Critican liberación de joven asesino en Jonesboro
Por Michel Leidermann
158A.jpg
La liberación de Mitchell Johnson, un joven que acaba de cumplir 21 años y que a los 13 protagonizó un tiroteo en su escuela que dejó cinco muertos, ha reavivado la indignación por la debilidad del sistema penal de menores en Estados Unidos. Su salida en libertad debía haber ocurrido el jueves 11 pero las autoridades aun no lo han confirmado.
"Independientemente de que se quiera aceptar o no, Johnson ha cumplido la sentencia que le impuso la corte’’, declaró Jack McCann, jefe de policía, de la ciudad de Jonesboro en el condado de Craighead de Arkansas, escenario del suceso.
Según las leyes que regían entonces en Arkansas, y que posteriormente fueron modificadas, los asesinos menores de edad debían quedar libres al cumplir los 18 años. Pero los investigadores federales lograron mantenerlo en la cárcel hasta los 21, al sumar a los cinco muertos y diez heridos, la acusación de posesión de armas de fuego.
Las nuevas leyes permiten que aquellos criminales sentenciados como juveniles pueden ser enviados a una presión para adultos, por un tiempo y sólo en algunos casos difíciles de probar por los fiscales, después de haber cumplido su condena como juveniles
Las autoridades confirmaron que reforzarán la vigilancia en los alrededores de la escuela de enseñanza media ‘’Westside’’ (middle school), donde el 24 de marzo de 1998, Mitchell y su compañero Andrew Golden —entonces de 11 años— dispararon indiscriminadamente y asesinaron a cuatro alumnas y a una profesora
Los muchachos llegaron a la escuela vestidos de camuflaje, hicieron sonar la alarma de incendio para obligar a salir del edificio a los escolares y docentes, y comenzaron a disparar con poderosos rifles de caza que habían robado de casa del abuelo de Golden.
Los ciudadanos de Jonesboro, de poco más de 50.000 habitantes, están indignados de poder encontrarse con Johnson en plena calle y vuelven a cuestionar las leyes criminales para menores.
Johnson cumplió el jueves 11 los 21 años y, aunque las autoridades federales no pueden confirmar si está en libertad o no, porque la ley exige el secreto cuando se trata de jóvenes que eran menores en el momento de cometer el crimen, el hecho de pensar que ya puede estar libre ha reavivado la pesadilla de hace siete años.
Todos cuestionan el hecho de que este joven pueda empezar de cero, como si nada hubiese pasado, ya que el sistema obliga también a borrar sus antecedentes penales y no prevé ninguna restricción para que, por ejemplo, pueda comprar armas o votar en una elección.
Jeannie Williams, madre de la profesora asesinada, fue más contundente y en declaraciones al diario ‘’The Jonesboro Sun’’ afirmó que ‘’le tenía pavor a este día desde hace tiempo’’ y denunció que no es justo que "nosotros nunca podamos ser los mismos y él pueda continuar su vida".
La madre de Johnson, Gretchen Woodard, ha querido tranquilizar a sus vecinos, asegurando que su hijo no volverá a pisar el lugar de los hechos ni los alrededores. Aseguró que lamenta lo ocurrido y que el mayor deseo de su hijo es prepararse para ser un pastor religioso e hizo un llamamiento para que se conceda a su hijo una segunda oportunidad.
Pero sus palabras no convencen a quienes vivieron la tragedia especialmente a los familiares de las cinco víctimas mortales de la matanza: Natalie Brooks, de 11 años; Paige Herring, Stephanie Johnson y Brittany Varner, de 12 años, y la profesora de inglés Shannon Wright, de 32 años, alcanzada por un balazo cuando intentó proteger del tiroteo a una de las alumnas.
La policía patrulla los alrededores de la escuela y también las inmediaciones de la casa donde vive la familia del joven, para evitar posibles represalias.
Esta pesadilla para la comunidad de Jonesboro se repetirá el 25 de mayo de 2007, cuando el otro joven asesino, Andrew Goleen, cumpla los 21 años y pueda también salir en libertad.
La pregunta que debemos hacernos es: ¿A que edad debería ser un criminal responsable por el resto de su vida? ¿Debería importar la edad del asesino cuando el crimen es tan horrendo? ¿Deberían borrarse todos los antecedentes de sus fichas personales? Este joven asesino ahora puede ahora comprar legalmente un arma si lo quisiera y potencialmente volver a matar.
La ley dice que los menores de una cierta edad no pueden ser tenidos como responsables de sus acciones. La edad varía de estado a estado, pero en la mayoría de ellos, estos jóvenes criminales sólamente pueden permanecer presos hasta los 18 o 21 años. Después salen en libertad y se incorporan a la población general.
No hay que dejar de tener presente los horrores de los crímenes que también se cometen en las prisiones por los mismos presos contra sus compañeros (palizas, violaciones, esclavitud, drogas, etc.), aún en las prisiones juveniles.
De alguna forma la sociedad debe ayudar a estos jóvenes a cambiar para bien. Aún en las personas más amargadas, resentidas o dolientes, existe una pequeña llama de esperanza y de fe de que en esas almas jóvenes todavía existe un ser humano, que merece compasión y ayuda. Es uno de nosotros a pesar de todo.
Claro que algunos de estos jóvenes no tienen remedio y seguirán siendo una amenaza para la sociedad. Sin embargo debemos hacer algo para tratar de rehabilitarlos, educarlos y cuidarlos. Devolverles algo de humanidad, aunque ellos se la hayan quitado a otros.
La respuesta es difícil. Muy difícil. Pero también es parte de existir como persona, como ser humano, cuando junto al odio por los crímenes cometidos, también debe existe el perdón, que al final de cuentas debe ser lo que más se valore y nos salve.
Edición de esta semana
EL BARRIO SUDOESTE DE LITTLE ROCK OFRECE NUEVOS SERVICIOS Y OPORTUNIDADES
Por Michel Leidermann
La oficina del Censo de los EE.UU. anuncio que la población de Arkansas llegó a 3,021,991 personas en 2017 de las cuales 7.2% eran latinas o de origen latino lo que se traduce en 218.000 en Arkansas. Este número, aunque en opinión de muchos, la realidad está más cercana a los 230.000 latinos.   / ver más /
Con más muertes por gripe reportadas en Arkansas en la última semana, la cifra de muertos se elevó a 140 en lo que ya se había convertido en la temporada de gripe más mortal del estado en al menos 17 años.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
“No se supone que suceda aquí” dijeron los padres de los estudiantes en Parkland, Florida. "No, no se supone que suceda en ningún lado, pero las matanzas masivas suceden con una frecuencia venenosa. Y en un horrible miércoles14, el Día del amor y la amistad, sucedió en el sur de la Florida. Padres, abuelos, hermanos, amigos han visto sus vidas cambiar para siempre.   / ver más /