NUESTROS DERECHOS, NORMAS Y LEYES

En un mundo ideal, un análisis e interpretación de los hechos conducirá a conclusiones, opiniones, conjeturas, hipótesis e interpretaciones.

Los hechos deben ser verificables y razonablemente irrefutables. Los hechos son fundamentales para distinguir las verdades de las verdades a medias y de las mentiras.

Pero en el mundo de hoy, los hechos no se aceptan al pie de la letra. Constantemente están siendo cuestionados, porque si los hechos son falsos, entonces las verdades que defienden, también son falsas.

 

Para entender mejor recordemos algunos hechos.

Desde el tiroteo en Sandy Hook en diciembre 2012, ha habido más de 900 tiroteos en campus escolares. La posesión de armas per cápita en los Estados Unidos ocupa el primer lugar en el mundo. 

Las armas son la principal causa de muerte en los EE.UU. de niños de 1 a 19 años. Otras naciones occidentales que experimentaron tiroteos masivos y promulgaron leyes para afrontar el uso de armas, vieron una caída en la incidencia de estos eventos.

Las armas estilo AR-15 estuvieron prohibidas en su mayoría en los EE.UU. desde 1994 hasta 2014. En los últimos 8 años, desde que se eliminó la prohibición, ahora hay unos 20 millones en manos de civiles, según la Fundación Nacional de Deportes de Tiro.

Otro hecho establecido es que el derecho a portar armas está consagrado por la Constitución en la Segunda Enmienda. En ausencia de un cambio constitucional sorprendente, nadie podrá quitarle un arma a un ciudadano respetuoso de la ley.

Los redactores de la Constitución, además de describir la estructura del gobierno federal, estaban preocupados por el “individuo” y querían codificar los derechos individuales para evitar abusos por parte de un gobierno central todopoderoso. Esto se logró en el cuerpo de la Constitución y en las enmiendas que siguieron.

Nuestras libertades como ciudadanos nunca deben ser vistos como derechos, sino como naturales o inalienables en virtud de nuestra ciudadanía. 

 

Consideremos dos derechos. 

El derecho al voto es el derecho supremo en una democracia. Cada estado ha aprobado reglas y regulaciones que definen quién, cuándo, cómo y dónde puede votar. Sin estas reglas y regulaciones, el proceso de votación sería un desastre y la legalidad y el resultado siempre estarían en duda.

La lógica es que, sin un amplio apoyo al proceso electoral, nuestro orden social estaría en grave peligro. 

Otro de nuestras libertades más básicas es poder viajar libremente a cualquier parte del país. No necesitamos un pasaporte, visa, permiso, duración prescrita de viaje o itinerario establecido.

Para la mayoría de los estadounidenses, el medio de transporte preferido es el automóvil. Una licencia de conducir es un requisito. Su emisión se basa en la edad y la capacidad física para operar un automóvil. La violación de las reglas de tránsito, el uso de alcohol o drogas, los mensajes de texto o la falta de registro de su automóvil, pueden resultar en una multa, suspensión de la licencia o tiempo en la cárcel.

La tragedia de cualquier tiroteo masivo no requiere explicación. Pero cuando ocurre en una escuela, el horror se amplifica. Las muertes inocentes son difíciles de comprender e imposibles de aceptar.

Pero, ¿y los supervivientes? El trauma psicológico que sufren probablemente durará toda la vida.

La mayoría de nosotros crecimos en una época en la que los simulacros de incendio en las escuelas eran generales. Ahora, los simulacros por un atacante, se realizan en todas las escuelas. No estamos enseñando a nuestros hijos a ser prudentes o cautelosos; les estamos enseñando a tener miedo, justificadamente.

¿Cuántos guardias de seguridad se necesitarán para mantener seguras nuestras escuelas, universidades, iglesias, sinagogas, supermercados, restaurantes, hoteles, grandes almacenes, eventos deportivos, hospitales, centros comerciales, fábricas?, y la lista continúa

Nunca puede haber suficientes guardias de seguridad para todos. Los detectores de metales guarnecerán la entrada de cada edificio, o será el porte abierto u oculto de armas la nueva norma. 

En una cultura racialmente diversa como la que existe en este país, enviamos mensajes para tener cuidado con el “otro”. El tipo de sociedad que evolucionará se parecerá poco a “la tierra de los libres”. Todos seremos prisioneros, confinados a vivir donde nos sintamos más seguros.

A menudo, lamentamos la pérdida de la sencillez de años pasados. Echamos de menos el sentido enriquecedor de comunidad compartida y el sentimiento de seguridad que lo acompañaba. Los tiempos cambian y evolucionan, pero la base de nuestra sociedad se puede encontrar en los derechos individuales que los fundadores establecieron en la Constitución y las enmiendas que la acompañan.

A través de generaciones, hemos rodeado esos derechos con reglas y regulaciones para asegurarnos de protegerlos, como ellos nos protegen a nosotros. Siempre debemos recordar que, así como nuestros derechos nos han definido y moldeado como pueblo, las normas y reglamentos que implementemos, nos definirán y moldearán como sociedad. 

 

Edición de esta semana
Gran Fiesta de la Independencia de México en Little Rock 
El viernes 16 de septiembre de 5 a 9 p.m., se realizó en la Plaza Frida de Little Rock (4001 65th St.), una gran fiesta celebrando la independencia de México.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aunque a menudo se le llama crisis, lo que está sucediendo en la frontera entre Estados Unidos y México es con mayor precisión una tragedia una vergüenza nacional y una violación de los derechos humanos.   / ver más /