EL SS SULTANA SUFRIÓ EL MAYOR DESASTRE MARÍTIMO DE LA HISTORIA DE LOS ESTADOS UNIDOS, CON UNOS 1200 MUERTOS
EL BARCO FUE DESTRUIDO POR UNA EXPLOSIÓN PROVOCADA POR TRES CALDERAS EL 27 DE ABRIL DE 1865, CERCA DE MARION EN ARKANSAS 
15485A.jpg

El desastre del barco de vapor SS Sultana en 1865, al final de la Guerra Civil estadunidense, se llamó el peor desastre marítimo de Estados Unidos. 

Sin embargo, para una nación que acababa de salir de la guerra y todavía se estaba recuperando del asesinato del presidente Abraham Lincoln, la pérdida estimada de 1,200 soldados que regresaban a casa por el río Mississippi, apenas si cubrió las noticias nacionales. 

El SS Sultana era un barco de vapor de madera de 260 metros de largo, construido en Cincinnati en 1863, que transportaba regularmente pasajeros y carga entre San Luis y Nueva Orleans por el río Mississippi.

El 23 de abril de 1865, el barco atracó en Vicksburg para resolver los problemas con sus calderas durante un viaje de rutina desde Nueva Orleans. Mientras estaba en el puerto, fue contratado por el gobierno de los Estados Unidos para trasladar a los ex prisioneros de guerra de la Unión desde las prisiones confederadas, como Andersonville y Cahaba, de regreso al territorio del Norte. 

El ejército pagó al capitán del SS Sultana, J. Cass Mason, que era uno de los dueños del barco, $2.75 por cada hombre alistado y $8 por cada oficial que llevara a bordo. Para cumplir con el lucrativo contrato, El capitán optó por reparar las calderas parcialmente en lugar de realizar reparaciones más extensas y prolongadas.

Aquellos que abordaron el navío de ruedas de paletas laterales, se encontraron que un barco construido para 376 pasajeros, según algunos informes llevaban a 2,138, con 85 miembros de la tripulación, así como a 70 mujeres y niños en cabinas de pasajeros y numerosas cabezas de ganado con destino a los mercados de San Luis.

El SS Sultana navegó hacia el norte hasta el Mississippi, pero el grave hacinamiento de sus pasajeros con hombres durmiendo en la cubierta o en cualquier lugar donde pudieran encontrar espacio y la corriente más rápida del río causada por el deshielo de primavera, aumentaron la presión sobre las calderas recién remendadas. 

Poco después de salir de Memphis, Tennessee, el 27 de abril aproximadamente a las 2:00 a.m., el Sultana estaba a 10 millas río arriba de Memphis cuando tres de las cuatro calderas del barco explotaron destrozando el centro del barco y provocando un incendio incontrolable hasta la línea de flotación y se hundió cerca de Memphis.

Muchos de los que no murieron inmediatamente intentaron nadar hasta la orilla. 

Los hombres que habían estado durmiendo de repente se encontraron inmersos en las frías aguas del río. Muchos murieron instantáneamente por la explosión, el fuego, las maderas que cayeron, la metralla y el vapor abrasador de las calderas, así como por ahogamiento. Los informes estiman el número de muertos tan alto como 1,800, con cientos de cuerpos flotando en el río cuando los residentes de Memphis despertaron a la mañana siguiente.

Cerca de 500 supervivientes, muchos de ellos con horribles quemaduras, fueron trasladados a hospitales de Memphis, hasta 300 de ellos murieron con posterioridad a causa de sus heridas. Continuaron encontrándose cadáveres de las víctimas río abajo durante varios meses después del accidente.

Según testigos, los restos de la Sultana tardaron unos 20 minutos en quemarse hasta la línea de flotación, finalmente descansando en el lodo de la ribera de Arkansas del Mississippi. Se cree que hoy están enterrados bajo unos 20 pies de tierra debajo de un campo de soja cerca de Marion (Condado de Crittenden) en el noreste de Arkansas. 

Muchos de los muertos fueron enterrados en los cementerios de Memphis, mientras que algunos de los que pudieron ser identificados fueron llevados a lugares como Ohio, donde los marcadores de los cementerios les rinden tributo. Los sobrevivientes del desastre de Sultana formaron una asociación nacional en la década de 1880, y sus descendientes celebran reuniones anuales en el aniversario de la tragedia.

Se desconoce el número exacto de muertes, aunque la evidencia más reciente indica 1.169, cifra inferior a las 1.517 muertes atribuidas al desastre del Titanic en el Atlántico norte 47 años después.

En 1880, el 51º Congreso de los Estados Unidos, en conjunto con el Departamento de Guerra, reportó la pérdida de vidas a bordo del Sultana como 1.259. El conteo oficial por el Servicio de Aduanas de los Estados Unidos fue de 1,547.

En 1880, el Departamento de Guerra colocó el número de sobrevivientes en 931, pero la investigación más reciente coloca el número en 969.

Existen monumentos para conmemorar a las víctimas del Sultana en Memphis y Knoxville (Tennessee), Vicksburg (Misisippi), Cincinnati (Ohio) y otras ciudades.

En Marion un marcador histórico rinde homenaje al desastre del Sultana. 

 

Edición de esta semana
LOS ASOMBROSOS PECES DE TANIA PÓO
Por Michel Leidermann
Al visitar el sábado 11 en el Jardín Bernice de Little Rock el evento de “Tacos y Tianguis” organizado por El Zócalo, Centro de Recursos para Inmigrantes, me encontré con la agradable sorpresa de descubrir un tipo de arte en papel que yo desconocía hasta la fecha. Otros asistentes también decían ¡Qué padre…! al admirar los hermosos peces de color que no parecen hechos de papel.   / ver más /
La idea de celebrar el Día del Padre se originó en 1909, cuando una mujer, Sonora Louise Smart, nacida en Jenny Lind, condado de Sebastian, Arkansas en 1882, propuso la idea. Ella quería homenajear a su papá, William Jackson Smart, quien sirvió como sargento en el regimiento de artillería de Arkansas (Union’s First Arkansas Light Artillery) durante la Guerra Civil. La familia se trasladó posteriormente en 1887 cerca de Spokane, Estado de Washington.   / ver más /
A medida que Arkansas sufre inundaciones y daños históricos, la Procuradora General, Leslie Rutledge, advierte a los residentes que tengan cuidado con los estafadores de seguros contra inundaciones que intentarán robarle su dinero en medio del caos.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los profesionales médicos de Arkansas y todo el país están de acuerdo en que nos enfrentamos a una enorme escasez de médicos y enfermeras. Por lo general, las enfermeras son la primera persona que un paciente ve, la persona que ordenará sus medicamentos a la farmacia, la persona que lo “seguirá” cuando el tratamiento esté completo.   / ver más /