RÍO CLAUSURA LOS “JUEGOS MARAVILLOSOS” Y VUELVE A LA REALIDAD
LOS JUEGOS OLÍMPICOS 2016 CUESTIONADOS HASTA EL ÚLTIMO MOMENTO POR EL VIRUS DEL ZIKA, EL TERRORISMO O EL TRANSPORTE, FUERON TODO UN ÉXITO
12148A.jpg

Bajo una cortina de lluvia constante, la llama olímpica que trajo los Juegos a Río de Janeiro se apagó a las 22:30 horas de la noche carioca el domingo 21. Los Juegos en la Ciudad Maravillosa, cuestionados hasta el último momento por el virus del Zika, el terrorismo o el transporte, fueron un éxito, celebrado con una ceremonia más modesta que la de apertura, pero que culminó con el estadio Maracaná convertido en un verdadero sambódromo.

La fiesta, idealizada por la diseñadora de carnaval Rosa Magalhães, que también se encargó de la apertura de los Juegos Panamericanos de 2007, no alcanzó la creatividad de la ceremonia con la que se inauguraron los Juegos dos semanas antes, pero nuevamente rindió tributo a la cultura brasileña menos conocida por los extranjeros.

Doble homenaje se les rindió a los 50.000 voluntarios que trabajaron gratis los 16 días del evento, y en algunos casos muchas más horas de las acordadas y sin suficiente comida/ “Valeu, voluntários! [¡Gracias, voluntarios!]”, dijo el presidente del Comité Olímpico Internacional COI, Thomas Bach, imitando la jerga carioca. A pesar de los elogios, Bach evitó afirmar que estos fueron los “mejores Juegos de la historia”, una frase que los representantes del COI repiten desde los Juegos de Barcelona, en 1992. Bach se limitó a hablar de los “Juegos Maravillosos en la Ciudad Maravillosa”. 

“Hacer los Juegos en Río ha sido un gran desafío. Un desafío que ha sido todo un éxito. Me siento orgulloso de mi país, de mi ciudad y de mi gente”, dijo el presidente del comité organizador, Arthur Nuzman, en un discurso muy similar al de la inauguración.

Como ya es tradicional, los vencedores del maratón masculino, la última prueba y la más clásica, la que recupera las raíces griegas de los Juegos Olímpicos, recibieron sus medallas durante la ceremonia. 

La entrega de la bandera olímpica a la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, de las manos del alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, representó el relevo del desafío olímpico. Tras los Juegos de Río 2016, se inaugura un nuevo concepto, más austero en mega eventos. Tokio presentó a su ciudad como una anfitriona divertida y moderna, hasta al punto de hacer surgir al primer ministro japonés, Shinzo Abe, de una enorme cañería verde en el centro del escenario luciendo la gorra de Super Mario Bros, en homenaje al más famoso fontanero de Nintendo.

Río apagó, finalmente, la llama olímpica que ha alimentó sus sueños por lo menos durante dos semanas. Solo volverá a brillar en Tokio en 2020 y, hasta entonces, Río tendrá que enfrentar el enorme desafío de la realidad. Una ciudad amenazada por el desempleo tras los Juegos, una red estatal de hospitales y escuelas en situación precaria, las cuentas del Estado en números rojos y una grave crisis de seguridad que se sentirá cuando los 85.000 militares y policías movilizados para los Juegos vuelvan a sus funciones, y la última luz del Maracaná se apaguen. Será entonces cuando Río tendrá que mostrarse verdaderamente victorioso.?

 

Edición de esta semana
ARKANSAS ABRE LA VACUNACIÓN PARA TODOS LOS MAYORES DE 16 AÑOS Y FINALIZA EL MANDATO DE LA MASCARILLAS
El gobernador Asa Hutchinson anunció el martes 30 que la elegibilidad para recibir la vacuna contra el Covid-19 se ha abierto a todos los residentes de Arkansas de 16 años o más, y que se ha levantado el mandato estatal para la obligación de usar mascarillas en todos los lugares públicos. Para  hacer una cita llame al 1-800-985-6030.   / ver más /
Celebrando el centenario de Baptist Health, la organización de atención médica  está fortaleciendo su capacidad para servir a las comunidades más allá de los centros médicos con el lanzamiento de una nueva Unidad de Salud Móvil que ofrecerá vacunas de COVID-19 para ayudar a que más habitantes de Arkansas se vacunen haciendo diferentes paradas en todo el estado.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La elección de noviembre 2020 fue un triunfo para la democracia participativa, con un récord de 74,216,154 estadounidenses que votaron por Donald Trump y, afortunadamente, un récord aún mayor de 81,268,924 que eligieron a Joe Biden.   / ver más /