RACISMO EN AMÉRICA
Por Michel Leidermann

A lo largo de su historia, América se ha considerado en gran medida una nación de anglo-protestantes blancos, de habla inglesa, lo que algunos llaman a el “grupo étnico nacional”. El nativismo, un sentimiento nacionalista durante los períodos de cambio demográfico, alimenta el miedo, la ira y el resentimiento.

A mediados de la década de 1840, un gran número de católicos irlandeses (y alemanes) comenzaron a llegar poniendo en peligro la visión de una nación unificada. Impulsados ​​por la devastadora hambruna de los años 1830-40, cerca de1,3 millones de católicos irlandeses llegaron en la década 1846-55; otro medio millón llegó en cada una de las próximas cuatro décadas. 

Los nativos estadounidenses despreciaron su comportamiento antisocial y su catolicismo provocó el mayor resentimiento y en ese momento no estaba claro si los irlandeses eran o no “blancos”.

La última gran ola de inmigración blanca ocurrió a comienzos del siglo XX, cuando más de 23 millones de inmigrantes, principalmente de Europa oriental, meridional y central, llegaron entre 1880 y principios de los años 20. Sin embargo, la mayoría no hablaba inglés y según el pensamiento del día, la mayoría eran “no blancos”. Se hablaba de la tez “morena” de los italianos y de los extraños rasgos faciales de los judíos que provenían de Europa del Este. 

La entrada masiva de italianos y judíos, junto con la menor pero significativa inmigración de eslavos y polacos, y en el Oeste, de chinos, japoneses y mexicanos, llevó a los intelectuales de principios del siglo XX a denunciar lo que consideraban “suicidio racial”. Algunos abogaban por un sistema integral del gobierno para eliminar a los indeseables.

En la Gran Depresión de los años 30 tantos estadounidenses se vieron envueltos en la pobreza, que las diferencias entre etnias y clases comenzaron a disminuir. Los matrimonios interraciales se hicieron más frecuentes y las lenguas del Viejo Mundo perdieron terreno.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos surgió con la economía más fuerte del mundo, y se esforzó por construir una clase media americana (blanca) mediante programas que alentaban a los jóvenes a ir a la universidad y las parejas casadas a comprar casas en los suburbios. Sin embargo, los beneficios en última instancia tuvieron el efecto de exacerbar las diferencias socioeconómicas entre negros y blancos.

En la década de 1960, los movimientos de liberación, alimentados por la guerra de Vietnam, sacaron a los negros, chicanos, nativos americanos, mujeres y gays de las sombras e introdujeron la idea de la diversidad. 

En 1980, Ronald Reagan fue elegido presidente en una especie de “contrarreforma” y una reafirmación de los valores “tradicionales”, oponiéndose a cuestiones como la acción afirmativa, el aborto, los derechos de los homosexuales, el control de armas y la Enmienda de Igualdad de Derechos. Para esta época, la mayoría de los hijos de inmigrantes eran estadounidenses de tercera o cuarta generación.

En la era de Donald Trump aparece de nuevo una afirmación de la identidad blanca, como lo demuestra su llamamiento a “volver a hacer grande a América”. La ira blanca basada en los cambios culturales percibidos que benefician a los negros y a los latinos, parece ser la principal fuerza que impulsa las relaciones raciales hoy en día.

Las relaciones raciales en 2017 están estranguladas por las percepciones erróneas y un sentido excesivo de derechos entre millones de estadounidenses blancos. Sin embargo, antes de pasar a convertirse en la minoría étnica, millones de blancos están haciendo saber que no se van a ir sin una pelea. 

 

Edición de esta semana
EL BARRIO SUDOESTE DE LITTLE ROCK OFRECE NUEVOS SERVICIOS Y OPORTUNIDADES
Por Michel Leidermann
La oficina del Censo de los EE.UU. anuncio que la población de Arkansas llegó a 3,021,991 personas en 2017 de las cuales 7.2% eran latinas o de origen latino lo que se traduce en 218.000 en Arkansas. Este número, aunque en opinión de muchos, la realidad está más cercana a los 230.000 latinos.   / ver más /
Con más muertes por gripe reportadas en Arkansas en la última semana, la cifra de muertos se elevó a 140 en lo que ya se había convertido en la temporada de gripe más mortal del estado en al menos 17 años.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
“No se supone que suceda aquí” dijeron los padres de los estudiantes en Parkland, Florida. "No, no se supone que suceda en ningún lado, pero las matanzas masivas suceden con una frecuencia venenosa. Y en un horrible miércoles14, el Día del amor y la amistad, sucedió en el sur de la Florida. Padres, abuelos, hermanos, amigos han visto sus vidas cambiar para siempre.   / ver más /