HALLAN EN ANTÁRTIDA RESTOS DE AVE GIGANTE QUE VIVIÓ HACE 50 MILLONES DE AÑOS
SU ENVERGADURA CON ALAS EXTENDIDAS SUPERA LOS 6,40 METROS
11866A.jpg

Paleontólogos argentinos identificaron restos de un ave gigante que vivió hace 50 millones de años en la Antártida, cuya envergadura es la mayor de la que se tenga registro. Los restos, hallados en cercanías de la base argentina Marambio en la Antártida en 2014, fueron identificados por el equipo de paleontólogos del Museo de Ciencias Naturales de La Pampa (centro-sur).

Desde hace casi tres años empezaron a aparecer restos de lo que podía ser esta ave, y luego encontraron un hueso que confirmó que se trataba de un pelagornítido cuya envergadura, con alas extendidas, supera los 6,40 metros.

El paleontólogo Marcos Cenizo, director del Museo afirmó que se trata del ejemplar más grande encontrado hasta ahora, en declaraciones a la Agencia de Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Universidad Nacional de La Matanza en Argentina.

Estas aves pertenecen al grupo de los pelagornítidos, aves gigantescas que llegaban a superar los dos metros de altura y convivían con pingüinos en esa región austral y desde allí se distribuyeron a otras partes del mundo. A principios de este año, en otra expedición a la Antártida se encontraron restos de mandíbula, lo que permitirá conocer más de estas aves.

Según Cenizo, “la forma de sus alas les permitía planear y atravesar grandes distancias sobre los océanos”.

Los pelagornítidos “tenían huesos muy livianos y tomaban altura aprovechando las corrientes de aire, casi como si fueran un barrilete” (cometa, papalote), dice Cenizo, uno de los autores del estudio publicado en la revista científica Journal of Paleontology.

Según los especialistas en la Antártida convivían dos grupos de pelagornítidos, unos de hasta 5 metros de envergadura y otros, gigantes, que superaban los siete. Los científicos sospechan que la razón por la que estas aves desarrollaron tal tamaño hay que buscarla en el calentamiento de los océanos.

“Hay evidencias de que hace 50 millones de años se inició un período de calentamiento de la temperatura de los océanos, el cual provocó seguramente una gran productividad biológica de los mares antárticos y permitió que los pelagornítidos y los pingüinos tuvieran alimento suficiente para poder desarrollar tamaños tan gigantescos”.

Se cree que el gran número de ejemplares que existían, permitió que “se agruparan en colonias en zonas alejadas de los depredadores, como en pequeñas islas o islotes, de forma similar a lo que acostumbran actualmente los albatros y otras grandes aves marinas”. Como aún no existían las focas ni los lobos marinos, tampoco debían competir por el alimento.?

 

Edición de esta semana
EL CORONAVIRUS, LA DEPRESIÓN Y SU EFECTO EN LA SALUD MENTAL
Por Michel Leidermann
El Latino platicó con el doctor Erick Messias, profesor en el Departamento de Psiquiatría y desde 2017, decano asociado de Asuntos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS).   / ver más /
El recuento oficial de casos en Arkansas aumentó a 6.180. El número de muertes atribuidas a covid-19 llegó a 119 el martes 26, y el gobernador Asa Hutchinson anunció la reapertura de los bares como el siguiente paso en el aflojamiento de las restricciones pandémicas del estado.   / ver más /