LAS 10 PRINCIPALES INTERROGANTES A TENER EN CUENTA A LA HORA DE ABRIR UN NEGOCIO PROPIO
Por Michel Leidermann
12823A.jpg

PASO 1 - EL EMPRESARIO ES EL MOTOR DE PARTIDA 

La Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa o Small Business Administration -SBA (www.sba.gov) recomienda que antes de nada evalúes tu carácter, tus habilidades personales y tus condiciones actuales para saber si posees las características necesarias, el tiempo y la energía que como dueño, un negocio propio exige.

Que dispongas de empuje, dedicación y esfuerzo. 

Que puedas crear aguante a los fracasos y al rechazo. 

Que no le temas a los cambios y te ajustes a ellos – porque habrá cambios inesperados - y que puedas aceptar un alto grado de incertidumbre. 

Que estés dispuesto a trabajar días de hasta 12 horas, seis y siete días a la semana por varias semanas consecutivas… 

Que aprendas a tomar riesgos calculados y sacar conclusiones basadas en datos reales y no solo en tu intuición. 

Que puedas tomar decisiones bajo presión y sin tener tiempo de consultar con otra persona. 

Que tengas habilidad para comunicarte y llevarte bien con todo tipo de personas: clientes, empleados y proveedores. 

Que seas organizado, planifiques y tengas la tenacidad de llevar a cabo esos planes. 

Saber qué conocimientos necesitas para manejar un negocio o que estés dispuesto a aprenderlos. 

Que seas capaz de reconocer las cosas que no puedes hacer tú mismo y que tendrás que delegar o contratar a otra persona para que las haga.

Además tienes que considerar si es en el momento adecuado para iniciar una empresa:

Si te convendrá primero comenzar el negocio en tu tiempo libre y luego hacerlo a tiempo completo, o dedicarte 100% al mismo desde el principio o delegarlo a otro. 

Si iniciarás tu negocio sólo o con un socio/a/s. 

Si podrás prescindir de un sueldo mientras arrancas el negocio, así como de otros beneficios como seguro de salud o vacaciones… 

Si tú y tu familia podrán ajustarse a las exigencias de tiempo y energía requeridos.

 

PASO 2 ¿TIENES MADERA DE EMPRESARIO? 

Una idea original de negocio por sí sola no es garantía de éxito. Pero puede marcar la diferencia entre un producto o servicio común y un concepto novedoso. ¿Quién diría que vender café podría llegar a ser un negocio del tamaño de Starbucks, sobre todo cuando cuesta 3 y 4 veces más que un café “regular” en otros establecimientos? 

El detalle está en encontrar la oportunidad que llene un vacío en el mercado. Por ejemplo, un producto o servicio que tenga una alta demanda o que esté poco ofertado. Para evaluar si un negocio se ajusta a ti y si una idea tiene demanda, pregúntate:

¿Me gusta lo que estaré haciendo? ¿Soy bueno(a) en esa actividad o puedo aprenderla y llegar a ser un experto(a)? 

¿Puedo especializarme en una actividad particular o servir a un mercado especifico?

¿Puedo ponerlo a prueba primero?

¿Conozco cuál sería mi competencia? ¿Qué hace que mi producto/servicio sea diferente/mejor a los de ella? 

¿Qué posibilidades de crecimiento tendría? ¿Podría traspasar o vender el negocio si lo necesito?

 

PASO 3 – ¿QUÉ TIPO DE ESTRUCTURA SOCIETARIA ES MEJOR PARA DESARROLLAR TUS IDEAS Y METAS?

Ya sabes qué negocio quieres hacer. Tal vez se trate de fabricar un producto o dar un servicio. Ahora es el momento de definir si vas a hacerlo solo o con socios y cómo organizarse. Hay tres tipos generales de empresas:

El dueño único (sole proprietor) trabaja bajo tu nombre o usando un nombre ficticio (en inglés se le conoce como “dba - doing business as” o “haciendo negocios como”). Te da control 100% y se declara junto con los impuestos personales. 

Las sociedades (partnerships) incluyen dos o más personas que comparten la responsabilidad del negocio, las deudas y el trabajo. 

Las compañías (corporations), por lo general, tienen personalidad jurídica independiente y los socios tienen responsabilidad según su participación en acciones; las declaraciones de impuestos se hacen por separado de las personales, aunque hay una modalidad que permite pagar los impuestos junto con los personales; esta es la que se conoce como S Corporation, mientras que las regulares se le llaman C Corporation.

Necesitarás registrar tu empresa. No hay que ser abogado para registrar una compañía, de hecho, se puede hacer por Internet con el Secretario del Estado. Pero es vital que conozcas qué leyes aplican en Arkansas y los procedimientos a seguir para los permisos requeridos. 

En este paso vas a necesitar de apoyo y asesoramiento de profesionales:

Consultar con un abogado las características de cada tipo de estructura y definir la que se ajuste mejor a tus necesidades. También puede asesorarte si necesitas registrar o patentar un producto o una idea propia. 

Averiguar con un contador las ventajas y desventajas fiscales de cada estructura societaria. Y sobre la documentación para hacer las declaraciones de impuestos; obtener el Número de identificación fiscal del IRS para la empresa (EIN); los informes que deberás presentar y cada cuanto tiempo, así como licencias, permisos y otros requisitos estatales o locales, por ejemplo, si tendrás que recolectar impuestos de venta o sales tax y cómo se paga este.

SECRETARIO DEL ESTADO DE ARKANSAS (SECRETARY OF STATE): Business/Commercial Services Division. 1401 West Capitol, Ste., 250. Little Rock, AR 72201.  business@sosmail.state.ar.us.  Tel 501-682-3409 o 888-233-0325.

12823B.jpg

PASO 4 - EL PLAN DE NEGOCIOS

Es posible que tengas la idea a desarrollar completamente clara en tu mente. Ahora necesitarás ponerla en papel como un mapa de navegación. Esto facilitará visualizar todas las cosas que necesitas para los trámites del negocio, detectar las que puedas haber pasado por alto, conversar con tus asesores como abogado o contador y sacar las cuentas de cuánto dinero necesitarás para tu proyecto. 

El plan de negocios es el primer documento que te exigen para solicitar un préstamo bancario, pero además es un resumen de tu proyecto, un mapa de las cosas a implementar. 

Presentar la visión general del proyecto: qué se ofrece (servicios o productos). 

Indicar quienes son los responsables del proyecto: tú y cualquier otra persona del equipo, sus calificaciones, trayectoria, experiencia y valor agregado para el negocio. 

Definir el mercado o nicho en el que se desarrollará el negocio y su futura competencia. 

Analizar las características económicas para la factibilidad del proyecto, como, por ejemplo, las condiciones demográficas, clientes potenciales, etc. 

Detallar la necesidad de dinero: cuáles son los costos iniciales y los gastos repetidos, la inversión en equipos o inventario, el alquiler o compra del local y un estimado realista de ingresos, todo para el primer año. Evita estimar a largo plazo. 

Mostrar cómo harás el control de gestión, con puntos fuertes y de riesgo. 

Enumerar las estrategias de mercadeo adecuadas a tu producto/servicio y clientela. 

Definir los objetivos que deben cumplirse para determinar que vas en buen camino o para implementar cambios según sea necesario. 

¡PONERLO TODO POR ESCRITO! Algunas cosas tendrás que asumirlas según tu mejor criterio o el de tus asesores, esto es normal, pero anota cuál es la evaluación. Así, después podrás comparar qué tan cerca estaban tus estimaciones de la realidad.

Si sientes que no dominas el inglés lo suficiente como para comunicar bien tus ideas sobre el negocio y sus detalles, escríbelo en tu idioma. Puedes leer qué debes incluir paso a paso, y ver ejemplos reales, en la página Web del SBA.

Una vez lo tienes en papel, busca traducirlo y adaptarlo al inglés. 

CINCO ERRORES TÍPICOS DE LOS PLANES DE NEGOCIO:

Incluir planes a futuro más allá del primer y segundo año de funcionamiento. 

Ser demasiado optimista al definir las variables que afectarán al negocio: ingresos vs. gastos. 

No hacer una investigación realista del mercado o de las necesidades del negocio. 

Escribirlo para salir del paso, para cumplir un requisito, y luego archivarlo y no usarlo. 

Una vez hecho y obtenido el financiamiento, nunca más ver si vas en buen camino cumpliendo como planeado.

 

PASO 5 – LA PRUEBA: ABOGADO DEL DIABLO

En este paso vas a evaluar una vez más la factibilidad del proyecto:

Actúa como si fueras tu peor enemigo y critícalo todo, pon todo en duda. 

Busca soluciones a cada uno de los posibles obstáculos o fracasos. 

Contacta la oficina local de La Asociación de Ejecutivos Jubilados o SCORE (Service Corps of Retired Executives) que cuenta con más de 10,500 miembros voluntarios y es patrocinada por la SBA. Desde 1964 conecta a asesores expertos con clientes que necesitan recomendaciones en casi todas las áreas de negocios Los asesores podrán compartir contigo su experiencia gerencial y técnica y darte una opinión de las posibilidades de éxito de tu proyecto.

SCORE Little Rock: 2120 Riverfront Drive, Suite 250. Little Rock, AR 72202-1796. Tel: (501) 324-7379

 

Evalúa tu investigación y planificación y si ves signos de que pueda llegar a NO ser un negocio productivo, decide si este es un buen momento para no invertir tu tiempo, dinero y esfuerzo en el proyecto, hasta que haya una mejor oportunidad.

Piensa cómo los resolver los problemas típicos que se presentan:

El precio de tu producto/servicio es muy caro para competir en el mercado.

No puedes competir en precios/calidad/cantidad del mercado.

Tus costos son más altos que tus ingresos.

No sabes cuales son las reglas que se aplican al ramo, como licencias, permisos, etc.

Hay un desastre natural que afecta el área donde trabajas o afecta a tu negocio.

No sabes nada de manejar una empresa y no entiendes las recomendaciones que te dan.

No posees capital propio o colateral para garantizar un préstamo o para arrancar por cuenta propia.

 

PASO 6 - EL DINERO: COMBUSTIBLE PARA TU MOTOR EMPRESARIAL

El acceso a fuentes de capital para financiar una empresa es sólo una de las barreras que traban el camino al éxito de los pequeños empresarios.

Entre los recursos típicos que muchas personas usan para financiar un pequeño negocio están: Los ahorros personales; Préstamos sobre cuentas de jubilación; Venta de otros activos; Herencia adelantada; Tarjeta de crédito; Préstamos personales; Préstamos sobre el valor de tu casa; y Préstamos de algún familiar o amigo.

Los préstamos externos:

Préstamos disponibles a través del SBA que sirve como un intermediario entre las instituciones bancarias y el prestatario, por ejemplo, el Programa de Préstamos 7(a). 

Programas del U.S. Department of Agriculture (USDA) que incluye préstamos y subvenciones (grants) para el desarrollo de negocios primariamente en zonas rurales 

Inversionistas privados a veces llamados socios capitalistas aventureros” o en inglés venture capitalists 

Administración de Pequeñas Empresas de los EE.UU. (SBA) #2120 Riverfront Drive, Suite 250. Little Rock, AR 72202-1796. Tel: (501) 324-737, Fax: (501) 324-7394. http://www.sba.gov/espanol/

 

12823C.jpg

PASO 7 - LA PUESTA EN MARCHA DE LOS PLANES

De nada sirve que inviertas meses en escribir el mejor plan de negocios, que tengas una idea revolucionaria o consigas que confíen en tu proyecto y obtengas el financiamiento, si no cumples el plan en la práctica. 

 Puesta en marcha:

Sigue las metas y estrategias definidas en tu plan. No caigas en la tentación de cambiar la promoción de radio o prensa sólo porque te llega una “oferta fabulosa”. Seguramente pasaste horas investigando y definiendo la mejor estrategia para ahora cambiarla ¡en el calor del momento!

Si necesitas introducir cambios de último momento, evalúa su impacto en todos los aspectos del proyecto. Haz el cambio primero en el documento y después en la realidad. Eso te ayudará a ver su “efecto” antes de tomar una acción.

Examina de nuevo el proyecto. Si tienes que dar vuelta atrás, cambiar de rumbo o desistir, hacerlo ahora es mejor que más tarde. A veces, el mejor empresario es el que sabe cuándo cambiar o desistir de una iniciativa.

 

PASO 8 - LA PROMOCIÓN DEL NEGOCIO

Desde las recomendaciones de boca en boca hasta las promociones o campañas de publicidad, el objeto es ganar nuevos clientes. Esto significa un costo que puede ser en dinero o en tiempo.

La SBA recomienda que dentro del plan de negocios, desarrolles con detalle las estrategias de mercadeo que usarás en cada una de las etapas de la empresa: desde los preparativos antes de abrir las puertas al público hasta los de comunicación (teléfonos, fax, correos electrónicos) y los planes para sacar provecho de la nueva  tecnología, como sería tener una página Web, Facebook, Twitter, o un blog, hacer e-commerce o comercio electrónico y otros recursos de medios sociales y  tecnológicos.

 

PASO 9 - CONTROL DE TU NEGOCIO

Simultáneamente con atender a tus clientes o producir los productos, se debe ejercer el manejo cotidiano de la empresa: ese es el trabajo de “escritorio”. Vas a necesitar cumplir con la porción administrativa de tu plan de negocios. En este paso es sumamente importante que conozcas los elementos básicos de contabilidad para llevar el control del día a día y mantener buenos archivos para cumplir con los requisitos como empresa, pero además al familiarizarte con los reportes que se generan podrás usarlos para evaluar el desempeño actual de la empresa y sus pronósticos.

Dentro de tu plan administrativo deberás considerar:

Los mecanismos de control de gestión que necesitas establecer (facturación, cobranza, pagos, nómina de empleados, etc.). 

Implementar el plan de flujo de caja y sus proyecciones basadas en un presupuesto acorde con las estimaciones para el primer año en tu plan de negocios. 

Diseñar una estrategia para comenzar a crear un capital de trabajo

Si tienes empleados debes conocer todo lo referente a las responsabilidades legales del patrón, los detalles de contratación, seguridad laboral y de los impuestos de nómina. 

Prevé las necesidades de seguros de responsabilidad civil y para la protección de tus activos, edificaciones, equipos e ingresos en casos de desastres, etc.

 

PASO 10 - LOS IMPUESTOS

Aunque no tengas que pagar impuestos porque aún no estás generando ganancias, hay que rendir cuentas al IRS y otras dependencias gubernamentales.

Vas a necesitar hacer las declaraciones de impuestos y, si tienes empleados, pagar los impuestos de nómina, los programas obligatorios como el Seguro Social, Medicare, Medicaid, el seguro de salud privado, el programa de desempleo, los impuestos estatales y locales, así como depositar los impuestos de venta si los recolectas.

No es obligatorio que hagas estos informes tú mismo, pero igual como sucede con los impuestos personales, aunque tu contador saque todas las cuentas, al firmar la planilla tú también te haces responsable de su contenido y deberás estar seguro que se cumplen todas las reglas. 

 

 

 

Edición de esta semana
RECORDANDO LAS CONTRIBUCIONES DE LOS MILITARES LATINOS EL DÍA DE LOS VETERANOS
En el Día de los Veteranos, se honra a todos aquellos que sirvieron y defendieron a los Estados Unidos. Entre esos hombres y mujeres valientes, hay miles de soldados latinos que dieron todo por el país que ellos también llaman su hogar.    / ver más /
Este próximo jueves 23 de noviembre, se celebra en Estados Unidos el día de Acción de Gracias o Thanksgiving, una de las fiestas más tradicionales en la cultura americana.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En Puerto Rico, a mediados de noviembre, casi el 50% de la población de 3,4 millones de estadounidenses continúan sin electricidad debido al Huracán María, el cual con sus 50 millas de diámetro, virtualmente destruyó la infraestructura de la isla. Artículos esenciales, como alimentos y agua, son continuamente imposibles de distribuir especialmente en las partes de la isla que sufrieron el peor daño con caminos y puentes intransitables.   / ver más /