DEFENDER LA CONSTITUCIÓN
Por Michel Leidermann

El Congreso está en una investigación para determinar si el presidente Trump violó la ley al retener la ayuda militar hasta que Ucrania acordara investigar a Joe Biden y a su hijo Hunter. 

También varios funcionarios gubernamentales de carrera y un teniente coronel del Ejército han brindado testimonio que indicaría que el presidente violó la ley en un intento de obtener ventajas políticas.

La Casa Blanca proporcionó un “resumen” de la conversación telefónica de Trump con el presidente ucraniano, pero se ha negado a cooperar con la obligación legal de la Cámara de Representantes de vigilar este tipo de asuntos. Eventualmente, si la evidencia indica que el presidente violó la ley y violó su juramento constitucional, la Cámara votará para destituirlo.

Tenemos un presidente que piensa que está por encima de la ley; sus abogados han declarado que no puede ser acusado de un delito mientras sea presidente. 

Eventualmente, esto llegará al Senado controlado por los republicanos que probablemente no encontrará al presidente culpable de actos impugnables. 

Al escuchar una declaración de Donald Trump describiéndose como: “Yo, en mi gran e inigualable sabiduría” para justificar sus dementes decisiones, no se necesita ser un científico de cohetes o tener un master en psiquiatría, para que cualquier persona con sentido común y honorabilidad se dé cuenta que este presidente es sin duda psicológicamente inestable y necesita ser removido de su cargo.

No espero que ninguno de los congresistas o senadores por Arkansas vote por la destitución. No honrarán su juramento de defender la Constitución, sino que intentarán proteger sus trabajos y su partido político contrario al honor y la decencia que esperamos de nuestros funcionarios elegidos. Estas eran características que el Partido Republicano solía defender.

 

LA EDAD DE LOS PRESIDENTES

Con el exvicepresidente Joe Biden, 76 años, y el senador Bernie Sanders, 77 años, se avivó la discusión sobre el hecho de que estos precandidatos - al igual que el presidente Trump - sería el presidente más viejo de la historia de Estados Unidos. Sin embargo, sus respectivas edades no serían un problema en otras partes del mundo.

En Asia, África y América Latina, hay una larga historia de presidentes septuagenarios, octogenarios e incluso nonagenario.

Para las elecciones estadounidenses de noviembre de 2020, Sanders tendrá 79 años, Biden 77 y Trump 74. El presidente más viejo en la historia de los Estados Unidos fue Ronald Reagan, quien tenía 73 años y 274 días cuando fue electo para un segundo mandato.

Los partidarios de los candidatos septuagenarios argumentan que la esperanza de vida ha aumentado significativamente en los últimos años. Según la agencia de Seguridad Social, un hombre estadounidense de 74 años puede esperar vivir 11,8 años más, mientras que un hombre de 77 años puede esperar vivir 10 años más, y uno de 79 años, 8,8 años más.

Claro que un hombre obeso de 74 años que come hamburguesas todos los días no va a estar tan sano como otro de 79 que hace ejercicios y come saludablemente.

También hay una cuestión de salud mental. Si bien solo el 3% de las personas de 65 a 74 años tienen demencia de Alzheimer, el riesgo de esa afección aumenta al 17% para las personas de 75 a 84 años, según la Asociación de Alzheimer.

Tal vez, no sería una mala idea pedirles a los candidatos presidenciales que así como lo hacen ahora con sus exámenes físicos, se sometan a exámenes de salud mental y divulguen sus resultados. 

 

Edición de esta semana
EL CORONAVIRUS, LA DEPRESIÓN Y SU EFECTO EN LA SALUD MENTAL
Por Michel Leidermann
El Latino platicó con el doctor Erick Messias, profesor en el Departamento de Psiquiatría y desde 2017, decano asociado de Asuntos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS).   / ver más /
El recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 6.180. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 119 el martes 26, y el gobernador Asa Hutchinson anunció la reapertura de los bares como el siguiente paso en el aflojamiento de las restricciones pandémicas del estado.   / ver más /