Aumenta número de latinos en cárceles federales
6268A.jpg

 La aceleración de las audiencias en las cortes a lo largo de la frontera, constituye uno de los motivos principales de que latinos representan casi la mitad de todas las personas sentenciadas por delitos federales, una cifra agrandada por las violaciones inmigratorias.

Las sentencias por delitos de inmigración, que van desde el cruce fronterizo ilegal hasta el contrabando de personas, representaron un 87% del aumento en el número de latinos enviados a la cárcel en la última década, según la Comisión Federal de Sentencias.

La tendencia ha dividido a los legisladores y funcionarios en los tribunales y en la frontera. Algunos creen que las audiencias masivas deberían expandirse para contener la inmigración ilegal. Otros se preguntan si los programas distraen a los fiscales de reprimir delitos más graves.

Algunas de las audiencias judiciales rápidas son parte de un programa Operation Streamline (Operación Eficiencia) que comenzó el 2005 en Texas. Antes de ese año, los que entraban ilegalmente eran acusados de contravenciones federales, pero muchos simplemente eran devueltos al sur de la frontera.

Para la primera vez que alguien es capturado por entrar sin documentos, suele ser culpado de una contravención que conduce a la deportación o a un máximo de 6 meses en custodia federal. Si vuelven a capturarlo —lo que sucede a menudo— es acusado del un delito de Reingreso Ilegal, el cual lleva un máximo de una sentencia de dos años de prisión, o más, si es que también tienen antecedentes penales.

Los programas de justicia acelerada han planteado preocupaciones por los derechos constitucionales de los detenidos y el enorme volumen de trabajo en los tribunales. Algunos críticos señalan que los programas han sobrecargado el sistema judicial y distraído a las autoridades de la necesidad de combatir los delitos más severos.

 

Edición de esta semana
JOYCE ELLIOT, PARA CONGRESISTA EN WASHINGTON D.C.
Joyce Ann Elliott (nacida el 20 de marzo de 1951) creció en la pequeña comunidad de Willisville, en el condado de Nevada, Arkansas, donde se graduó de la escuela secundaria rural, en una clase con sólo 9 estudiantes. Joyce fue la segunda alumna negra en graduarse de la escuela. Su hermana mayor, Carolyn, fue la primera.   / ver más /
Daisy Bonilla es la candidata demócrata para el escaño del Distrito 93 de la Cámara de Representantes de Arkansas que actualmente tiene ocupa el republicano Jim Dotson.   / ver más /