LA ASOCIACIÓN NACIONAL DEL RIFLE CABILDEA PARA QUE NO HAYA CONTROL DE ARMAS EN EE.UU. 
EN 2016 LA NRA GASTÓ MÁS DE $4 MILLONES EN HACER CABILDEO Y EN CONTRIBUCIONES DIRECTAS A POLÍTICOS, Y MÁS DE $50 MILLONES EN CAMPAÑAS POLÍTICAS, INCLUYENDO $30 MILLONES PARA DONALD TRUMP
13535A.jpg

Tras el masivo tiroteo en Las Vegas que dejó 59 muertos y cientos de heridos, quienes abogan por el control de armas han renovado sus llamados para que Estados Unidos endurezca sus reglas sobre la venta de armas de fuego. Es la misma dinámica que se ha desarrollado una y otra vez en los últimos años, cada vez que ocurre un nuevo y desgarrador incidente de violencia armada. Al menos a nivel federal, el interés y la atención que hay en crear nueva legislación no ha generado ninguna acción concreta en décadas.

Esto, a pesar del gran número de encuestas que muestran un enorme apoyo popular a medidas como endurecer las verificaciones de antecedentes y prohibir ciertos tipos de armas de gran capacidad y rifles de asalto de estilo militar.

Por su parte el presidente Trump prometió que defenderá el derecho a portar armas. 

Con una cantidad tan alta de víctimas algunos creen que la masacre de Las Vegas generará más presión a los legisladores para que haya algún cambio.

No obstante, la Asociación Nacional del Rifle (NRA) con un presupuesto anual es de unos $250 millones, es uno de los grupos de interés con mayor influencia en la política de EE.UU., no solamente por el dinero que invierte en hacer cabildeo, sino por lo comprometidos que son sus 5 millones de miembros. La NRA se opone a la mayoría de las propuestas para endurecer las regulaciones sobre la venta de armas y además busca eliminar muchas de las restricciones actuales, tanto a nivel federal como estatal.

En 2016 la NRA gastó más de $4 millones en hacer cabildeo y en contribuciones directas a políticos, y más de $50 millones en campañas políticas, incluyendo los cerca de $30 millones que aportaron para llevar a la presidencia a Donald Trump. Más allá de las cifras, la NRA se ha ganado una reputación en Washington como una fuerza política que puede ayudar o destruir incluso a los políticos más poderosos.

Los intentos más recientes de aprobar nuevas leyes federales que regulen las armas fracasaron incluso antes de empezar, ya que son obstaculizados por la Cámara de Representantes del Congreso, que ha estado en manos de los republicanos desde 2011.

La Cámara de Representantes tiende a ser pro-armas por el mismo motivo que hizo que en tiempos recientes tuviera más miembros del Partido Republicano de lo que indicarían las últimas elecciones nacionales. Se debe a la manera en que están distribuidos los distritos representados en esa Cámara, algo que depende de los poderes legislativos estatales que en muchos casos están en manos republicanas. Esto hace que haya más puestos “seguros” para republicanos que para demócratas.

Si una legislación que regula la venta de armas llegara a ser aprobada por la Cámara de Representantes aún tendría un gran desafío en el Senado. Los Estados en los que las grandes ciudades dominan el voto, como Nueva York, Massachusetts o California, son superados en cantidad por los estados rurales y del sur, donde la gente tiende a ser pro-armas.

En 2013, tras el tiroteo en una escuela en Newton, Connecticut, pareció haber consenso entre ambos partidos para aprobar una ley que endurecería la verificación de antecedentes de quien compra armas. Sin embargo, tras un fuerte lobby del NRA, solo 56 senadores votaron a favor, necesitando 60 votos. Desde entonces no ha habido otra legislación sobre la venta de armas con posibilidades de ser aprobada.

Tras la masacre de Newton, 21 estados aprobaron nuevas leyes para regular las armas, incluyendo una prohibición para vender armas de asalto en Connecticut, Maryland y Nueva York. Sin embargo, algunas de estas leyes estatales se han encontrado con otra barrera: el sistema judicial. En años recientes la Corte Suprema de EE.UU. emitió dos fallos que mantienen que el derecho a poseer armas está consagrado en la constitución. La Segunda Enmienda sostiene que “una milicia bien regulada, siendo necesaria para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a guardar y llevar armas no será infringido”.

Quienes piden el control de armas afirman que la cláusula introductoria es evidencia de que la enmienda se creó con la intención de formar una milicia “bien regulada”. No obstante, en 2008 la Corte determinó que la Segunda Enmienda da un amplio derecho a poseer armas y prohíbe que se implementen fuertes trabas para el acceso a armas.

La estrategia de la NRA y de los políticos pro-armas es esperar a que pase la tormenta y retrasar cualquier esfuerzo legislativo hasta que la atención esté en otro lado y los gritos de indignación hayan desaparecido. 

 

Edición de esta semana
MARÍA MENESES
María Meneses confía en la idea de que Estados Unidos cumplirá con sus promesas a los jóvenes que fueron traídos ilegalmente por sus padres, cuando aún eran niños, y a quienes el ex presidente Barack Obama dio la oportunidad de crecer como personas y contribuir positivamente al país.   / ver más /
Arkansas tiene una población inmigrante pequeña pero creciente. En 2015, 142.841 inmigrantes (personas nacidas en el extranjero) comprendían el 4,8% de la población dividida en 63,803 mujeres, 67,229 hombres y 11,809 niños. Sus principales países de origen fueron México (38.1%), El Salvador (12.8%), India (6.7%), Guatemala (4%) y China (3.6%).   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Hace un año la elección presidencial dio como ganador al republicano Donald Trump. El proceso y el resultado, más allá de quién salió victorioso, dejó reflexiones y dudas sobre nuestra democracia.   / ver más /