¿DESAFÍO SOCIAL PARA LAS MUJERES?
Por Michel Leidermann

La credibilidad de las víctimas es el verdadero desafío social, sea en las audiencias del Senado sobre el juez Kavanaugh o en las denuncias a las autoridades policiales.

Solo una cuarta parte de las mujeres asesinadas por sus parejas habían denunciado y las que se han atrevido a hacerlo han muerto desprotegidas. 

Educar en la igualdad parece hoy un lema gastado en lugar de una política concreta en la que todos deberían avanzar de la mano.

Pero hay otro frente que no se mide con dinero ni estadística alguna. Las audiencias para la confirmación del juez Kavanaugh como candidato al Supremo se han convertido en altavoz del enorme grito colectivo contra el acoso sexual. 

Christine Blasey Ford ha desvelado su intento de violación y el Senado está reviviendo las traumáticas sesiones de 1991, cuando Anita Hill hizo acusaciones parecidas contra el entonces candidato Thomas Clarence quien fue confirmado al Supremo, del que aún forma parte, pero que no habría ocurrido si entonces hubiera existido al movimiento del “MeToo”.

Tres cuartas partes de las víctimas no denuncian las agresiones porque el miedo se convierte muchas veces en un infierno potencial peor que el del propio maltrato. Y quienes denuncian se enfrentan a la peor barrera: la falta de credibilidad. Creer o no creer a las víctimas es el verdadero muro que, como cultura, sociedad o civilización, debemos derribar.

 

 

REGRESO A LA DEMOCRACIA

Estados Unidos está experimentando una crisis política. Los dos principales partidos se han distanciado tanto que ninguno de los dos está dispuesto a trabajar juntos. Ambos ofrecen a los electores, candidatos que no tienen una visión viable para nuestro estado o nuestro país. Estos candidatos concentran sus energías en desinformación, ataques personales y posiciones extremistas que solo los partidarios más extremos de cada partido exigen.

La inacción en Washington, D.C., y también en nuestra Legislatura de Arkansas, se puede atribuir al hecho de que las partes están más preocupadas por el control de la institución que por abordar los problemas que los votantes enfrentan a diario. Como resultado, incluso los líderes políticos mejor intencionados están paralizados. Los líderes elegidos no están resolviendo problemas y haciendo cosas para el beneficio del pueblo. 

La participación electoral disminuye casi todos los años. ¿Por qué? Porque los votantes quieren opciones positivas en las elecciones. ¿Cuántas veces se quejan los votantes de tener que elegir entre el “menor de dos males”? 

En Arkansas, más del 60% de los candidatos en nuestras elecciones generales se presentan sin oposición. El sistema político actual está en peligro y, entonces, nuestros valores estadounidenses junto con él.

Es hora de que los ciudadanos de Arkansas se unan e inviertan en cambiar los estímulos políticos que están creando este comportamiento. Esto comienza con un cambio fundamental en la forma en que elegimos a nuestros candidatos. Debemos darles a los votantes opciones reales en las elecciones, competencia efectiva y eliminar las barreras artificiales que los partidos políticos han creado para separarnos.

Los votantes de Arkansas quieren que sus líderes políticos resuelvan problemas y aprueben una legislación sólida, en favor de quienes los eligieron y no en favor de ellos mismos. 

¿No es eso de lo que se trata la democracia?

 

Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /