TRUMP INFLAMA LA LLAMA DEL RACISMO PARA INCITAR A SUS SEGUIDORES EN UNA DEMOGRAFÍA CADA VEZ MÁS DIVERSA Y MENOS ANGLOSAJONA
EL PRESIDENTE ACUDE A ESTADOUNIDENSES QUE SE SIENTEN AGRAVIADOS POR LA LLEGADA DE INMIGRANTES 
15829A.jpg

La carrera política del republicano Donald Trump se halla íntimamente ligada a las polémicas raciales y racistas, desde su origen. Presentó su candidatura en 2015 agitando las tensiones migratorias, vinculando extranjeros sin papeles con crimen y violaciones, y a lo largo de la presidencia los arrebatos han ido saliendo de forma intermitente. 

El domingo 14 pasado, en su cuenta de Twitter, Trump desafió a cuatro congresistas estadounidenses de minorías étnicas a “volver” a sus países.

“Qué interesante ver a las congresistas demócratas ‘progresistas’, que proceden de países cuyos Gobiernos son una completa y total catástrofe, y los peores, los más corruptos e ineptos del mundo (ni siquiera funcionan), decir en voz alta y con desprecio al pueblo de Estados Unidos, la nación más grande y poderosa sobre la Tierra, cómo llevar el Gobierno”, publicó en su cuenta de Twitter, olvidando completamente que todas eran ciudadanas y tres de ellas nacidas acá.

Las aludidas eran Alexandria Ocasio-Cortez, neoyorquina de cuna, de origen puertorriqueño; la afroamericana Ayanna Pressley, nacida en Cincinatti y criada en Chicago; Rashida Tlaib, natural de Detroit de padres palestinos; e Ihlan Omar, que llegó a EE.UU. de niña procedente de Somalia en la adolescencia y se naturalizó estadounidense.

Este es un país hecho de inmigrantes, el 13% de los actuales legisladores es hijo de uno, el 5% es nacido en otro país. Retrocediendo dos o tres generaciones atrás, se verían los millones de italianos, irlandeses, alemanes o cubanos que vinieron a América buscando una vida mejor y sus descendientes son ahora arraigados ciudadanos. Sin embargo, la convivencia entre razas sigue en tensión: seis de cada 10 estadounidenses creen que la relación no es buena, según un estudio de Pew Research del pasado abril, y casi la misma proporción cree que Trump ha empeorado la situación.

Según una encuesta de Ipsos/USA Today, el 57% de los republicanos está de acuerdo con los mensajes que el mandatario publicó. En su primer mitin para su reelección en 2020 tras la polémica, el público mayoritariamente blanco coreaba: “Envíala de vuelta, envíala de vuelta”, en referencia a Omar, musulmana, carne de cañón para los conservadores y la más atacada por Trump, quien no les pidió callar. 

Trump apela, como en 2016, al estadounidense que se siente agraviado respecto a la llegada de inmigrantes en una demografía cada vez más diversa y menos anglosajona. 

Muchos analistas han coincidido también en calificar la arremetida contra las cuatro legisladoras como una maniobra de distracción para desviar la atención de la conversación política. Las propias aludidas, en una rueda de prensa, apelaron a no “morder el anzuelo” y despistarse de “las cosas que importan y tienen consecuencias para los estadounidenses”.

Durante la campaña electoral, tras el atentado de San Bernardino (California) el 2 de diciembre de 2015, Trump llegó a pedir que no entrasen musulmanes a EE.UU. para reducir el riesgo terrorista. Una de sus primeras medidas, al llegar a la Casa Blanca, consistió en un veto temporal para inmigrantes y refugiados de 7 países de mayoría musulmana.

Fijar la imagen de estas cuatro mujeres en la mente de las bases republicanas es una forma de azuzar a sus bases para afianzar su reelección en 2020. Falta un año para saber quién será su rival demócrata en las urnas y la carrera demócrata está muy abierta. El exvicepresidente Joe Biden, considerado moderado, lidera los sondeos de las primarias, seguido por el senador izquierdista Bernie Sanders, y siguiéndolos están Elizabeth Warren, senadora con planes económicos muy progresistas, la senadora Kamala Harris y el joven alcalde de South Bend (Indiana), Pete Buttigieg. 

El partido se encuentra muy dividido sobre cuál es la estrategia más segura para derrotar a Trump, con un giro más o menos marcado a la izquierda, pero todos los 24 precandidatos se unieron para condenar los ataques racistas del presidente contra el intrigante “batallón” de las cuatro congresistas ‘progresistas’. 

 

Edición de esta semana
INAUGURAN CENTRO DE SERVICIOS HISPANOS “EL PUENTE” EN SEARCY
Por Michel Leidermann
El martes 6 de agosto se inauguró oficialmente El Puente Hispanic Services Center, una organización sin fines de lucro 501 (c) (3). El centro trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas y familias latinas que viven en el área de Searcy, Arkansas.    / ver más /
La junta de fideicomisarios del Arkansas Arts Center acordó el martes 13 contratar a su próximo director ejecutivo, seleccionando a la directora del Museo de Arte de El Paso, Victoria Ramírez.   / ver más /
El gobernador de Arkansas, Asa Hutchison dijo el martes 6 mientras hablaba ante la Asociación de Sheriffs de Arkansas, que quiere que los crímenes de odio sean procesados ​​como tales en el estado.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Las carnicerías sin sentido en El Paso y Dayton, deberían motivar a todos los estadounidenses a decidir cómo evitar estas matanzas.   / ver más /