Cómo conseguir capital para tu pequeño negocio
¿Te gustaría tener tu propio negocio? Quizás lleves un buen tiempo pensándolo y pero temes no contar con suficiente dinero para mantenerlo una vez que logres abrirlo.
¡Ánimo!, no permitas que eso te impida planear tu futuro. Otros empezaron con los mismos temores y lograron triunfar.
Algunas de las "tácticas" que usaron muchos empresarios para salir adelante en sus negocios son las siguientes:
• Sácale el máximo provecho a los recursos que tienes. Una buena forma de empezar a acumular capital inicial es reduciendo durante algunos meses tus gastos y prescindiendo de todo lo innecesario. ¡Nada de gastos triviales! Espera para cambiar el auto o comprar la casa.
• No seas pesimista ni te dejes abatir. En la fase inicial de un negocio, financiarlo puede ser un verdadero dolor de cabeza. Posiblemente te sobregires a menudo y tengas que negociar con los acreedores. Mantén la calma y mira adelante con espíritu positivo. Ten fuerza y usa tu creatividad para conseguir recursos.
• Pide prestado sólo lo imprescindible. Siempre que te sea posible, trata de recurrir primero a tus familiares y amigos, pues seguramente los intereses que te cobrarán serán más bajos que los de un banco. Siempre paga el préstamo en el plazo acordado o vuelve a negociarlo a tiempo o correrás el riesgo de dañar esas relaciones.
• Usa tu casa como fuente de recursos. Tu casa puede ayudarte a financiar el negocio de tus sueños, bien sea pidiendo una línea de crédito sobre ella o refinanciándola para obtener el “homeequity loan” (préstamos sobre capital). Después usa el sentido común y no malgastes ese dinero.
• Elabora un plan financiero preciso y bien diseñado. Así tendrás más control sobre tu proyecto del negocio y se te facilitará conseguir apoyo económico.
• Los inversionistas acogen mejor las solicitudes cuando les presentan un plan detallado y realista. Si has puesto parte de tu capital en el proyecto o has pedido un préstamo para respaldarlo, te será más fácil hallar inversionistas. Te será difícil convencer a otros que inviertan en algo en lo que primero no has financiado una parte tú mismo.
• Usa tu tarjeta de crédito para salir de un apuro. Si de repente se presenta una pequeña urgencia, echa mano a tu tarjeta de crédito personal. No es la mejor opción, ya que tiene tasas de interés más altas que otro tipo de préstamo, pero podrás resolver el problema con rapidez.
• ‘Gánate’ a quienes te venden productos o servicios. Pídeles que te den un precio mínimo y facilidades de pago. Programa siempre sus pagos primero cuando tengas fondos disponibles. Si te atrasaras por alguna razón, avísales.
• Trágate el orgullo a la hora de pedir dinero prestado o descuentos. Recuerda siempre que, cuando se empieza un negocio, un buen consejo no tiene precio
Edición de esta semana
Ronald Mcdonald House de Little Rock acoge a familias Latinas con niños gravemente enfermos
Muchas familias deben viajar desde lejos de sus casas hasta Little Rock para recibir tratamiento médico que salve la vida de su hijo gravemente enfermo o lesionado. El tratamiento puede durar un día, un mes o incluso más.   / ver más /
El ataque a Pearl Harbor fue una ofensiva militar sorpresiva llevada a cabo por la Armada Imperial Japonesa, contra la base naval estadounidense de Pearl Harbor, en Hawái, en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Se llevó a cabo el domingo 7 de diciembre de 1941 y tuvo por objetivo hundir la flota estadounidense del Pacífico.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Solo en Arkansas una persona sin experiencia política (Sarah Huckabee) puede ser elegida para el cargo político más alto del estado. Solo en Arkansas una persona puede publicar anuncios con promesa tras promesa, sin ofrecer soluciones.   / ver más /