QUÉ DICEN LOS HISTORIADORES SOBRE EL ASPECTO REAL DE JESÚS
15063A.jpg

Después de siglos y siglos tanto en el arte como en la religión, se sedimentó la imagen más conocida de Jesús: un hombre blanco, barbudo, de cabello largo castaño claro y ojos azules.

A pesar de ser un retrato ya conocido por la mayoría de los cerca de 2.000 millones de cristianos que hay en el mundo, se trata de una recreación que debe haber tenido poco que ver con la realidad.

El Jesús histórico, señalan expertos, muy probablemente era moreno, bajito y mantenía el cabello recortado, como los otros judíos de su época.

La dificultad para saber cómo lucía Jesús viene del mismo origen del cristianismo: el Nuevo Testamento, la parte de la Biblia que narra la vida de Jesús, no hace ninguna descripción de su aspecto.

15063B.jpg

Los evangelios no lo describen físicamente, no dicen si era alto o bajo, agraciado o fuerte. Lo único que dicen es su edad aproximada, unos 30 años. Esta ausencia de datos parece indicar que los primeros seguidores de Jesús no se preocupaban por tal información, que para ellos era más importante registrar las ideas que decir cómo era físicamente.

En 2001, para un documental producido por la BBC, un experto forense en reconstrucciones faciales, el británico Richard Neave, utilizó sus conocimientos científicos para alcanzar una imagen cercana a la realidad. A partir de tres cráneos del siglo I, de antiguos habitantes de la misma región donde Jesús habría vivido, él y su equipo recrearon, utilizando modelado 3D, un rostro típico que muy bien pudo haber sido el de Jesús.

Los esqueletos de judíos de esa época muestran que la altura media era de 1,60 m y que la gran mayoría de hombres pesaba poco más de 50 kilos. Los judíos de la época eran biológicamente similares a los judíos iraquíes de hoy en día, así que debe asumirse que Jesús tenía cabello marrón oscuro a negro, ojos castaños, piel morena, un hombre típico de Oriente Medio.

Otra cuestión interesante es la cabellera de Jesús. En la Epístola a los Corintios (uno de los libros de la Biblia), el apóstol Pablo escribe que “es una deshonra para el hombre tener pelo largo”, por lo que Jesús no habría tenido cabello largo, como suele ser retratado.

Para el mundo romano, la apariencia aceptable para un hombre era que llevara la barba afeitada y el cabello corto. Aunque en la antigüedad, los filósofos probablemente se dejaban la barba larga.

Expertos también creen que las imágenes que se han usado a lo largo de los siglos siempre han intentado retratar al Cristo, es decir, a la figura divina, de hijo de Dios, y no al Jesús humano. La representación de Jesús barbudo y peludo surgió en la Edad Media, durante el auge del imperio Bizantino.

Como la Iglesia occidental no seguía tales normas, los artistas que representaron a Cristo a lo largo de los siglos lo crearon a su modo.

En ese sentido, el problema es que se piense que la divinidad debe presentarse con facciones europeas porque éstas representan a aquellos que están arriba en la ‘escala social’.

Esta distancia entre el Jesús “europeo” y los nuevos fieles de países lejanos, se redujo en la búsqueda de una representación mucho más intermedia, un “Jesús étnico”.

Por ejemplo, Imágenes de Jesús en Macao, la antigua colonia portuguesa en China, lo muestran con ojos rasgados, con la forma de vestir de un chino, mientras que en Etiopía, hay registros de un Jesús con rasgos negros. 

 

Edición de esta semana
SABORES VENEZOLANOS EN LITTLE ROCK CON EL "TREN AL SUR"
Por Michel Leidermann
Mientras que en Little Rock hay varios restaurantes mexicanos, una nueva lonchera de comidas (food truck) “Tren Al Sur” está sirviendo sabores de más al sur, precisamente de Venezuela.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Pinocho, el muñeco de madera al que le crece la nariz cada vez que miente, imaginado por el escritor italiano Carlo Collodi a finales del siglo XIX, ha renovado su popularidad gracias a Donald Trump.    / ver más /