LA TRADICIÓN DE LAS POSADAS
16345A.jpg

Las posadas son las 9 fiestas de carácter religioso que tradicionalmente se organizan en México del 16 al 24 de diciembre y en las que se hace alusión al peregrinaje que María y José realizaron cuando ella estaba a punto de dar a luz a Jesús, buscando precisamente un lugar donde alojarse y pasar la noche, de ahí el término pedir posada y también el nombre de la celebración.

Dado que se celebran durante los 9 días previos a la Navidad, las posadas se dice que representan el viaje que realizó la Sagrada Familia (Jesús, María y José) de Galilea a Belén para participar, en un inicio, en un censo y que terminó con la huida de María y José cuando se enteraron de las oscuras intenciones del rey Herodes. asimismo, estos 9 días de posadas representan los 9 meses de embarazo de María.

Las Posadas Mexicanas, como es de esperar, tienen su origen en un antiguo culto azteca conocido como Panquetzaliztli que se celebraba en el México prehispánico entre el 17 y 26 de diciembre que tenían por objeto celebrar a Huitzilopochtli, el dios más importante del panteón azteca y relacionado con el sol, aunque también a conocido como el Dios de la Guerra.

A la llegada de los españoles y para llevar a cabo la evangelización, esta festividad fue reemplazada, como tantas otras figuras y cultos (la Virgen de Guadalupe, la piñata, etc.), por festejos con propósitos similares, pero con tintes religiosos, lo anterior con el fin de que los indígenas al ver reminiscencias de sus tradiciones, aceptaran la nueva religión.

En 1587 el superior del convento de San Agustín de Acolman, Fray Diego de Soria, obtuvo del Papa Sixto V, un permiso que autorizaba en la nueva España la celebración de unas Misas llamadas “de aguinaldos” del 16 al 24 de diciembre. En estas Misas, se intercalaban pasajes y escenas de la Navidad. Para hacerlas más atractivas y amenas, se les agregaron luces de bengala, cohetes y villancicos y posteriormente, la piñata.

Los misioneros convocaban al pueblo al atrio de las iglesias y conventos y ahí rezaban una novena, que se iniciaba con el rezo del Santo Rosario, acompañada de cantos y representaciones basadas en el Evangelio, como recordatorio de la espera del Niño y del peregrinar de José y María de Nazaret a Belén para empadronarse en el censo. Al terminar, los monjes repartían a los asistentes fruta y dulces como signo de las gracias que recibían aquellos que aceptaban la doctrina de Jesús.

En las posadas actuales los invitados se dividen en dos grupos, el primero se queda en el interior de la casa y representa al posadero; mientras que afuera de la casa está el segundo grupo representando a los peregrinos pidiendo posada. 

Entre ambos grupos cantan villancicos donde unos piden posada, mientras otros la niegan; al cabo de unos cuantos versos los posaderos son convencidos de dar posada y dejan entrar a los peregrinos.

Luego sigue la fiesta con el canto de villancicos y se termina rompiendo las piñatas y distribuyendo los “aguinaldos”. 

Edición de esta semana
EL MUNDO NUNCA SERÁ EL MISMO
Nunca he sido testigo de algo así en EE.UU., y es difícil comprender qué está sucediendo con el cierre de ciudades enteras. La velocidad a la que esto ha sucedido es asombrosa. Pasamos de una economía en auge que estaba creciendo bien, a una recesión en dos semanas.   / ver más /
El gobernador, Asa Hutchinson, informó que el número de casos confirmados en Arkansas ha aumentado a 523 con 8 muertes hasta el martes 31 al mediodía.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump ahora llama al Covid-19 el "virus chino". Pero es claro que el racismo y el culpar a otras personas por sus propios fracasos son las características definitorias de su presidencia.   / ver más /