EXCEDIDO LOS $148,000, UNA FRACCIÓN DE LO QUE ALGUNAS VÍCTIMAS PODRÍAN HABER RECIBIDO SI HUBIERAN LLEVADO SUS RECLAMOS A TRIBUNALES CIVILES
16369A.jpg

A casi $84 millones se eleva la cifra que las diócesis de Pennsylvania han pagado a 564 víctimas de abuso sexual, un montante que probable aumente de forma sustancial en 2020 a medida que escalan los reclamos de los abusados y los administradores trabajan en retribuir los fondos a los demandantes.

Un informe histórico, que sacudió los cimientos de la Iglesia católica en agosto con las desgarradoras revelaciones de que más de 1,000 niños fueron acosados por más de 300 religiosos en seis diócesis católicas en Pennsylvania durante las últimas siete décadas, y que el Vaticano encubrió desde 1963, condujo a que siete de las ocho diócesis del Estado dispusieran fondos de compensación para víctimas de abuso sexual por parte del clero católico. 

Los fondos, que cada diócesis administra independientemente estuvieron abiertos a reclamos de las víctimas durante un escaso periodo de tiempo, a raíz de las acusaciones que dejaron perplejos a feligreses y no devotos de la Santa Sede.

Hasta la fecha, el pago promedio en las siete diócesis ha excedido los $148,000, que significa una sola fracción de lo que algunas víctimas de pederastia podrían haber recibido si un gran jurado les hubiera permitido llevar sus reclamos a los tribunales civiles, pero por ley estatal las víctimas de abusos solo tienen hasta 30 años para demandar y en el caso de las denuncias en Pennsylvania la mayoría de los casos ha prescrito por ser anteriores al año 2000.

Pese a lo que estipula la ley, legisladores de Pennsylvania acordaron recientemente comenzar el largo proceso de enmendar la constitución estatal para permitir abrir una ventana de dos años para demandas civiles que de otro modo estarían prohibidas por el estatuto de limitaciones, aunque en la actualidad no hay garantía de que este esfuerzo dé frutos.

El histórico informe del gran jurado recogió que la cantidad real de menores pudiera ser mucho mayor, teniendo en cuenta el número de registros extraviados y el miedo razonable de las víctimas a denunciar a su agresor.

“Los sacerdotes estaban violando niños y niñas, y los hombres de Dios que eran responsables de ellos no solo no hicieron nada, sino que lo ocultaron durante décadas”, afirmó Josh Shapiro, fiscal general del estado cuando se reveló el documento en agosto de este año que contiene 1.356 páginas con desgarradores testimonios como el de un sacerdote que habría violado a una niña de siete años cuando la visitó en el hospital después ser intervenida quirúrgicamente. O el de un religioso que lavó con agua bendita la boca de un niño de 9 años, después de forzarlo a practicarle sexo oral.

Gracias a los testimonios aparecidos en el informe, pudo conocerse la existencia de una red de sacerdotes que “compartían datos o información de las víctimas”. Entre ellos intercambiaban a las victimas e incluso las llegaba a identificar regalándoles cadenas con cruces de oro.

En dicho informe también se recoge que la Santa Sede fue informada en varias ocasiones de la situación. Shapiro argumentó que la red de encubrimientos “en algunos casos se alarga hasta llegar al Vaticano”. Según él, la prioridad de la Curia Romana “no era ayudar a los niños, sino evitar el escándalo”.

De hecho, los pagos promedio variaron ampliamente de una diócesis a otra. Mientras que las cinco diócesis han promediado casi $169,000, otras dos diócesis de Pennsylvania han pagado mucho menos $82,000 y $114,000 por víctima, según los datos proporcionados por las diócesis. Otra diócesis no tiene un fondo de compensación, alegando que no puede compensar a más de los que hicieron reclamos.

El informe señala la existencia de documentos guardados en un archivo secreto al que solo el obispo tenía una clave de acceso. El Papa permaneció en silencio días después de conocerse la denuncia realizada en una conferencia de prensa por Shapiro. 

 

Edición de esta semana
¡CADA VEZ MÁS LATINO EL SOUTHWEST DE LITTLE ROCK!
Por Michel Leidermann
Muchos de los nuevos latinos que comenzaron a llegar a Little Rock a inicios de los años 80, decidieron asentarse en la zona Sudoeste o Southwest en inglés, un barrio que básicamente se sitúa al sur de la Colonel Glenn Rd./Asher Ave. de la ciudad, porque se dieron cuenta que era una zona tranquila y con viviendas a precios razonables.   / ver más /
El número de casos confirmados en Arkansas ha aumentado a 218 con 2 muertes, informó el Departamento de Salud de Arkansas el martes 24 al mediodía y el gobernador Asa Hutchinson dijo que espera que la propagación del virus en el estado alcance el máximo en 6 u 8 semanas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La situación con el coronavirus ha cambiado dramáticamente en las últimas semanas. Estamos en medio de una pandemia mundial, y EE.UU. verá una escalada aún más dramática en las próximas semanas.   / ver más /