¡CLARO QUE SÍ!!!
Por Michel Leidermann

El control de armas es un tema tabú en los EE.UU.. ¿Cuántos asesinatos masivos más se necesitan para que los legisladores hagan algo y controlar las armas?

En Australia, un asesinato masivo de 35 personas en 1996 en un centro comercial de Port Arthur, provocó que un político conservador promoviera un estricto control de armas: se puede poseer armas, no automáticas, con licencias estrictas y renovación cada cinco años. Desde 1996, no se han producido tiroteos masivos.

En los EE.UU. en un día promedio, 93 estadounidenses son asesinados con armas de fuego, es decir unos 12,000 homicidios con armas de fuego por año. Por cada persona muerta, dos resultan heridas. Y el 62% de las muertes por armas de fuego son suicidios. En promedio, siete niños mueren a diario con armas de fuego. Un mes promedio muestra que 50 mujeres son asesinadas por sus parejas en disputas domésticas. La presencia de un arma en una situación doméstica violenta aumenta el riesgo de que una mujer sea asesinada, en cinco veces. Los asesinatos masivos en los EE.UU. promedian uno por día. Los homicidios con armas de fuego en los EE.UU. son 25 veces más del promedio de otros países desarrollados.

Es abominable ¿Se puede hacer algo? ¡Claro que sí!

 

TIROTEOS EN ESCUELAS: ¡NUNCA MAS!

Desde la masacre en la escuela primaria Sandy Hook en 2012 hasta el 14 de febrero pasado, se produjeron 239 incidentes con armas de fuego en donde 438 personas fueron heridas de bala y 138 murieron. En los meses recientes se registraron tres de las peores 10 matanzas en general.

Es indignante que ante cada masacre la reacción sea desviada a otros condicionantes y no hacia las permisivas leyes para la posesión de armas cuando todos estos casos tienen un factor en común: un individuo armado.

Se pueden hallar muchos motivos por el cual la persona decide matar. Pero la forma suele ser la misma, un arma de guerra que convierte una frustración, en una matanza.

Es imposible no enfurecerse cuando el presidente Trump y los republicanos ahora hablan del problema de la salud mental. Son los mismos republicanos que en febrero de 2017 en la Cámara de Representantes y con la firma de Trump, anularon una norma del expresidente Obama para limitar el acceso de personas con discapacidad mental a la compra de armas. Obama tomó esa acción después de que la matanza de Sandy Hooks (26 alumnos y 6 adultos asesinados) ante la falta de reacción del Congreso.

Todas son excusas para proteger leyes ilógicas que reflejan la poderosa influencia política de la Asociación Nacional del Rifle a pesar de solo el 30% de los estadounidenses están armados.

Es inconcebible querer ignorar una ley de la Florida que prohibía a un joven de 21 años de edad comprar un revólver, pero podía comprar un AR-15.

No es una solución convertir la escuela en una fortaleza para proteger a los alumnos de un mundo violento externo o armar a sus maestros para convertirlos en guardianes de seguridad. Lo razonable es una nación civilizada que enseñe sus valores en la escuela, no que se tengan que atrincherar de la obsesión por las armas.

Es desesperante ver el continuado silencio en el Congreso y observar que no van hacer nada para evitar otra masacre. 

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /