EL POLÉMICO INDULTO DE TRUMP A UN MIEMBRO DE LOS NAVY SEAL
El PERDÓN POR CRÍMENES DE GUERRA SACUDE A LAS FUERZAS ARMADAS
16293A.jpg
Edward Gallagher

El polémico indulto otorgado por Donald Trump a Edward Gallagher, un suboficial del cuerpo de élite Navy Seal acusado de crímenes de guerra ha dividido a las Fuerzas Armadas. 

Los Navy Seal, por su parte, abrieron un proceso disciplinario para determinar si se expulsaba a Gallagher del cuerpo, opción que el mandatario rechazó tajantemente.

En una acción relacionada, el Pentágono desahució al secretario de la Armada, Richard Spencer, máximo responsable civil del cuerpo, por negociar a espaldas de la Casa Blanca una salida para Gallagher sin la intervención de Trump. 

Gallagher había sido condenado por posar junto al cadáver de un prisionero de guerra iraquí de cuya muerte fue acusado, pero ya fue exculpado en una corte marcial. 

Spencer, contrario a la gestión de Trump en este caso, ofreció la salida de que Gallagher pudiera darse de baja como miembro de Navy Seal. Cuando el secretario de Defensa, Mark Esper, se enteró de la negociación que Spencer había llevado a cabo en secreto, decidió exigir la renuncia del secretario de la Armada.

La primavera pasada, la Armada estadounidense acusó a Gallagher de asesinar con premeditación a un prisionero iraquí (con cuya cabeza degollada se tomó una foto), además de casi una docena de delitos relacionados con crímenes de guerra. 

Un tribunal militar lo absolvió de todos los cargos en julio, menos del de posar con el cadáver de un prisionero de guerra. Como castigo, fue degradado de suboficial jefe a suboficial de primera clase. 

Pero Trump intervino en el caso y restableció el rango de Gallagher en una ceremonia muy polémica en la que también indultó a otros dos militares condenados por crímenes de guerra de Afganistán: al ex teniente primero Clint Lorance, condenado por la muerte de dos civiles, y al comandante Mathew Golsteyn, acusado de matar a un afgano desarmado a quien confundió con un talibán fabricante de bombas. 

La decisión del mandatario puso en una situación incómoda a la Armada al contradecir la reciente resolución del tribunal militar.

Trump, que felicitó a Gallagher a través de Twitter cuando lo absolvieron de asesinato, volvió sobre el caso en la red Twitter:  “La Armada NO va a quitarle el tridente de Navy Seal a Eddie Gallagher”, aseguró y añadió que “este caso ha sido manejado muy mal desde el principio”. Esta nueva intervención del presidente tampoco fue bien recibida en la Armada.

Spencer presentó su renuncia en una carta dirigida a Trump. En ella afirma que se ha “esforzado por garantizar que los procedimientos sean justos, transparentes y consistentes”, pero que no tendría “la conciencia tranquila” si obedeciera una orden que cree que “viola el juramento sagrado” que hizo. Esta podría ser una alusión a suspender el proceso disciplinario abierto contra Gallagher. 

 

Edición de esta semana
EL MUNDO NUNCA SERÁ EL MISMO
Nunca he sido testigo de algo así en EE.UU., y es difícil comprender qué está sucediendo con el cierre de ciudades enteras. La velocidad a la que esto ha sucedido es asombrosa. Pasamos de una economía en auge que estaba creciendo bien, a una recesión en dos semanas.   / ver más /
El gobernador, Asa Hutchinson, informó que el número de casos confirmados en Arkansas ha aumentado a 523 con 8 muertes hasta el martes 31 al mediodía.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump ahora llama al Covid-19 el "virus chino". Pero es claro que el racismo y el culpar a otras personas por sus propios fracasos son las características definitorias de su presidencia.   / ver más /