Repetición de promesas pero nada nuevo sobre la reforma
Por Michel Leidermann

 En su primer discurso importante sobre inmigración desde que asumió el cargo, el presidente Barack Obama acusó el jueves 1 de julio a la politiquería y a los intereses económicos de estancar la reforma inmigratoria, pero dijo que no "dejará para más adelante" la tarea de corregir el actual sistema.

Obama llamó a los republicanos a trabajar junto con él, en particular a sus 11 senadores que apoyaron pasados esfuerzos (en 2006 y 2007) para enmendar el sistema de inmigración.

Tratando de retomar impulso en un tema que muchos habían esperado estuviera resuelto incluso el 2009, Obama expuso sus razones para un enfoque íntegro que arregle lo que es un sistema de inmigración ineficiente y fallido.

Dijo que el problema no puede resolverse "sólo con muros y patrullas fronterizas", pero que el gobierno federal debe cumplir con su responsabilidad de asegurar las fronteras.

Obama agregó que las empresas también deben enfrentar las consecuencias de darle empleo a indocumentados a sabiendas, y que quienes ingresaron al país ilegalmente, deben resolver sus violaciones a la ley antes de comenzar el proceso para ganar la residencia permanente.

"La pregunta ahora es si tendremos el valor y la voluntad política para aprobar un proyecto de ley en el Congreso, para resolver el problema definitivamente ", dijo el presidente. "Estoy listo para avanzar, la mayoría de los demócratas está lista para ir adelante y creo que la mayoría de los estadounidenses están listos para avanzar. Pero el hecho es que, sin un apoyo bipartidista, como el que tuvimos hace unos años, no podremos resolver este problema. Esa es la actual realidad política y matemática", agregó.

Obama, quien durante su campaña había prometido que la reforma de la inmigración sería una de sus prioridades, dijo que la nueva ley 1070 antiinmigrantes de Arizona y las protestas que ha provocado, han generado nuevas tensiones sobre la cuestión, los que deberían resolverse prontamente con el apoyo del Congreso.

El presidente pidió ayuda a los legisladores de ambos partidos políticos, pero él no hace nada para detener las deportaciones que son mayores que en los años del gobierno Bush.  Atrasadamente ordenó al Procurador General de Justicia, oponerse a la ley 10170 de Arizona por anticonstitucional. Por decreto presidencial, Obama podría aliviar la presión sobre los inmigrantes indocumentados y sus deportaciones masivas, pero no ha hecho nada al respecto.

Otro discurso, las mismas palabras, y ninguna acción.

Edición de esta semana
Gran Fiesta de la Independencia de México en Little Rock 
El viernes 16 de septiembre de 5 a 9 p.m., se realizó en la Plaza Frida de Little Rock (4001 65th St.), una gran fiesta celebrando la independencia de México.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aunque a menudo se le llama crisis, lo que está sucediendo en la frontera entre Estados Unidos y México es con mayor precisión una tragedia una vergüenza nacional y una violación de los derechos humanos.   / ver más /