¿LES PREOCUPA A LOS ESTADOUNIDENSES LA MAS RECIENTE OLA DE COVID-19?
LOS EXPERTOS EN SALUD MUNDIAL CONTINÚAN ADVIRTIENDO QUE EL COVID-19 ESTÁ LEJOS DE DESAPARECER

Una nueva ola de casos de COVID-19 se extendió por varios estados la semana pasada, justo cuando la administración del presidente Biden instaba a un regreso a la normalidad. 

La subvariante Ómicron BA.2 altamente contagiosa ha provocado un aumento en los casos nuevos en todo el noreste del país. Pero según encuestas recientes, la mayoría de los estadounidenses todavía están listos para dejar atrás la pandemia. Según el último índice de coronavirus Axios/Ipsos, la cantidad de estadounidenses que participan en actividades fuera de sus hogares va en aumento. Del 8 al 11 de abril, el 65% de los encuestados informaron haber salido a comer recientemente, mientras que otro 66% dijo que había visitado a amigos o familiares. 

Eso es un fuerte repunte desde enero, señaló la encuesta, cuando solo el 46% y el 50% de los estadounidenses, respectivamente, dijeron lo mismo. 

Además, un número cada vez menor de personas está a favor de tomar medidas de precaución para evitar la propagación del virus. La encuesta encontró que solo el 36% de los encuestados querían que las empresas exigieran a los clientes que demostraran que habían sido vacunados, 15 puntos porcentuales menos que cuando se hizo la pregunta por primera vez en febrero. 

Parte de estas actitudes cambiantes podría deberse al hecho de que es cada vez más probable que los estadounidenses piensen que lo peor de la pandemia ya pasó. 

Una encuesta separada de Economist/YouGov encontró que, a fines de marzo, solo el 11% de los encuestados creía que la pandemia empeoraría, en comparación con el 31% que sentía lo mismo a principios de enero. 

Todavía hay mucho que no sabemos sobre COVID, pero en este momento los estadounidenses no parecen estar tan preocupados por el virus como lo hicieron cuando la onda Delta que sacudió a la nación el verano pasado o el otoño pasado y la onda ómicron del pasado invierno. 

A mediados de septiembre, a medida que aumentaban los casos en todo el país, una encuesta de seguimiento de Morning Consult encontró que 33% de los adultos veían al COVID-19 como un riesgo de salud “grave” para su comunidad. También ha disminuido el apoyo a medidas preventivas como los requisitos de vacunación, especialmente en el lugar de trabajo. Según una encuesta de marzo del Pew Research Center, solo el 29% de los adultos estadounidenses dijeron que los empleadores deberían exigir a sus empleados que se vacunen. Un 44% de encuestados dijo que, en cambio, se deberían fomentar las vacunas. 

Sin embargo, en julio y agosto pasados, el apoyo a estas medidas fue mucho mayor según Gallup, con el 52% de los adultos estadounidenses que dijeron que estaban a favor de los requisitos de vacunación de los empleados, frente al 38% que dijeron que se oponían.

De alguna manera, el hecho de que menos estadounidenses estén preocupados por contraer COVID-19 no debería ser demasiado sorprendente. los estadounidenses parecen aceptar cada vez más el hecho de que el COVID-19 podría estar aquí para siempre, muy semejante al virus de la gripe que se presenta todos los años. Y aunque todavía hay mucho que no sabemos sobre BA.2, también es posible que esta subvariante no sea tan mortal como las olas anteriores y, por lo tanto, los estadounidenses simplemente están pensando sobre las consecuencias del virus, de manera diferente.

La fatiga pandémica podría ser un factor adicional. Sin embargo, de marzo a abril según el índice de coronavirus Axios/Ipsos, en ambos meses, el 30% de los encuestados dijeron que estaban a favor de volver a “la vida como siempre” sin mandatos o requisitos de COVID-19. 

Las percepciones de los estadounidenses sobre los mandatos de mascarillas también han cambiado drásticamente desde entonces. Hace aproximadamente dos meses, el 21% de los adultos dijo en la misma encuesta que deberíamos aumentar los mandatos de cubrebocas y las precauciones de vacunación, frente a solo el 6% que pensaba lo mismo en abril.

Por supuesto, a pesar de las encuestas que sugieren que los estadounidenses pueden estar adoptando actitudes más relajadas hacia la pandemia, los expertos en salud mundial continúan advirtiendo que el COVID-19 está lejos de desaparecer. De hecho, estamos viendo otro aumento en las infecciones impulsadas por BA.2. 

Pero si ese aumento cambiará las actitudes de las personas hacia las precauciones de COVID-19 parece seguir siendo una pregunta abierta… 

 

Edición de esta semana
Gran Fiesta de la Independencia de México en Little Rock 
El viernes 16 de septiembre de 5 a 9 p.m., se realizó en la Plaza Frida de Little Rock (4001 65th St.), una gran fiesta celebrando la independencia de México.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aunque a menudo se le llama crisis, lo que está sucediendo en la frontera entre Estados Unidos y México es con mayor precisión una tragedia una vergüenza nacional y una violación de los derechos humanos.   / ver más /