PETE BUTTIGIEG, LA SORPRESA DEMÓCRATA QUE ROMPE TODOS LOS ESQUEMAS
ES ALCALDE DE UNA CIUDAD DE LA CONSERVADORA INDIANA Y AHORA VA TERCERO EN LOS SONDEOS
15563A.jpg

Pete Buttigieg, alcalde de South Bend, una ciudad de 100.000 habitantes en el conservador Estado de Indiana, religioso, veterano de Afganistán, gay, políglota, graduado en Harvard y Oxford de solo 37 años quiere convertirse en el presidente más joven de EE.UU..

Buttigieg no necesita subirse a las mesas para llamar la atención. El precandidato demócrata roba las miradas cuando lamenta el incendio de Notre Dame en francés o ampara la inmigración en español. El veterano de guerra sobresale cuando presume de tener más experiencia militar que cualquier presidente desde George H. W. Bush. defiende su fe cristiana mientras en un vídeo aparece tocando el piano en un concierto de los Ben Folds Five. 

En cuestión de tres meses, se ha disparado en popularidad. Consiguió el tercer puesto solo detrás de los veteranos Bernie Sanders y Joe Biden.

Las donaciones también han ido subiendo a un ritmo descomunal. Pasó de recaudar $120.000 en enero, a cerrar el primer trimestre con $7 millones). Gastó menos de un 10% de lo obtenido, convirtiéndose en el candidato que invirtió con mayor eficacia su dinero.

Buttigieg intenta hablar poco de Donald Trump. Cuando a finales de marzo participó en un programa con preguntas abiertas del público en CNN, una de sus primeras grandes apariciones televisivas en la carrera, se defendió bien: contestó rápido, sonrió lo suficiente para mostrarse cálido, pero sin parecer frívolo y, como de costumbre, no pronunció el nombre del presidente porque “no se trata de él”. Defendió que el sistema electoral debería cambiar para que “el que más votos obtiene, gane”. Eso supone eliminar el actual sistema de colegio electoral. 

El “candidato de laboratorio”, como lo llaman algunos, parece haber destronado al texano Beto O’Rourke en su puesto de fenómeno demócrata, a un año y medio de las elecciones.

Hijo de madre estadounidense y padre maltés, se acostumbró desde temprano a los galardones. 

De niño soñaba con ser piloto. Entró a estudiar Historia y Literatura en Harvard y luego, con la ayuda de la prestigiosa beca Rhodes, cursó Filosofía, Política y Economía en Oxford. Con una batería de premios y honores a cuesta, trabajó durante tres años en la consultora McKinsey, para después renunciar y volver a su pequeño pueblo y en 2011, a los 29 años, se convirtió en alcalde más joven de South Bend. 

Antes de presentarse a la reelección, y bajo la gubernatura del ultrareligioso y actual vicepresidente de EE UU, Mike Pence, Buttigieg le comunicó a la ciudadanía que era homosexual. Lo hizo a los 33 años, tras llegar de servir en Afganistán como oficial de Inteligencia de la Armada.

El alcalde pensaba que servir en el Ejército y ser un funcionario electo en su Estado era “totalmente incompatible” con su sexualidad. En la reelección obtuvo el 80% de los votos en la elección, seis puntos más que la primera vez.

En los dos mandatos al frente de South Bend ha logrado aumentar la tasa de empleo y dejar atrás la agonizante industria manufacturera para dar paso a la de tecnología. 

Dice que le encanta ser alcalde de su ciudad, aunque compitió sin éxito para presidir el Comité Nacional Demócrata (DNC) en 2017. Lo que se interpretó como un fracaso puede ser una de las grandes ventajas del Buttigieg candidato. Esa postulación le ofreció un escaparate nacional dentro del partido, algo que no había logrado trabajando para el senador Ted Kennedy o en las campañas presidenciales de John Kerry y Barack Obama. 

Dice que tiene posturas políticas fuertes, pero que vendrán luego. Ahora habrá que ver si las presenta antes de que aparezca otro candidato fenómeno y la atención sobre él se desvanezca. 

 

Edición de esta semana
“SACAL: UN MEXICANO UNIVERSAL” UNA EXHIBICIÓN EN LITTLE ROCK, DESTACA ALGUNAS DE LAS OBRAS DEL ARTISTA MEXICANO JOSÉ SACAL 
El escultor mexicano José Sacal falleció en octubre después de una trágica enfermedad, dejando atrás una enorme obra que consiste en pequeñas esculturas de exhibición y monumentales exhibiciones de arte público.   / ver más /
EL AÑO PASADO, ARKANSAS SE UBICÓ TERCERO EN EL PAÍS CON LA TASA RÉCORD DE 37.1%   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Todo país debe vigilar sus fronteras y hacer cumplir sus leyes.   / ver más /