LA CRUELDAD DE TRUMP
Por Michel Leidermann

La decisión del presidente Trump de deportar hasta 800,000 “Dreamers” si el Congreso no encuentra una solución a su situación migratoria en seis meses, pasará a la historia como una de las acciones más crueles de cualquier presidente de Estados Unidos. Será recordada como algo parecido al envío de los japoneses-estadounidenses a campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

La orden de Trump sobre los “Dreamers” “o los jóvenes inmigrantes que fueron traídos al país de niños por sus padres indocumentados” es moralmente repugnante.

En primer lugar, contempla deportar a miles de jóvenes que no son culpables por la decisión de sus padres de mudarse a Estados Unidos sin documentos migratorios, y que para todos los fines prácticos son estadounidenses. El 97% de ellos estudian o trabajan, y el 45% está en la escuela secundaria o la universidad.

Muchos de los “Dreamers” son más patriotas que Trump: pagan impuestos (algo que todavía no sabemos hasta qué punto hace Trump), sirven en el ejército (lo que Trump nunca ha hecho) y no han hecho declaraciones públicas racistas (como lo hizo Trump cuando dijo que la mayoría de los inmigrantes indocumentados mexicanos son “criminales”y “violadores”).

La decisión de Trump es aún más repugnante porque llegó poco después de que el presidente se negara durante dos días a condenar a los grupos neonazis y supremacistas que desfilaron en Charlottesville, y de su decisión de perdonar al sheriff Joe Arpaio que fue condenado por desacato al ignorar la orden de un juez de que dejara de arrestar a inmigrantes indocumentados sin seguir los procedimientos legales.

Trump sostiene que los “Dreamers”deben ser deportados porque Estados Unidos es un país de leyes. Sin embargo, Trump perdonó a Arpaio, un criminal convicto, pero no perdonó a 800,000 jóvenes respetuosos de la ley que tratan de vivir el sueño americano.

Uno de los efectos secundarios más peligrosos de la decisión de Trump es que enviará un mensaje tácito de que no conviene confiar en el gobierno de Estados Unidos. Estos jóvenes confiaron en el gobierno de Estados Unidos cuando se inscribieron en DACA. Dieron sus nombres y direcciones, bajo la promesa de que “la información proporcionada en esta solicitud está protegida de su divulgación” a autoridades migratorias.

Estamos ante una tragedia humana. Sólo podemos esperar que el Congreso actúe antes del 5 de marzo para revertir uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente de este país de “libertad y justicia para todos”.

 

CAMPOS DE CONCENTRACIÓN EN ESTADOS UNIDOS

Los 10 campos de concentración alojaron a unas 120 000 personas en su mayor parte de etnia japonesa bajo medidas extremas de seguridad. Más de la mitad eran ciudadanos estadounidenses y japoneses provenientes de Latinoamérica de Brasil y Perú que fueron deportados bajo presión del gobierno estadounidense.

La medida fue tomada como reacción al ataque a Pearl Harbor durante la Segunda Guerra Mundial. Entonces, los japoneses estadounidenses fueron obligados a vender sus viviendas y negocios en ocho días, aunque en algunas partes este tiempo se rebajó a cuatro días o se elevó a dos semanas.

Los campos estaban cerrados con alambradas, vigilados por guardias armados, y ubicados en parajes alejados de cualquier centro poblacional (Rohwer y Jerome en Arkansas), durante 1942 y 1948.

También hubo internamientos en campos de concentración para ciudadanos de origen alemán e italiano pero el número de afectados fue mínimo en comparación con los de origen japonés. 

 

Edición de esta semana
UNIVERSITARIOS LATINOS RECIBEN BECAS DEL CONCILIO LULAC 750 DE LITTLE ROCK 
Por Michel Leidermann
En una ceremonia y banquete a celebrarse el viernes 13 de octubre en el Centro Presidencial William J. Clinton de Little Rock, se entregarán los certificados de becas a 38 universitarios latinos de Arkansas Central.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Según recientes encuestas, la tasa de aprobación de Donald Trump es del 33%, la más baja de un presidente con tan pocos meses al frente del país. Una gran mayoría de gente tiene legítimas preocupaciones sobre su capacidad para gobernar y todavía se asombran de que haya llegado a la Casa Blanca.   / ver más /