Un ejemplo de voluntad y superación para todos
2174A.jpg
Salvador Vázquez Cuevas, nació el 1 de agosto de 1975 en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, pero nació con un problema físico en el pie y brazo derechos. Los médicos lo determinan como paraplejia espástica, una enfermedad neurológica que se manifiesta por debilidad progresiva en los tendones y músculos permitiendo el crecimiento normal de los huesos, pero obstruyendo el crecimiento de los músculos y tendones y creando la espasticidad o rigidez progresiva del tono muscular en el paciente.
Vivió su niñez en el poblado de San Carlos, municipio de Yautepec, Morelos, donde estudió kinder, primaria, y secundaria en el municipio de Casasano, y después la preparatoria en el municipio de Oaxtepec Morelos. Salvador se diplomó en una carrera técnica en computación y comercio junto con un curso de Ingles básico en Yautepec.
Trabajó tiempos compartidos mientras estudiaba en diferente tipos de empleos, entre ellos ayudante de veterinario; entrenador de perros; reparación y mantenimiento de microscopios y aparatos de laboratorio; lavando platos y atendiendo un restaurante de carnitas y antojos Mexicanos; mantenimiento de casas como pintura, electricidad e impermeabilización; auxiliar de conversación en Español en una escuela para extranjeros; y capturista de datos.
En todos estos empleos desarrolló y mostró sus habilidades, pues aún siendo una persona discapacitada, fue capaz de lograr sus metas.
Salvador fue sometido a tratamiento para ayudar a obtener flexibilidad en su pie y brazo derechos a partir de los 6 años de edad en un hospital para niños discapacitados en la ciudad de México DF.
El tratamiento consistía en cirugías cada año en el brazo y cada 4 años en el pie, para ir alargando sus tendones y músculos. Además asistía tres veces por semana a un centro de rehabilitación física.
Durante el tratamiento se realizaron 12 cirugías en el brazo y 3 en el pie, pero obteniendo muy pocos resultados beneficiosos, y sin embargo Salvador fue desarrollando sus habilidades para poder llevar una vida normal.
En su niñez su juguete preferido fue la bicicleta que al mismo tiempo le ayudó para rehabilitar su pie derecho.
Un día sus familiares residentes de Arkansas lo invitaron a pasar una temporada para conocer el estado, ya que ellos practican el deporte de ciclismo de montaña, lo que para Salvador fue muy motivador por que así podía compartir su pasión con su familia.
Sus primos José Luis, Juan Enrique, Ricardo y Mario Ocampo entrenaban para participar en competencias de ciclismo de montaña en el estado. Esto fue para Salvador muy excitante ya que dos de sus primos han sido campeones en Arkansas, y entonces comienza a entrenar junto con ellos y prepararse para su primera competencia en el año 2004.
Su primo Ricardo le ayudó a modificar su bicicleta para poder tener mejor control de los frenos y de sus velocidades, adaptando el sistema para una sola mano y colocando una extensión en el pedal del lado derecho para lograr mejor equilibrio y control.
Así pues Salvador comenzó a participar en las competencias estatales demostrando su capacidad para controlar la bicicleta y crear un ejemplo de despliegue e inspiración para muchas personas con y sin deficiencias físicas.
Dentro del ambiente del ciclismo conoció a un competidor también latino, Ernesto Lechuga, quien quedó admirado por su capacidad a pesar de su deficiencia física.
Ernesto lo presentó a un grupo de sus amigos integrantes del equipo de Carve Orbea, formando una buena relación amistosa con ellos. Sus nuevos amigos decidieron invitar a Salvador a la compañía Orbea, armadora y distribuidora de bicicletas, donde trabajaban. Al llegar le dieron una gran sorpresa regalándole una bicicleta junto con el uniforme de la empresa Orbea.
Esto le dió aún mas estimulación para seguir compitiendo en el 2006, y en ese año obtuvo reconocimientos y menciones en las competencias por ser el único ciclista discapacitado.
En cada competencia Salvador siempre llega a la meta, ya que para él es sentirse como ganador de la competencia y sentirse campeón.
Este año, la empresa Orbea y la tienda Chain Wheels decidieron patrocinar a Salvador regalándole una bicicleta rodada 29 de marca Lanza, uniforme, y el mantenimiento y servicio de reparación de la bicicleta.
Este patrocinio y el apoyo de sus compañeros de equipo animan cada día a Salvador quién a la vez quiere usar su caso para probar a cada persona con o sin discapacidad física, para lograr sus metas. “Hacerlo es difícil pero no imposible. Hacer cualquier deporte es darte vida” dice este mexicano que es un ejemplo de voluntad y superación para todos.
Actualmente reside en la ciudad de Clinton, Arkansas, donde trabaja en una hacienda a cargo de los caballos y se pueden contactar con él por teléfono al 501-208-6535 o a través del correo electrónico: claudioca2005@yahoo.com
Edición de esta semana
MARÍA MENESES
María Meneses confía en la idea de que Estados Unidos cumplirá con sus promesas a los jóvenes que fueron traídos ilegalmente por sus padres, cuando aún eran niños, y a quienes el ex presidente Barack Obama dio la oportunidad de crecer como personas y contribuir positivamente al país.   / ver más /
Arkansas tiene una población inmigrante pequeña pero creciente. En 2015, 142.841 inmigrantes (personas nacidas en el extranjero) comprendían el 4,8% de la población dividida en 63,803 mujeres, 67,229 hombres y 11,809 niños. Sus principales países de origen fueron México (38.1%), El Salvador (12.8%), India (6.7%), Guatemala (4%) y China (3.6%).   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Hace un año la elección presidencial dio como ganador al republicano Donald Trump. El proceso y el resultado, más allá de quién salió victorioso, dejó reflexiones y dudas sobre nuestra democracia.   / ver más /