Gobernador Spitzer renuncia en Nueva York por escándalo de prostitución
2872A.jpg
El gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer, demócrata de 48 años y padre de tres hijas adolescentes, confirmó que renuncia a su cargo a partir del lunes 17 de marzo y que David Paterson se convertirá en el primer gobernador negro y legalmente ciego de Nueva York.
Spitzer resaltó que fue a pedido de Paterson que hace su renuncia efectiva solamente a partir del lunes, indicando que su sucesor consideró que esto permitiría "una transición ordenada".
Una investigación federal del FBI, reveló que el gobernador de Nueva York era un cliente frecuente de una red de prostitución y habría invertido hasta unos $80,000 en el Emperors Club VIP.
"Se espera mucho de aquellos que han recibido mucho y yo no he podido vivir a la altura de este mandamiento", dijo Spitzer, quien construyó su carrera política y como fiscal general del estado, a base de un compromiso ético que le valió el sobrenombre de "Mr. Clean" o "Señor Limpio".
Spitzer dijo también que él y su equipo han creído siempre en que "todos los individuos deben asumir la responsabilidad por sus acciones, independientemente de su cargo o condición social. Yo no puedo ser menos en estas circunstancias".
El gobernador saliente de Nueva York, quien estuvo en todo momento acompañado de su esposa, indicó que se dedicará primero a ayudarse a sí mismo y a sanar las heridas que sus acciones han causado a su familia y amigos y que posteriormente "continuará trabajando por el bien de toda la comunidad fuera de la política".
El mayor problema para Spitzer implicaría el lavado de dinero y transferencias de pagos de varias cuentas bancarias a una cuenta operada por una banda de prostitución de lujo, de la cual era el 'cliente # 9.
Como procurador general del estado de Nueva York, Spitzer desarticuló una organización de prostitutas y mandó a la cárcel a 18 personas bajo cargos de corrupción, lavado de dinero y prostitución. Spitzer investigó sin piedad las remuneraciones de los ejecutivos de Wall Street y estaba tan familiarizado con las maniobras que se convirtió en un fiscal especializado en extorsión financiera.
Pero al final, parecería que Spitzer acabó atrapado con los mismos métodos de contabilidad financiera que él usó con tanto éxito contra las firmas multimillonarias de Wall Street.
Según documentos de la corte, el llamado "Cliente número 9" - identificado como Spitzer - se apresuró para conseguir más de $4.000 en efectivo para pagarle a una prostituta en el hotel Mayflower en Washington DC.
Ese tipo de actividad, si se repite con frecuencia, es justamente el tipo de cosa que activaría las alarmas para un agente entrenado para detectar el llamado "smurfing", un patrón de transacciones que busca esconder la naturaleza o el propósito de cierto dinero.
Edición de esta semana
EL MUNDO NUNCA SERÁ EL MISMO
Nunca he sido testigo de algo así en EE.UU., y es difícil comprender qué está sucediendo con el cierre de ciudades enteras. La velocidad a la que esto ha sucedido es asombrosa. Pasamos de una economía en auge que estaba creciendo bien, a una recesión en dos semanas.   / ver más /
El gobernador, Asa Hutchinson, informó que el número de casos confirmados en Arkansas ha aumentado a 523 con 8 muertes hasta el martes 31 al mediodía.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump ahora llama al Covid-19 el "virus chino". Pero es claro que el racismo y el culpar a otras personas por sus propios fracasos son las características definitorias de su presidencia.   / ver más /