TRUMP NO ESCATIMA GASTAR MILLONES PÚBLICOS POR VIAJES DE SU FAMILIA
DURANTE LA CAMPAÑA CRITICÓ LOS GASTOS DE BARACK OBAMA PERO TRUMP LOS ESTÁ SUPERANDO RÁPIDAMENTE
12726A.jpg

La preocupación del presidente Donald Trump por reducir el gasto del gobierno contradice su estilo de vida desde que llegó a la Casa Blanca. Si en los próximos años mantiene el ritmo día de hoy, él será presidente más caro para el contribuyente.

Cada viaje de Trump a lo que él llama la “Casa Blanca invernal” o la “Casa Blanca del Sur”, en West Palm Beach Florida, cuesta al erario público $3 millones.

En un mes de gobierno de Trump hizo tres de estos viajes a su club de golf Mar-a-Lago, lo que representa $9 millones.

Por otra parte, la estadía de la Primera Dama Melania Trump y su hijo Barron en Nueva York, es un costo adicional ya que el presidente planea viajar seguido allí. Ahora solo la seguridad cuesta medio millón de dólares al día, o sea $183 millones al año.

Es usual que los hijos del presidente gocen protección del Servicio Secreto. Un reciente viaje de Eric Trump a Uruguay para ver un edificio Trump en construcción, costó cerca de $100 mil en seguridad extra. Aquí, como en otros viajes de este tipo, los estadounidenses subsidian un gasto de un viaje privado para negocios personales que benefician a la familia.

Esto es irónico porque Trump fue un crítico duro de la frecuencia de los viajes de Obama y de su costo, cuando estos palidecen ante los del nuevo presidente. El lema de esta administración parece ser: haz lo que yo diga, no lo que yo haga.

Trump mantiene sus planes de no instalarse en Washington hasta que acaben las clases de su hijo, la factura podría superar los $70 millones antes de mediados de año. Si finalmente decidiera alargar más aún su estancia en Nueva York, la cuenta se multiplicaría. Y eso sin contar el estrés que supone mantener personal extra del Servicio Secreto encargado de su protección tan lejos de la Casa Blanca.

Pero los gastos de los Trump no acaban ahí. Los dos hijos mayores de Trump, Donald Jr. y Eric, continúan viajando por todo el mundo en representación de las empresas que su padre dejó en sus manos antes de entrar en la Casa Blanca, en una controvertida maniobra puesto que ello implica que sigue vinculado a los intereses familiares que son un conflicto de intereses y éticamente criticables.  

Los dos hermanos viajaron este fin de semana, acompañados de su escolta, más lejos aún, a Emiratos Árabes Unidos, para inaugurar otro club de golf de la familia, el “Berverly Hills de Dubai”.

Que los presidentes se tomen un respiro de vez en cuando no es inusual. Ni siquiera que lo hagan por largas temporadas. 

La diferencia es que Trump aseguró antes de asumir la presidencia que saldría muy poco de la Casa Blanca porque “hay mucho que hacer”. Además, durante la campaña e incluso mucho antes aún de dar el salto a la política, una de las críticas favoritas a su predecesor, el demócrata Barack Obama, era el gasto que provocaban según él sus vacaciones de verano y Navidades, así como sus escapadas para jugar al golf, el mismo deporte que Trump practicó en Mar-a-Lago junto con el primer ministro japonés, Shinzo Abe. 

 

Edición de esta semana
IGLESIA SAN EDUARDO CONTINÚA SU ASOCIACIÓN CON LITERACY ACTION PARA AYUDAR A INMIGRANTES A MEJORAR SU INGLÉS
Por Michel Leidermann
Cuando se suben las escaleras en las oficinas administrativas de la Iglesia Católica St. Edward ubicada en el centro de Little Rock, uno se sorprende al oír voces leyendo en voz alta, risas y cantando música rock. Para los feligreses de St. Edward, estos ecos no son inusuales y se han convertido en una realidad muy común.   / ver más /
La Corte Suprema de los Estados Unidos evitó una ejecución el lunes 17 por la noche, apenas 15 minutos antes de que expirase la orden de ajusticiamiento. Es la segunda vez que Don Davis recibe clemencia de un tribunal poco antes de la ejecución, algo que ya ocurrió en 2010. Davis fue condenado por la muerte en 1990 de Jane Daniel en Rogers, Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Como sus predecesores, Trump comprueba, con la humillante derrota de su reforma sanitaria, que tiene menos poder del que creía. Casi 90 días después, Trump comprobó cómo cambiar Washington es mucho más complejo de lo que pensaba. Lo que algunos llaman como la “arrogancia de la ignorancia”.   / ver más /