Conociendo las Tradiciones Culturales de México
5724A.jpg
El sacerdote católico Ariel Ramírez bendiciendo el altar dedicado a San Martín Caballero dentro del local de la vulcanizadora 500 Millas, ubicado en el #4818 Baseline Road.

 El pasado jueves 11 de noviembre se efectuó en el local de la vulcanizadora de llantas “500 Millas” ( #4818 Baseline Road), en el sector suroeste de Little Rock, una ceremonia y cena en honor de San Martín Caballero, considerado en muchas partes de la República Mexicana como el santo patrono de los negocios.

  EL LATINO tuvo la oportunidad de platicar en dicha fecha con Andrés Ramos, el propietario de “500 Millas”, quien dio detalles de la celebración: “Para nosotros San Martín Caballero es el santo patrono de los negocios. Yo soy de Puebla, y allí la gran mayoría de los negocios celebran o conmemoran la fecha del 11 de noviembre, cada año, como el Día de San Martín Caballero. Dentro de los negocios, se acostumbra tener una pequeña estatua (o bien una efigie o imagen) del santo, a manera de proteger dichos locales comerciales.

“Yo soy de San Martín Texmelucan, Puebla, y allá también, como aquí en Little Rock, tenía una vulcanizadora o “llantera”. Recuerdo que cada año celebrábamos ese día, poniéndole un pequeño altar a San Martín Caballero en mi local, llamando a un sacerdote para que bendijera las instalaciones, luego rezábamos ante un pequeño altar dedicado al  santo, después un grupo de danzantes o matachines realizaban una serie de bailes tradicionales, y por último todos cenábamos para concluir la celebración. Aquí en Little Rock he procurado seguir con esa tradición, y ya llevo dos años celebrándola aquí en mi local”.

QUIEN FUE SAN MARTÍN CABALLERO

El día de San Martín de Tours, conocido popularmente como San Martín Caballero, se celebra cada año el 11 de noviembre. Es considerado como protector de los mendigos, patrono de los soldados, comerciantes, tejedores y fabricantes textiles.

Martín de Tours, nació en Hungría hace casi 1700 años, allá por el año 316. Recibió su educación en Pavía, Italia, y aunque se sentía inclinado por la religión, su padre, que era tribuno militar, lo hizo entrar en la guardia imperial romana a la edad de 15 años, en la que sirvió a caballo, primero en Italia y luego en Galia (hoy Francia); de allí le vino el apodo de “Caballero”.

Cuando contaba con 21 años, un frío día de invierno entra la tropa romana a la ciudad de Amiens, Francia, y Martín encuentra cerca de la puerta de la ciudad a un mendigo tiritando de frío, a quien da la mitad de su capa, pues la otra mitad pertenece al ejército romano. En la noche siguiente, Cristo se le aparece vestido con la media capa para agradecerle su gesto, diciéndole: "Hoy me cubriste con tu manto".

Martín decide entonces dejar el ejército romano y servir a Dios, lo cual no puede hacer de inmediato, al negarle su licencia de retiro el emperador César Juliano. Cuando las legiones romanas se alistaban para entrar en combate contra los invasores bárbaros, Juliano pasaba delante de las legiones alineadas en perfecto orden, dando un incentivo económico a cada soldado. Martín le dijo: "Hasta ahora, César, he luchado por ti; permite que ahora luche por Dios. El que tenga intención de continuar siendo soldado que acepte tu donativo; yo soy soldado de Cristo, no me es lícito seguir en el ejército".

Juliano no permitiría entre sus tropas ni la deserción ni la disensión. Lo podría mandar a ejecutar, pero Martín era apreciado por los soldados y hacerlo bajaría la moral y ocasionaría descontento en la tropa en la víspera de la batalla, por lo que prefirió desacreditar a Martín diciéndole con voz potente: "Los bárbaros nos atacarán mañana y hemos de responder con contundencia, la seguridad del imperio peligra. Tu actitud, querido Martín, parece que está más motivada por el miedo que por tus convicciones religiosas. Dices ser cristiano, es decir, cobarde. Tienes miedo de enfrentarte al enemigo".

Lleno del Espíritu de Dios, Martín respondió: "Mañana, al amanecer, cuando sitúes tus legiones en orden de combate, déjame en primera línea, sin armas, sin escudo y sin casco y me internaré tranquilo en las filas enemigas. Así te probaré mi valor y mi fidelidad y te demostraré que el miedo que tengo no es a morir sino a derramar la sangre de otros hombres".

Así se acordó. Increíblemente, por la mañana los bárbaros pidieron la paz y se rindieron. Las crónicas oficiales anotaron que los bárbaros no se atrevieron a enfrentarse a la pericia militar de Juliano. Pero algunos legionarios afirmaron que lo que realmente les espantó fue el haber sabido, gracias a sus espías, que los romanos estaban tan seguros de la victoria que había soldados que acudirían al combate sin armas. Juliano no tuvo más remedio que permitirle a Martín dejar la vida militar.

Inmediatamente después, Martín se bautiza y se une a los discípulos de San Hilario en la ciudad de Poitiers. Al cabo de unos años se retiró a una pequeña isla cerca de Génova, llevando una vida de silencio, oración, estudio de las Sagradas Escrituras, meditación y austeridad, como ermitaño. Pero San Hilario le pidió que regresara a Poitiers y allí San Martín fundó el primer monasterio en Francia, en la localidad de Ligugé.

Los habitantes de los alrededores consiguieron por sus oraciones y bendiciones, muchas curaciones y prodigios. Cuando después le preguntaban qué profesiones había ejercido respondía: "fui soldado por obligación y por deber, y monje por inclinación y para salvar mi alma".

Un día fue invitado a Tours con el pretexto de que lo necesitaba un enfermo grave, pero era que el pueblo quería elegirlo obispo. Apenas estuvo en la catedral toda la multitud lo aclamó como obispo de Tours, pero Martín, por humildad, se escapó y se ocultó, pero fue delatado por un ganso que no paraba de dar graznidos. Allí lo encontraron y por más que él se declarara indigno de recibir ese cargo, lo obligaron a aceptar. Por eso en algunas estampas se representa un ganso al lado del santo. 

Así, en el año 370 es consagrado obispo de Tours (Francia).

En los 27 años que fue obispo se ganó el cariño de todo su pueblo, y su caridad era inagotable con los necesitados. Los únicos que no lo querían eran ciertos tipos que querían seguir viviendo con sus vicios, pero el santo no los dejaba. De uno de ellos, que inventaba toda clase de cuentos contra San Martín, porque éste le criticaba sus malas costumbres, dijo el santo cuando le aconsejaron que lo debía hacer castigar: "Si Cristo soportó a Judas, ¿por qué no he de soportar yo a este que me traiciona?".

Martín supo por revelación cuándo le iba a llegar la muerte y comunicó la noticia a sus numerosos discípulos. Estos se reunieron junto a su lecho de enfermo y le suplicaban llorando: "¿Te alejas padre de nosotros, y nos dejas huérfanos y solos y desamparados?". En respuesta, el santo mira hacia el cielo y ora: "Señor, si en algo puedo ser útil todavía, no rehúso ni rechazo cualquier trabajo y ocupación que me quieras mandar".

Pero Dios decidió que ya había trabajado y sufrido bastante y se lo llevó a que recibiera en el cielo el premio por sus grandes labores en la tierra. Falleció en Candes, Francia, en el año 397, a la edad de 81.

San Martín es patrono de Francia, de Hungría y de las ciudades de Utrecht en Holanda y Buenos Aires, Argentina, entre muchas otras. En México, es patrono de Acayucan, San Martín Texmelucan y Tixtla de Guerrero. Santo muy venerado en todo el mundo, tiene bajo su patronazgo miles de parroquias a lo largo de Europa y América Latina.

Edición de esta semana
UNIVERSITARIOS LATINOS RECIBEN BECAS DEL CONCILIO LULAC 750 DE LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
En una estupenda ceremonia y banquete de gala celebrada el viernes 13 de octubre en el Centro Presidencial William J. Clinton de Little Rock, se entregaron los certificados de becas a 38 universitarios latinos de Arkansas Central.    / ver más /
Por Michel Leidermann Hemos pedido a los Dreamers y a sus familiares y simpatizantes que marchen, que protesten públicamente por la anulación de DACA y que exijan su legalización definitiva. Pero la realidad que fuera de alzar sus voces a gritos y mostrar pancartas, no lograrán nada más.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Recuerdo haber hecho esa pregunta después de que 20 niños fueran asesinados en la escuela Sandy Hook. Estaba seguro de que esta tragedia nos despertaría, nos ayudaría a poner fin a la epidemia de violencia armada. Pero no se hizo nada. Pasaron cinco años y ahora tenemos la nueva tragedia en Las Vegas.   / ver más /