Nos buscan cuando necesitan
Un par de semanas después de que los electores latinos respaldaron a los demócratas con un 69% de sus votos, lamentablemente ya hemos recibido el pago de nuestra preferencia: ningún legislador latino en cargos de liderazgo en la Cámara de Representantes.
Es un problema grave este de ser y no pertenecer a la elite gobernante de este país, aun con todo el progreso de los últimos años. Los latinos somos la minoría más grande del país. En algunos estados estamos alcanzando niveles enormes de influencia social y económica. Pero cuando de votos se trata, nos buscan sólamente cuando nos necesitan. Pero aún no pertenecemos a la mayoría anglo. Aún cuando se habla de “minorías” en este país, se piensa automáticamente en “negro”. Es como si los latinos no existiéramos como grupo.
Si las cifras de las encuestas de salida de urna son ciertas, un 8% de todos los que votaron en la reciente elección del 7 de noviembre, fueron latinos, una cifra récord. Casi un 70% de estos latinos se volcó hacia los demócratas, motivados por la frustración sobre la guerra en Irak, la economía y la fallida reforma migratoria.
Los dirigentes de los grandes partidos, en particular los demócratas, tienen décadas diciendo que somos un grupo importante y que quieren nuestro voto. Pero han hecho muy poco para merecerlo y menos aún para recompensarnos.
No hace mucho que el presidente del Comité Nacional Demócrata, Howard Dean, dijo en una entrevista al diario La Opinión de Los Ángeles: “Los latinos son más importantes que nunca”, declaró.
Pero los hechos hablan más fuerte que las palabras.
Curiosamente, la congresista Grace Napolitano, presidenta del Comité (Caucus) latino del Congreso, dijo en una reunion del liderazgo latino que se llevó a cabo el año pasado en Texas, “El partido ha ignorado a los latinos por décadas. Y ya es hora de que digamos ¡Ya basta!”. Allí, Dean, igualmente prometió que habría más líderes latinos en puestos de importancia.
Esta vez fuimos de algo a peor. En el anterior Congreso, Bob Menéndez de New Jersey, fue “Whip” de la minoría (es la persona responsable que los legisladores de su partido voten cada vez que sea necesario) —el tercer puesto en importancia de la bancada. Ahora que el partido demócrata volvió al control de Congreso con fuerte apoyo de los latinos, ni siquiera nos han tirador un hueso para el perro.
Los republicanos, por su parte, resentidos por el rechazo latino y el del resto del país en esta elección, hicieron su movida simbólica: nombraron a Mel Martínez, un senador cubano americano, que apoya la reforma migratoria integral, como líder del Partido Republicano. Puede ser una maniobra poética únicamente, pero es más de lo que hicieron los demócratas.
Igualmente, el tema migratorio no está, ni remotamente, en la famosa Nueva Dirección para Estados Unidos, que han presentado los demócratas como sus prioridades para el próximo Congreso y muchos de los demócratas recién electos son bastante conservadores. Casi parecen republicanos.
Pareciera que el que va a empujar más fuerte por la reforma migratoria va a ser el presidente George W. Bush, quien hace seis años lanzó la primera piedra… Fue Bush por increíble que parezca, quien primero pidió los legisladores que facilitaran una reforma inmigratoria y un programa de visas para trabajadores temporales. Ahora queda por verse si la nueva mayoría demócrata cumple con la palabra empeñada.
Edición de esta semana
MARÍA MENESES
María Meneses confía en la idea de que Estados Unidos cumplirá con sus promesas a los jóvenes que fueron traídos ilegalmente por sus padres, cuando aún eran niños, y a quienes el ex presidente Barack Obama dio la oportunidad de crecer como personas y contribuir positivamente al país.   / ver más /
Arkansas tiene una población inmigrante pequeña pero creciente. En 2015, 142.841 inmigrantes (personas nacidas en el extranjero) comprendían el 4,8% de la población dividida en 63,803 mujeres, 67,229 hombres y 11,809 niños. Sus principales países de origen fueron México (38.1%), El Salvador (12.8%), India (6.7%), Guatemala (4%) y China (3.6%).   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Hace un año la elección presidencial dio como ganador al republicano Donald Trump. El proceso y el resultado, más allá de quién salió victorioso, dejó reflexiones y dudas sobre nuestra democracia.   / ver más /