SOCIALISMO NO ES COMUNISMO
Por Michel Leidermann

“Socialismo” es un rótulo que ha sido adoptado por algunos demócratas en su postura actual. Los republicanos están utilizando el mismo término para asustar a los más conservadores. 

El socialismo es un sistema económico donde las formas de ganarse la vida (fábricas, oficinas, etc.) son propiedad de la sociedad en su conjunto, lo que significa que el valor de los productos o servicios pertenece a todos en esa sociedad, en lugar de a propietarios privados. Las personas que están en este tipo de sistema se llaman socialistas.

Hay dos maneras en que los socialistas piensan que la sociedad puede poseer los patrimonios para producir riqueza: o se usa el estado (gobierno del país) o se usan cooperativas de propiedad de los trabajadores. Otra creencia importante es que supone que la gestión y el intercambio se basan en intereses públicos. Los socialistas creen que todo en la sociedad se logra por los esfuerzos cooperativos de todas las personas.

El comunismo es un sistema político y económico en el que los principales recursos productivos de una sociedad (minas, fábricas, granjas, etc.), son propiedad del público o del estado, y la riqueza se divide entre los ciudadanos por igual o según las necesidades individuales.

En cierto modo, el comunismo es una forma extrema de socialismo. Muchos países tienen partidos políticos socialistas dominantes, pero muy pocos son verdaderamente comunistas. De hecho, la mayoría de los países capitalistas, incluido los EE.UU. tienen programas gubernamentales que se basan en principios socialistas.

El socialismo a veces se usa indistintamente con el comunismo, pero las dos filosofías tienen marcadas diferencias. En particular, el comunismo es un sistema político, el socialismo es principalmente un sistema económico que puede existir en una amplia gama de sistemas políticos.

El socialismo permite la propiedad de bienes personales. En el comunismo todos los bienes son propiedad del estado. El socialismo promueve la distribución de la riqueza según la contribución. El comunismo, en teoría, promueve la distribución de la riqueza según la necesidad.

Los socialistas no tienen problema con un gobierno democrático. Los comunistas insisten en el control total del estado sobre la propiedad, la producción y la distribución del ingreso, y se rigen por regímenes totalitarios.

Hay muchas naciones socialdemócratas, como Suecia y Noruega, y varias repúblicas democráticas, como Francia y Gran Bretaña, que adoptan programas socialistas como la atención médica universal y los beneficios laborales obligatorios. Estas naciones son todas economías capitalistas.

Los EE.UU. tiene programas socialistas. Dos de ellos, el Seguro Social y Medicare, son ampliamente apoyados y son extremadamente populares. Hemos tenido el Seguro Social desde la década de 1930 y Medicare desde la década de 1960. Se autofinancian a través de impuestos individuales y empresariales.

Otros programas socialistas populares son las leyes laborales que protegen a los sindicatos, garantizan salarios mínimos y exigen pago de horas extra.

Los EE.UU. no tienen atención médica universal proporcionada por el gobierno, pero sí Medicaid para las personas de bajos ingresos, y Medicare para los jubilados y discapacitados. La mayoría está de acuerdo que estos programas son beneficiosos para nuestra sociedad, han existido durante tanto tiempo, y no siente que estén asociados con el socialismo o el comunismo.

Las personas más felices de este planeta, según numerosas encuestas, residen en países que son democracias socialistas, donde ciertas políticas y programas gubernamentales garantizan beneficios que son esenciales para una calidad de vida, como atención médica asequible, tiempo de vacaciones adecuado, vivienda asequible y un entorno limpio. 

 

Edición de esta semana
¡FELICIDADES MÉXICO! EN EL 209 ANIVERSARIO DE SU INDEPENDENCIA
El proceso de la independencia de México fue uno de los más largos de América Latina. La llamada Nueva España permaneció bajo el control de la Corona española por unos tres siglos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, ciertos cambios en la estructura social, económica y política de la colonia llevaron a una élite ilustrada de novohispanos a reflexionar acerca de su relación con España. Sin subestimar la influencia de los tres eventos históricos  principales: la Ilustración (el movimiento filosófico, político, literario y científico que se desarrolló en Europa y sus colonias a lo largo del siglo XVIII), la Revolución Francesa (un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa de 1789 a1799) ni la independencia de Estados Unidos, el hecho que llevó a la élite criolla a comenzar el movimiento emancipador, fue la ocupación francesa de España, en 1808.    / ver más /
Por Michel Leidermann En una ceremonia y banquete de gala a celebrarse el viernes 13 de septiembre en el Centro Presidencial William J. Clinton de Little Rock, LULAC Little Rock entregará los certificados de becas a 43 estudiantes universitarios latinos de Arkansas Central.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Después de los tiroteos masivos en El Paso y Dayton, los defensores conservadores de armas de fuego describen el problema de la violencia armada como demasiado difícil de solucionar. El cabildeo de los fabricantes de armas y aquellos que quieren acceso ilimitado a las armas afirman que hay muy poco que se pueda hacer para evitar la matanza de inocentes y el aumento desenfrenado de la violencia armada y los tiroteos masivos en el país.   / ver más /