LA EXPRESIÓN “QUID PRO QUO” ES CLAVE EN LA INVESTIGACIÓN DE JUICIO POLÍTICO A TRUMP  
SIGNIFICA LITERALMENTE “ALGO POR ALGO” O “UNA COSA POR LA OTRA”
16219A.jpg

¿Hubo o no un “quid pro quo” entre Donald Trump, y el presidente de Ucrania?

Esa es la pregunta alrededor de la que gira la investigación de una llamada telefónica entre Trump y el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky que investiga la Cámara de Representantes de cara al impeachment del mandatario estadounidense y que podría desembocar en un juicio político en el Senado y hasta la destitución del presidente.

Y es que en la respuesta es la clave para determinar si Trump cometió abuso de poder al vincular una millonaria ayuda militar a Ucrania, con el pedido de una investigación contra Hunter Biden, el hijo del exvicepresidente Joe Biden, quien trabajó con la compañía de gas ucraniana Burisma.

Pero Trump y sus aliados lo niegan. El presidente ha repetido incansablemente en que la conversación con Zelensky, ocurrida el 25 de julio, fue “perfecta”. “No hubo quid pro quo”, es la frase que repiten el presidente y sus aliados como principal defensa.

Según quienes acusan al presidente, Trump quería condicionar la ayuda militar a que Ucrania hiciera pública una investigación a la familia de quien se perfila como su principal rival político de cara a las elecciones de 2020, Joe Biden.

Por su parte, Biden (padre), quien lidera las encuestas en las primarias del Partido Demócrata, niega las acusaciones de Trump.

Pero a pesar de ser una de las expresiones latinas más utilizadas hoy, el significado original de “quid pro quo” no es el que le dan la mayoría de las personas en la actualidad. “Quid pro quo” significa, literalmente, “algo por algo” o “una cosa por la otra”. En esto, todos están de acuerdo.

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, “quid pro quo” significa “cosa que sustituye a algo equivalente”.

También puede denotar una confusión: un “error que consiste en tomar a alguien o algo por otra persona o cosa”.

Un tercer significado es una “cosa que se recibe como compensación” por algo equivalente. Esta última es la más cercana a la definición en inglés.

Sin embargo, ese “algo por algo” no siempre significó un intercambio de favores. La frase apareció por primera vez en la Edad Media y se usaba en la farmacéutica y el derecho de contratos inglés.

Si un boticario no tenía todos los ingredientes disponibles para mezclar el medicamento que necesitaba, utilizaba una lista de sustitutos permitidos. Esa lista era llamada un “quid pro quo”.

En el derecho de contratos inglés era una frase que se usaba en el siglo XV en casos en los que no había un acuerdo escrito. Significaba “tu palabra contra la mía”.

Sin embargo, con el paso del tiempo el concepto empezó a utilizarse legalmente para denotar un intercambio.

Ahora serán los congresistas estadounidenses quienes definirán si en la conversación telefónica entre Trump y Zelensky hubo, en efecto, un “quid pro quo”. 

 

Edición de esta semana
EL CORONAVIRUS, LA DEPRESIÓN Y SU EFECTO EN LA SALUD MENTAL
Por Michel Leidermann
El Latino platicó con el doctor Erick Messias, profesor en el Departamento de Psiquiatría y desde 2017, decano asociado de Asuntos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS).   / ver más /
El recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 6.180. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 119 el martes 26, y el gobernador Asa Hutchinson anunció la reapertura de los bares como el siguiente paso en el aflojamiento de las restricciones pandémicas del estado.   / ver más /