UNA FRONTERA EFICIENTE
Por Michel Leidermann

Las críticas a la estrategia inmigratoria del gobierno de Trump son bien merecidas; su posición sobre la frontera ha sido no solo una catástrofe humanitaria y moral, sino que también ha empeorado la situación.

Las noticias de que el gobierno Trump considera transportar a los migrantes hasta las ciudades santuario, socava aún más la ineficacia de su enfoque. Parece estar más interesado en usar el proyecto en contra a quienes percibe como sus enemigos políticos, que en resolver los problemas.

Pero por descarriada que sea la estrategia presidencial con la inmigración, no es suficiente criticar al gobierno, debemos encontrar la forma de tener una conversación racional sobre cómo poner orden en medio del caos migratorio. Es lo que los estadounidenses esperan y merecen de parte de sus legisladores.

Deberíamos comenzar por reconocer que las actuales políticas migratorias fueron diseñadas para la frontera de 20 años atrás, cuando la inmigración provenía principalmente de México y consistía mayormente de adultos solteros que buscaban trabajo. 

El tráfico real en la frontera actual, es abrumadoramente de familias con hijos y de niños que viajan solos desde América Central. No buscan huir de la patrulla fronteriza; vienen buscando a los agentes a fin de pedirles ayuda y entregarse, pero las instalaciones con que trabajan los agentes no están equipadas para las familias ni para los niños. No hemos visto nunca antes el número de familias y niños no acompañados que están llegando ahora.

Parte del debate debería concentrarse en cómo brindar un trato humanitario a quienes no lo tienen.

Este gobierno también desmanteló totalmente el proceso interno del país que el gobierno de Obama había comenzado a establecer, que por primera vez les brindaba a los potenciales refugiados los medios ante las cortes para demostrar que enfrentan peligros y buscan la posibilidad de reestablecerse en algún otro lugar de la región antes de emprender la peligrosa travesía por México. 

La respuesta a los abrumadores problemas en América Central nunca iba a ser que todos los que huyen terminaran viviendo en Estados Unidos. Pero tenemos que hallar soluciones y este gobierno ha abdicado toda la autoridad moral que podríamos aportar a este proceso.

También deberíamos ocuparnos de nuestro agobiado sistema de asilo en Estados Unidos. 

Imagínenos que en lugar de una patrulla fronteriza sin los recursos adecuados que podría separarlo de su hijo, tenemos una frontera con instalaciones decentes, con funcionarios de asilo entrenados para realizar las evaluaciones iniciales y poder llegar a una decisión informada sobre cada caso. Imagínese si quedara en claro desde un principio que se podría esperar una respuesta justa y expeditiva, y de no ser así, podría esperar ser deportado de un modo humanitario. 

No debemos caer en la trampa de creer que estos son problemas insolubles. Esa es la esencia del argumento del presidente Trump para los muros y para el tratamiento cada vez más despiadado de los seres humanos en esta crisis. 

Es hora de que los legisladores vean qué ha cambiado en la frontera y acepten una nueva posición para los desafíos que enfrentamos ahora. No será fácil cambiar la dinámica en la frontera; no hay soluciones rápidas. Pero existen estrategias de políticas a disposición de quienes sean lo suficientemente reflexivos y visionarios para buscarlas, y pueden lograr tanto una frontera segura como una puerta de entrada ordenada para quienes ameritan ser protegidos bajo la ley. No son solo los migrantes quienes se merecen este resultado; el pueblo estadounidense también se lo merece. 

 

Edición de esta semana
LOS ASOMBROSOS PECES DE TANIA PÓO
Por Michel Leidermann
Al visitar el sábado 11 en el Jardín Bernice de Little Rock el evento de “Tacos y Tianguis” organizado por El Zócalo, Centro de Recursos para Inmigrantes, me encontré con la agradable sorpresa de descubrir un tipo de arte en papel que yo desconocía hasta la fecha. Otros asistentes también decían ¡Qué padre…! al admirar los hermosos peces de color que no parecen hechos de papel.   / ver más /
La idea de celebrar el Día del Padre se originó en 1909, cuando una mujer, Sonora Louise Smart, nacida en Jenny Lind, condado de Sebastian, Arkansas en 1882, propuso la idea. Ella quería homenajear a su papá, William Jackson Smart, quien sirvió como sargento en el regimiento de artillería de Arkansas (Union’s First Arkansas Light Artillery) durante la Guerra Civil. La familia se trasladó posteriormente en 1887 cerca de Spokane, Estado de Washington.   / ver más /
A medida que Arkansas sufre inundaciones y daños históricos, la Procuradora General, Leslie Rutledge, advierte a los residentes que tengan cuidado con los estafadores de seguros contra inundaciones que intentarán robarle su dinero en medio del caos.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los profesionales médicos de Arkansas y todo el país están de acuerdo en que nos enfrentamos a una enorme escasez de médicos y enfermeras. Por lo general, las enfermeras son la primera persona que un paciente ve, la persona que ordenará sus medicamentos a la farmacia, la persona que lo “seguirá” cuando el tratamiento esté completo.   / ver más /