EL BOTAOSHI, EL EXTRAÑO DEPORTE DE JAPÓN QUE PARECE UNA GUERRA Y COMBINA EL RUGBY, LAS ARTES MARCIALES Y EL SUMO
CADA AÑO LA MAYORÍA DE LOS JUGADORES SALEN LESIONADOS TRAS EL ENCUENTRO
14711A.jpg

Pero hay deportes que parecen una guerra. Y uno de ellos es el botaoshi (se traduce como “tumbar el poste”), una práctica deportiva japonesa en la que, en un campo de 300 metros de largo, 150 jóvenes divididos en dos equipos se enfrentan entre sí con dos objetivos.

Uno de los equipos, el de intentar inclinar un poste. El otro, armado de sus manos, sus piernas y su propio peso, a evitar que lo logren antes de que se cumplan 90 segundos.

El juego se disputa cada año en la temporada del aniversario de la Academia Nacional de Defensa de Japón y se replica en varias academias y colegios alrededor del país.

Los jueces miden el ángulo de inclinación del poste para determinar al ganador.

La primera condición para querer jugarlo es tener ganas de enfrentarse a golpes para evitar que el poste, que está perpendicular al suelo, se incline hasta los 30 grados.

Cada equipo debe estar conformado por 75 personas, que se separan en dos grupos, uno de 25 personas y otro de 50.

En dos partes del campo se ubican los equipos de 25 integrantes, que se encargaran de defender los postes. Mientras que en la otra esquina el campo se organizan las dos escuadras de 50, quienes serán los encargados del ataque.

Los equipos defensivos tienen las siguientes posiciones: la barrera, que protegen el poste desde abajo, y los desarmadores de bloques, que impiden que se armen figuras que permitan escalar a la barrera. Y finalmente está el ninja: un solitario miembro que está agarrado al poste y es el último recurso para evitar que caiga.

Casi todo vale a la hora de pelear por el poste en pie. Lo único que está prohibido para evitar el desplome es morder.

No hay certezas sobre el origen del juego. Algunos historiadores señalan que hay registros de prácticas similares desde finales del siglo XIX.

Historiadores señalan que en la Academia de Defensa Japonesa se comenzó a enseñar tras el final de II Guerra Mundial, tal vez como prevención de “los difíciles días que iban a llegar”.

Lo cierto es que antes de 1973 la victoria se otorgaba si lograban inclinar el poste hasta los 45 grados, que era más fácil. Luego se cambió la regla para que el triunfo fuera por debajo de los 30 grados, lo que le aumentó la intensidad al juego.

Y aunque los cadetes de la Academia Nacional de Defensa practican botaoshi como forma de entrenamiento, lo cierto es que en los colegios no todos están preparados para la sesión de patadas, puños y empujones que conlleva. De hecho, se ha presentado un aumento del 52% en el número de lesionados en los últimos 10 años. 

 

Edición de esta semana
LOS ASOMBROSOS PECES DE TANIA PÓO
Por Michel Leidermann
Al visitar el sábado 11 en el Jardín Bernice de Little Rock el evento de “Tacos y Tianguis” organizado por El Zócalo, Centro de Recursos para Inmigrantes, me encontré con la agradable sorpresa de descubrir un tipo de arte en papel que yo desconocía hasta la fecha. Otros asistentes también decían ¡Qué padre…! al admirar los hermosos peces de color que no parecen hechos de papel.   / ver más /
La idea de celebrar el Día del Padre se originó en 1909, cuando una mujer, Sonora Louise Smart, nacida en Jenny Lind, condado de Sebastian, Arkansas en 1882, propuso la idea. Ella quería homenajear a su papá, William Jackson Smart, quien sirvió como sargento en el regimiento de artillería de Arkansas (Union’s First Arkansas Light Artillery) durante la Guerra Civil. La familia se trasladó posteriormente en 1887 cerca de Spokane, Estado de Washington.   / ver más /
A medida que Arkansas sufre inundaciones y daños históricos, la Procuradora General, Leslie Rutledge, advierte a los residentes que tengan cuidado con los estafadores de seguros contra inundaciones que intentarán robarle su dinero en medio del caos.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los profesionales médicos de Arkansas y todo el país están de acuerdo en que nos enfrentamos a una enorme escasez de médicos y enfermeras. Por lo general, las enfermeras son la primera persona que un paciente ve, la persona que ordenará sus medicamentos a la farmacia, la persona que lo “seguirá” cuando el tratamiento esté completo.   / ver más /