NADA ES GRATIS, NI LA SALUD
Por Michel Leidermann

El Obamacare no tiene absolutamente nada que ver con el socialismo europeo. Es una versión limitada del modelo suizo de salud, rabiosamente conservador y muy de acuerdo con un principio básico:las personas deben ser responsables de sus vidas. Cada palo debe aguantar su vela.

Los suizos tienen uno de los mejores sistemas de salud del mundo. Es eficiente, rápido, y con un altísimo nivel científico. Todas las personas que viven en el país, incluso los ilegales, desde que nacen hasta que mueren, tienen que suscribir un seguro de salud en una de las 93 compañías privadas que lo ofrecen y compiten en precio y calidad. El Estado regula las prestaciones de esos seguros o “cajas de enfermedad” y los cantones (condados) los administran. Si alguien no puede pagar por el seguro, el cantón se ocupa de sufragar esos gastos.

El sistema de salud suizo no es barato. Consume aproximadamente un 12% del PIB nacional, pero en EE.UU. es casi el 18%, mientras las medicinas son las más caras del mundo y no cubre a todos. 

Además, hasta la promulgación del Obamacare, existía esa vergüenza increíble de las personas a las que se les negaba un seguro médico por padecer alguna enfermedad crónica, o se les exigía una cantidad enorme de dinero por la prima. Y más de 30 millones estaban sin cobertura de salud. Eso es indigno de la primera economía del planeta.

El Obamacare tiene defectos. Es un claro error, por ejemplo, que los indocumentados no puedan adquirir ese seguro de salud. Ello implica que, cuando se enfermen y deban atenderlos en los hospitales públicos, algo absolutamente justificable, los gastos acaben por afrontarlos el conjunto de la sociedad. Por hostigar y perjudicar a los indocumentados, los legisladores terminan perjudicando a los ciudadanos y residentes legítimos.

Algo muy parecido a lo que sucede cuando a los residentes legales les niegan o complican innecesariamente el acceso a la ciudadanía. Todos los estudios serios demuestran que las personas con ciudadanía plena crean más riquezas y ahorros que quienes padecen la incertidumbre de una residencia precaria y limitada. Ser “duro” con los inmigrantes indocumentados es la manera más rápida de quedarse tuerto por ver al otro ciego.

Hoy los intereses crediticios son los más bajos de la historia y dados los compromisos presupuestarios con la Seguridad Social, el Medicare y la Defensa Nacional -los tres insaciables de la deuda pública - habría que aumentar los impuestos y entonces todo el aparato productivo disminuiría su capacidad de crear riquezas.

Pero los políticos sólo son “animales feroces que se alimentan de votos”. Y estas peculiares criaturas responden a los intereses de corto plazo de sus electores. Si no se frena esta locura, a largo plazo todos estaremos en la ruina. 

 

LIDERAZGO

Me gustaría ofrecer 10 características que encuentro muy indeseables en cualquier líder mundial que represente a nuestro país. Estos son: 

1. Deshonestidad flagrante; 2. Demostrar ignorancia sobre los asuntos mundiales, la Constitución de los Estados Unidos, las normas políticas, las acciones sociales aceptables, la historia, la geografía y la decencia humana; 3. Racismo; 4. Sexismo; 5. crueldad; 6. Hacer caso omiso del bienestar de otra persona ajena a sí mismo y del círculo personal inmediato propio; 7. Falta de compasión; 8. Inestabilidad; 9. Evidencia de demencia; y 10. Narcisismo.

Si el nombre de alguien le viene a la mente al leer esa lista, tal vez uno podría considerar no votar por esa persona. 

 

Edición de esta semana
DÍA DE MARTIN LUTHER KING, JR.: LUNES 20 DE ENERO
Martin Luther King, Jr.​ nacido como Michael King Jr. el 15 de enero de 1929 en Atlanta, fue un pastor estadounidense de la Iglesia bautista y un activista que desarrolló una labor crucial en Estados Unidos al frente del movimiento por los derechos civiles para los estadounidenses negros y que, además, participó como activista en numerosas protestas contra la Guerra de Vietnam y la pobreza en general.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En la mañana del 12, el presidente Donald Trump envió un tuit a sus más de 60 millones de seguidores en el que criticó a una joven de 16 años con síndrome de Asperger, que se ha empeñado en luchar contra el cambio climático en todo el mundo.   / ver más /