LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA: “un paso pequeño para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”
VIAJE A LA LUNA PRODUJO MODERNAS INNOVACIONES TECNOLÓGICAS EN LA TIERRA
15929A.jpg

La llegada del hombre a la Luna sigue siendo una de las grandes hazañas de la humanidad. Cincuenta años después, el mundo recordó la hazaña, mientras revive el sueño de volver a visitarla. 

A mediados del siglo XX, la idea de ir a la Luna se limitaba a la fantasía de escritores de ciencia ficción como Julio Verne, H. G. Wells o Edgar Rice Burroughs. Que estas historias fantasiosas se convirtieran en realidad sonaba imposible. Pero, en octubre de 1957, una serie de eventos cambiaron esa ilusión.

El 4 de octubre de ese año la Unión Soviética puso en órbita el satélite Sputnik y luego, en marzo de 1961, el cosmonauta ruso Yuri Gagarin logró la hazaña de dar una vuelta a la Tierra a bordo de la cápsula Vostok 1.

En medio de la Guerra Fría iniciada tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, esas proezas espaciales significaron un duro golpe en el orgullo estadounidense. 

Dos meses más tarde, en 1961 en un discurso ante el Congreso, el presidente John F. Kennedy sorprendió al mundo al decir que antes de que terminara la década de los 60, Estados Unidos pondría a un hombre en la Luna y lo traería de vuelta sano y salvo a la Tierra.

Ocho años después, la Nasa cumplió ese designio. Apolo 11 fue una misión espacial tripulada de Estados Unidos cuyo objetivo era lograr que un ser humano caminara en la superficie de la Luna. La misión se envió al espacio el 16 de julio de 1969, llegó a la superficie de la Luna el 20 de julio y al día siguiente 21 de julio, seis horas y media después de haber alunizado, logró que dos astronautas (Armstrong primero y Aldrin después) caminaran sobre la superficie lunar. 

La tripulación del Apolo 11 estaba compuesta por tres astronautas que arriesgaron su vida para cumplir ese sueño: el comandante de la misión Neil A. Armstrong, de 38 años; Edwin E. Aldrin Jr., de 39 años y piloto del módulo lunar Eagle, apodado Buzz; y Michael Collins, de 38 años y piloto del módulo de mando Columbia 

Los astronautas recorrieron el terreno lunar por más de dos horas recogiendo 22 kilogramos de muestras de suelo y rocas lunares e instalando instrumental científico para detección de sismos, partículas solares y un reflector láser.

El 24 de julio, los tres astronautas lograron un perfecto amerizaje en aguas del Océano Pacífico, poniendo fin a la misión.

El hecho coincidió con un momento de avances tecnológicos en las comunicaciones, lo que permitió que el planeta entero viera la transmisión en vivo y en directo. Luego de escuchar la memorable frase de Armstrong, “es un paso pequeño para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”, 600 millones de personas vieron la transmisión en blanco y negro en todos los rincones del planeta, y quedaron en total asombro.

El programa espacial nunca contó con la aprobación mayoritaria de los contribuyentes, que consideraban la misión como una pérdida de dinero. Pero ese 20 de julio todos se unieron a la celebración. 

Aunque era un logro de los estadounidenses, el mundo entero lo consideró un triunfo de la humanidad. Por primera vez los terrícolas se unían en una sola nación ante el universo.

En ese arduo trabajo hubo muchos retrasos, accidentes y pérdidas humanas. De estos, el incidente más lamentable afectó a la tripulación del Apolo 1, el primer vuelo de prueba tripulado a la órbita de la Tierra que se incendió con los astronautas a bordo antes de su lanzamiento.

Sin embargo, la gesta enfrentó enormes desafíos tecnológicos. El equipo de miles de personas que integraban la misión debía resolver por lo menos 11.000 temas, como construir naves espaciales y enormes cohetes, satélites que predijeran el clima, aparatos precisos de localización, computadores más eficientes, así como materiales livianos.

Esta expedición al espacio también trajo beneficios a la vida cotidiana. Se estima que el 40% de las cosas que usan hoy los humanos surgieron de esa misión. Teléfonos inteligentes, computadores personales, almohadas y colchones sintéticos, la tecnología médica y la resonancia magnética forman parte de ese legado. Lo extraordinario es que cuando comenzó la misión, no existía nada y la tecnología que se necesitaba se logró en menos de 10 años.

Pero para otros, el más grande legado de ese momento no radica en la tecnología, sino en el viaje en sí, pues recuerda el instinto de los seres humanos por descubrir y conocer allende sus fronteras. Se trata de un hecho comparable únicamente con el descubrimiento de América.

Un total de 6 misiones espaciales llegaron a la luna y 12 astronautas caminaron sobre ella. El último de ellos, Eugene Cernan, lo hizo en diciembre de 1972.

El programa lunar cerró tras la llegada del Apolo 17 a la Luna y el entusiasmo por el satélite natural se desvaneció. Pero hoy hay un renacer en el interés por estas misiones. 

15929B.jpg

La NASA planea regresar a la luna en 2024 y tiene en mente llegar al planeta Marte con una misión tripulada antes de 2050.

El presidente Donald Trump lo dijo en su discurso del 4 de julio: “Vamos a ir otra vez a la Luna pronto, y plantaremos la bandera de Estados Unidos en Marte”. 

Los Estados Unidos no son los únicos en querer volver a la luna. En enero, los chinos lograron aterrizar por primera vez una sonda no tripulada en su lado oscuro. Allí trabajan para montar una base de abastecimiento y reparación de cohetes, y realizan pruebas para luego planear su viaje a Marte. 

Rusia, en ese mismo sentido, tiene pensado realizar una misión tripulada a la Luna en 2030.

A ellos se les suman empresarios privados, como Elon Musk y Jeff Bezos, que quieren apostarle al turismo espacial y a llevar las primeras naves privadas a la superficie lunar y ahora trabajan en modelos para bajar el costo de los lanzamientos y hacerlos rentables.   

 

Edición de esta semana
¡FELICIDADES MÉXICO! EN EL 209 ANIVERSARIO DE SU INDEPENDENCIA
El proceso de la independencia de México fue uno de los más largos de América Latina. La llamada Nueva España permaneció bajo el control de la Corona española por unos tres siglos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, ciertos cambios en la estructura social, económica y política de la colonia llevaron a una élite ilustrada de novohispanos a reflexionar acerca de su relación con España. Sin subestimar la influencia de los tres eventos históricos  principales: la Ilustración (el movimiento filosófico, político, literario y científico que se desarrolló en Europa y sus colonias a lo largo del siglo XVIII), la Revolución Francesa (un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa de 1789 a1799) ni la independencia de Estados Unidos, el hecho que llevó a la élite criolla a comenzar el movimiento emancipador, fue la ocupación francesa de España, en 1808.    / ver más /
Por Michel Leidermann En una ceremonia y banquete de gala a celebrarse el viernes 13 de septiembre en el Centro Presidencial William J. Clinton de Little Rock, LULAC Little Rock entregará los certificados de becas a 43 estudiantes universitarios latinos de Arkansas Central.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Después de los tiroteos masivos en El Paso y Dayton, los defensores conservadores de armas de fuego describen el problema de la violencia armada como demasiado difícil de solucionar. El cabildeo de los fabricantes de armas y aquellos que quieren acceso ilimitado a las armas afirman que hay muy poco que se pueda hacer para evitar la matanza de inocentes y el aumento desenfrenado de la violencia armada y los tiroteos masivos en el país.   / ver más /